domingo, 26 de diciembre de 2010

El mundo sin nosotros

 
¿Qué pasaría si, de repente, la humanidad desapareciera pero todo lo que hemos construido y producido siguiera aquí? ¿Cuánto tiempo necesitaría el planeta para borrar definitivamente la huella que hemos dejado sobre su superficie? Si nadie controlara los residuos que hemos generado, ¿podría haber algún accidente desastroso? Estas son algunas de las preguntas que se hace el periodista Alan Weisman en El mundo sin nosotros, un libro de divulgación científica que explica cómo se irían hundiendo las casas y ciudades, cómo la naturaleza reocuparía los espacios que actualmente están cubiertos de cemento y asfalto, qué pasaría con las centrales nucleares y los depósitos de residuos nucleares o qué especies de animales y plantas saldrían perjudicadas con nuestra extinción y cuáles se beneficiarían de ella.
Algunas pistas: el planeta necesitaría 100.000 años para volver a los niveles de CO2 que tenía antes de nuestra llegada; harían falta 35.000 años para que el suelo quedara libre del plomo que se ha ido depositando durante la era industrial; sin cables de alta tensión, torres acristaladas y el resto de peligros causados por los humanos, cada año sobrevivirían mil millones de pájaros más; si todos los mecanismos que usamos para drenar el subsuelo de las ciudades se pararan, en pocos días las calles se hundirían. Y las casas, ¿cuántos años tardarían en hundirse? ¿Y las ciudades en desaparecer sin dejar rastro? Para saberlo, hay que leer el libro.
Fuentes:
  1. El mundo sin nosotros: http://www.terra.org/articulos/art02009.html
  2. Ejemplos extraídos del libro: http://www.worldwithoutus.com/did_you_know.html
  3.     
       

domingo, 19 de diciembre de 2010

Corrupción pública y corrupción privada

 
                                                                                                Oriol Bosch
El pasado 9 de diciembre se celebró el Día Internacional contra la Corrupción. Coincidiendo con esta fecha, la Oficina Antifraude de Cataluña publicó la encuesta La corrupción en Cataluña: percepciones y actitudes ciudadanas. Es la primera vez que se publica un trabajo tan completo en Cataluña, y en él pueden encontrarse datos muy interesantes. Una de las cosas que más llama la atención de esta encuesta es que los ciudadanos se muestran muy intransigentes con la corrupción política pero bastante más permisivos con la corrupción empresarial y la pequeña corrupción de cada día. Por ejemplo, el 85% de los encuestados creen que la corrupción está bastante o muy extendida en los partidos políticos y un 21,7% dice que el motivo principal que lleva a alguien a presentar-se a un cargo político es el enriquecimiento personal, pero en cambio sólo un 57% de la población considera que el hecho de que un médico de la sanidad pública haga un viaje pagado por un laboratorio farmacéutico es una conducta corrupta. En la misma línea, el 59,4% cree que, en casos de corrupción entre la administración pública y la empresa privada, el principal responsable es la administración. Además, por desgracia, los ciudadanos perciben que la lucha por la transparencia es inútil: un 44% cree que la corrupción es inevitable y un 74% piensa que todos tenemos un precio. ¿Lo tenemos?

Fuentes:
  1. Día Internacional contra la Corrupción: http://www.un.org/depts/dhl/spanish/events/anti_corruption/index.html
  2. Oficina Antifrau de Catalunya: http://www.antifrau.cat/es.html
  3. Encuesta La corrupción en Cataluña: percepciones y actitudes ciudadanas: http://www.antifrau.cat/es/destacadosesp/224-presentacio-de-la-primera-enquesta-sobre-les-actituds-i-la-percepcio-ciutadana-davant-la-corrupcio-a-catalunya.html

domingo, 12 de diciembre de 2010

La Segunda Guerra Mundial todavía no ha terminado

 
Normalmente los libros de historia dicen que la Segunda Guerra Mundial terminó el 2 de septiembre de 1945, el día que los japoneses firmaron el documento de rendición ante los aliados. También hay quien afirma que fue el 14 de agosto, el día que se rindieron, aunque todavía pasaran un par de semanas antes de que el tratado de rendición estuviera redactado y firmado. Para los soviéticos, en cambio, la guerra terminó el 9 de mayo de 1945, el Día de la Victoria en la URSS. Y existen muchas más fechas: el 8 de mayo, el día que los aliados celebraron el Día de la Victoria en Europa, el 12 de mayo, cuando los últimos soldados alemanes se rindieron en Praga, el 9 de septiembre, cuando los últimos soldados japoneses se rindieron en China...
En la mayoría de guerras pasa lo mismo: una cosa es el día que terminan los combates, otra la firma de los tratados de paz y otra el fin real de los combates más allá de lo que digan los estados mayores de los ejércitos. Y escoger una de estas fechas como la principal, la que saldrá en los libros de historia, no deja de ser una convención.
Pero en el caso de la Segunda Guerra Mundial hay que añadir otra complicación: aunque parezca mentira, Rusia y Japón todavía no han firmado la paz y, por lo tanto, jurídicamente la Segunda Guerra Mundial todavía no ha terminado. Los hechos son los siguientes: en agosto de 1945 las tropas soviéticas ocuparon el archipiélago de las Kuriles, al norte de Japón, que actualmente forma parte de la provincia (oblast) de Sajalín de la Federación Rusa. Estas islas habían sido cedidas a Japón en 1875 pero durante la conferencia de Yalta en la que EEUU y la URSS se repartieron el mundo se decidió que estas islas formaran parte del botín de los soviéticos. Más tarde, la cosa se complica. En 1951 los japoneses renuncian formalmente a las islas en el tratado de paz de San Francisco, pero como los soviéticos no firman el tratado, Japón se desdice cinco años más tarde y reclama el archipiélago, que recibe el nombre de "territorios del Norte". Desde entonces ha habido muchos intentos de firmar un tratado entre los dos países que marcara el final jurídico de la guerra y atribuyera las islas a uno u otro, pero sin resultados. Con la desaparición de la URSS ni Yeltsin ni Putin no han cambiado de idea, y el problema de las Kuriles parece que va para largo.
Es penoso que dos países no puedan sentarse en una mesa para evitar empezar una guerra, pero todavía es más penoso que no puedan sentarse a negociar para terminarla. 

Fuentes:
  1. Mapa de las islas Kuriles: http://www.lib.utexas.edu/maps/middle_east_and_asia/japan_ussr_rel88.jpg
  2. La disputa de las islas Kuriles: http://www1.american.edu/ted/ice/kurile.htm
  3. Los territorios del Norte (versión japonesa): http://www.mofa.go.jp/region/europe/russia/territory/
  4. Documental sobre la disputa (26 min): http://www.forcedmigration.org/video/chishima/media/
 

domingo, 5 de diciembre de 2010

Los gobiernos dan datos


Los gobiernos y las administraciones generan y tienen acceso a grandes cantidades de datos de interés general. Algunos (pocos) hay que mantenerlos en secreto por motivos de seguridad pero la gran mayoría deberían ser de dominio público: como el resto de bienes gestionados por la administración, pertenecen a los ciudadanos. Por desgracia esto no es muy usual, ya sea por la dificultad de hacer pública toda esta información o por la reticencia de las administraciones a compartirla.
Pero las nuevas tecnologías han facilitado tanto este proceso que ya no hay excusas para no publicar todo aquello que debería ser publicado para mejorar la transparencia de la gestión pública y acabar con el secretismo. Algunas administraciones se han sumado al movimiento Open Data, una filosofía que apuesta precisamente por dar publicidad a todo este material de la forma más accesible posible. Uno de los pioneros es el gobierno británico, y en el Estado español las administraciones de Asturias, País Vasco y Cataluña se han sumado recientemente. En sus webs se publican gran cantidad de datos estadísticos, demográficos, de tráfico, meteorológicos, cartográficos, etc. en formatos reutilizables para que cualquier ciudadano o asociación pueda acceder a ellos.
Pero no es suficiente con publicar todo este material, hay que analizarlo, separar el grano de la paja y, finalmente, divulgarlo. Nadamos en un inmenso mar de datos, y esto sólo es el principio de una tendencia que va a más, por lo que hay que inventar nuevas maneras de asimilar tanta información. Para convertir todo esto en algo útil muchas administraciones están promoviendo concursos para crear aplicaciones de software que nos ayuden a navegar entre tanta información. Un buen ejemplo es Apps for Development, una iniciativa del Banco Mundial donde los concursantes deben crear programas informáticos que utilicen esta información para avanzar en la consecución de alguno de los Objetivos del Milenio.

Fuentes:
  1. La filosofía Open Data: http://es.wikipedia.org/wiki/Datos_Abiertos
  2. Open Data Reino Unido: http://www.nationalarchives.gov.uk/news/498.htm
  3. Open Data de Asturias: http://www.asturias.es/portal/site/Asturias/menuitem.77b6558ac8616446e44f5310bb30a0a0/?vgnextoid=05badd42ece45210VgnVCM10000097030a0aRCRD&vgnextchannel=05badd42ece45210VgnVCM10000097030a0aRCRD&i18n.http.lang=es
  4. Open Data Euskadi: http://opendata.euskadi.net/w79-home/es
  5. Open Data Cataluña: http://dadesobertes.gencat.cat/
  6. Catálogo de Open Data de administraciones de todo el mundo: http://www.epsiplatform.eu/psi_data_catalogues/category_1_public_sector_information_psi_data_catalogues_by_governments_direct_access_to_data
  7. Apps For Development, iniciativa del Banco Mundial: http://appsfordevelopment.challengepost.com/
  8. Objetivos del Milenio: http://www.dandodatos.com/2010/11/los-objetivos-del-milenio.html
 

lunes, 29 de noviembre de 2010

Los Objetivos del Milenio


Somos la primera generación que puede acabar con la pobreza extrema. Tenemos los medios para hacerlo y, por primera vez, empezamos a tener voluntad política para llevarlo a cabo. Con esta idea en la cabeza se celebró en septiembre del 2000 en la ciudad de Nueva York la Cumbre del Milenio, en la que representantes de 189 estados firmaron la Declaración del Milenio, un texto que establecía las prioridades de desarrollo humano para los próximos años. En esta declaración se habla de paz, de dignidad humana y de erradicación de la pobreza y se establecen ocho objetivos concretos, siete de los cuales se comprometen a cumplir antes del 2015. Los Objetivos del Milenio son:

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre
2. Universalizar la enseñanza primaria
3. Promover la igualdad de géneros y la autonomía de la mujer
4. Reducir la mortalidad infantil
5. Mejorar la salud materna
6. Combatir el VIH, la malaria y otras enfermedades epidémicas
7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente
8. Crear una alianza mundial para el desarrollo

Todavía estamos muy lejos de conseguirlo, y en alguno de estos objetivos incluso hemos retrocedido en los diez años que han pasado desde la firma de la declaración. Pero todavía estamos a tiempo, y debemos exigir a nuestros gobiernos que pongan los Objetivos del Milenio arriba de todo de su lista de prioridades y que los cumplan. Sin excusas

Fuentes:

  1. 189 es una proporción muy elevada de estados del mundo: http://www.dandodatos.com/2010/07/cuantos-paises-hay-en-el-mundo.html
  2. Declaración del Milenio: http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/ares552.html
  3. Los Objetivos del Milenio: http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/index.shtml
  4. Situación actual de los ODM: http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=2600
  5. Campaña Sin Excusas 2015: http://www.sinexcusas2015.org/
  6.   
     

domingo, 21 de noviembre de 2010

¿Cuánto costaría erradicar el hambre en el mundo?


La FAO, la organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación, calcula periódicamente cuál sería el coste económico de erradicar el hambre en el mundo e intenta, en sus cumbres, que los países más ricos donen esa cantidad. Hasta ahora, todos los estados han asegurado que no disponían de esa suma, que es el eufemismo que se usa para decir que el hambre y la malnutrición no son, ni mucho menos, una de las prioridades de estos gobiernos. Entre las excusas que se dan hay una que se repite mucho: es un objetivo muy noble pero queda fuera de nuestras posibilidades. Veamos si es verdad.
En la última cumbre mundial sobre seguridad alimentaria, celebrada en Roma en noviembre de 2009, la FAO declaró que haría falta una inversión de 44 mil millones de dólares anuales para erradicar el hambre. ¿Es mucho? Los gobiernos dicen que sí, que no disponen de este dinero y que es utópico creer que se puede conseguir. Lo que no dicen es que, por ejemplo, en 2007 gastamos más de treinta veces esa cifra en armamento (1.340 mil millones de dólares). O que 44 mil millones de dólares es lo que, aproximadamente, costaron los juegos olímpicos de Pekín del 2008. Y es que lo único que hace falta para erradicar el hambre es voluntad política.
Fuentes:

domingo, 14 de noviembre de 2010

Las lenguas oficiales de la Unión Europea


En 1958 se aprobó el régimen lingüístico de la Unión Europea, que entonces sólo tenía las cuatro lenguas oficiales de los seis estados que en ese momento formaban la Unión: el francés, el italiano, el alemán y el neerlandés. Con la ampliación de la UE también crecieron el número de lenguas oficiales, que actualmente son 23. Estas lenguas tienen dos derechos principales: cualquier ciudadano o institución puede enviar documentos a la UE y recibir la respuesta en una de estas lenguas y, además, los reglamentos, documentos legislativos y el Diario Oficial de la UE se publican en estas 23 lenguas. Aún así, para evitar que las traducciones hagan todavía más lenta la burocracia europea y disparen su presupuesto, la mayor parte de las comunicaciones se hacen en tres lenguas (inglés, francés y alemán), las denominadas lenguas de trabajo.
Naturalmente, dentro de la UE se hablan muchas otras lenguas, además de las 23 oficiales. De hecho, no existe ningún estado que no tenga, como mínimo, dos lenguas propias, y son los estados los que deciden qué lenguas son las oficiales proponiendo o no la inclusión de alguna de las lenguas habladas en su territorio para que la UE la incluya como lengua oficial. En esta operación no se tiene en cuenta ni el número absoluto de hablantes ni el hecho de que la lengua en cuestión sea mayoritaria dentro del estado: el catalán, por ejemplo, no es oficial en la UE pero tiene más hablantes que nueve de las lenguas oficiales (danés, eslovaco, esloveno, estonio, finlandés, irlandés, letón, lituano y maltés); además, en la UE hay lenguas oficiales, como el gaélico irlandés, que son proporcionalmente más minoritarias que el catalán en su propio país. Pero aunque no sea una lengua oficial, el catalán ha sido reconocido por la UE como lengua de comunicación, es decir, que puede ser utilizada para comunicar el trabajo de la UE a los ciudadanos (campañas, publicaciones, notas de prensa, web oficial, etc.).
La futura ampliación de la Unión Europea (actualmente hay 4 estados candidatos a la adhesión, Turquía, Croacia, Macedonia e Islandia, y unos cuantos más que lo han solicitado) hará crecer el número de lenguas oficiales, cosa que algunos gobiernos (casualmente, los que tienen lenguas más fuertes) ven como un problema. Pero si tenemos en cuenta que, según el Eurobarómetro, un 56% de los habitantes de la Unión hablan dos lenguas o más, y que un 28% hablan tres o más, las instituciones de la UE deben aceptar la evidencia: vivimos en un continente multilingüe

Fuentes:
  1. Sobre la ampliación de la UE: http://es.wikipedia.org/wiki/Ampliaci%C3%B3n_de_la_Uni%C3%B3n_Europea
  2. Web de la UE sobre las lenguas oficiales: http://ec.europa.eu/education/languages/index_es.htm
  3. El catalán: http://es.wikipedia.org/wiki/Idioma_catal%C3%A1n
  4. Eurobarómetro sobre las lenguas de la UE (en inglés):  http://ec.europa.eu/spain/barcelona/images/documents/catala/eurobarometre_complet.pdf
  5. Multilingüismo: http://es.wikipedia.org/wiki/Multiling%C3%BCismo
  6.   
     

lunes, 8 de noviembre de 2010

Islandia y la libertad de prensa


En otoño de 2008 Islandia sufrió una crisis financiera que colapsó la mayor parte de los bancos y la moneda nacional y que destruyó completamente la economía del país. Gracias a algunas artimañas legales los bancos de la isla pudieron esconder el estado de sus cuentas durante 4 meses y evitar que se tomaran medidas urgentes, lo cual empeoró la situación. Por suerte, una televisión local filtró la información a la página web Wikileaks y finalmente todo salió a la luz.
Islandia siempre ha sido uno de los países mejor valorados del mundo en cuanto a libertad de expresión, y ahora el parlamento de la isla se ha propuesto convertirse en un paraíso periodístico internacional. Parlamentarios de distintos partidos se han interesado por la propuesta de Wikileaks de crear una legislación que proteja la libertad de prensa y están trabajando para promulgar una ley que recoja las buenas prácticas legislativas de cada país. La idea de fondo es que hay bastantes países que poseen alguna ley muy buena en esta materia, pero ninguno las reúne todas... hasta ahora.
Con esta nueva legislación, llamada IMMI (Icelandic Modern Media Initiative), se pretende crear un marco favorable para el periodismo de investigación y la libertad de expresión con la idea que periódicos, televisiones y páginas web abran oficinas en la isla. Entre las nuevas medidas que se adoptarán, se protegerá jurídicamente a las fuentes, se protegerá a los trabajadores públicos que rompan el compromiso de confidencialidad en casos extremos y de interés público y se ofrecerán herramientas para luchar contra lo que se denomina turismo de difamación, que consiste en poner querellas por difamación en países donde los resultados puedan ser favorables; en Islandia se podrán apelar estas sentencias independientemente del país donde se hayan producido.
Muchas asociaciones de periodistas ya han valorado la medida como muy positiva. La Federación Española de Sindicatos de Periodistas, por ejemplo, la ha calificado como el paso más importante en defensa de la libertad de expresión que se ha dado nunca. 

Fuentes:
  1. Wikileaks: http://es.wikipedia.org/wiki/Wikileaks
  2. Iniciativa del parlamento islandés: http://www.immi.is/
  3. Un artículo sobre la propuesta de ley en Islandia: http://www.presseurop.eu/es/content/article/193771-para-libertad-de-prensa-haga-clic-sobre-islandia
  4. Sobre el turismo de difamación: http://en.wikipedia.org/wiki/Libel_tourism
  5.  
     

lunes, 1 de noviembre de 2010

¿Quién necesita líderes?


En tiempos de crisis económicas, políticas o militares a menudo se oyen voces que reclaman un líder fuerte. En los últimos siglos los jefes de la tribu han ido dejando paso a los reyes, y estos a los presidentes y primeros ministros (aunque no en todas partes), pero todavía seguimos líderes y les damos los poderes necesarios para decidir por nosotros. Y no sólo en el gobierno: cualquier grupo humano, desde una empresa hasta un club deportivo, tiene su líder. Pero el hecho de delegar las tareas políticas en representantes escogidos democráticamente (actualmente la democracia representativa es uno de los sistemas de gobierno más extendidos del planeta) no implica necesariamente la existencia de líderes.
La idea de prescindir de los líderes puede sonar utópica o excesivamente radical, pero no es así. Podemos hacernos una idea de cómo sería un mundo sin líderes viendo cómo funciona el gobierno suizo, que hace más de 150 años hizo el primer paso en esta dirección. En Suiza la jefatura del gobierno es colegiada, es decir, que no la ejerce una persona sino siete, una de las cuales asume la presidencia por rotación para las tareas de representación del país, aunque el hecho de ser presidente no le da ningún poder extra. Las decisiones las toman los siete miembros del Consejo Federal en pleno, y muchas leyes se aprueban, se ratifican o se impugnan por referéndum: cada año se llevan a cabo cuatro o cinco. No es perfecto, pero es lo que más se acerca a una democracia directa entre los ejemplos que funcionan a nuestro alrededor.
Naturalmente, en el camino de pensar y actuar por nosotros mismos todavía se pueden dar muchos pasos, pero por algún sitio debemos empezar.

Fuentes:
  1. Democracia representativa: http://es.wikipedia.org/wiki/Democracia_representativa
  2. Política de Suiza: http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica_de_Suiza
  3. El Consejo Federal suizo: http://www.swissinfo.ch/spa/noticias/politica_suiza/El_Consejo_Federal,_un_gobierno_sin_jefatura.html?cid=814162
  4. Democracia directa: http://es.wikipedia.org/wiki/Democracia_directa
  5. Por primera vez en la historia, las mujeres son mayoría en el Consejo Federal suizo: http://alexmasllorens.blogspot.com/2010/09/mujeres-y-poder.html

 

domingo, 24 de octubre de 2010

La censura en Internet

clica sobre la imagen para ampliarla
Como se puede ver en el mapa, hecho con los datos del último informe de Reporteros Sin Fronteras, la mayoría de países del mundo promueve algún tipo de censura en Internet. A parte de los 12 países que RSF califica como "enemigos de Internet" (Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán y Vietnam), hay muchos que, aunque se proclamen en favor de la libertad de expresión y en contra de cualquier tipo de censura, ponen restricciones al acceso a la red. Algunos de ellos, como Australia, están bajo el punto de mira de las organizaciones en contra de la censura por las leyes que preparan en este campo.
Hay internautas que consiguen burlar la censura y acceder a páginas web prohibidas o publicar cosas gracias a las numerosas herramientas y programas existentes, pero a menudo las penas por este tipo de delito son tan graves que la mayoría de gente no se atreve. Reporteros Sin Fronteras tiene registrados más de 70 casos de personas que están en la cárcel por publicar algún comentario en contra del gobierno, sobre todo en China, Vietnam e Irán. Muchas veces, los gobiernos de estos países consiguen descubrir a los ciberdisidentes gracias a la colaboración de las grandes empresas del sector, que no tienen demasiados escrúpulos en delatarlos a cambio de que la administración vea con buenos ojos su crecimiento en ese país.  

Fuentes:
  1. Informe de RSF sobre la censura en Internet (páginas 138 y siguientes): http://files.reporterossinfronteras.webnode.es/200000189-ea364eb304/INFORME_2009_CASTELLANO.pdf
  2. Sección de la web de Reporteros Sin Fronteras dedicada a Internet: http://en.rsf.org/internet.html
  3. Página web sobre la censura en Internet con consejos para burlarla: http://en.cship.org/wiki/Main_Page
  4.  
     

domingo, 17 de octubre de 2010

Terremotos en Barcelona


Cuando se produce un terremoto en algún punto del planeta el primer dato que nos llega es la magnitud, que puede medirse con la escala de Mercalli, que cuantifica la intensidad basándose en los daños materiales, o con la escala de Richter, que mide la energía liberada. Naturalmente, en el caos de las primeras horas es muy difícil saber cuántas personas han perdido la vida y cuál es el estado de las ciudades y pueblos próximos al epicentro, y por este motivo el dato de la magnitud toma tanta importancia.
Pero la magnitud no siempre es el dato más fiable para saber si el terremoto ha sido muy destructivo o no. A principios de año en Chile hubo un terremoto de magnitud 9,2 en la escala de Richter, uno de los más importantes de los últimos siglos. Murieron más de 700 personas y muchos pueblos y ciudades fueron devastados. Un mes y medio antes, en Haití, había habido otro terremoto de 7 grados en la escala de Richter que causó 200.000 muertos y destruyó buena parte del país. Para hacernos una idea de la potencia de los dos terremotos debemos tener en cuenta que la progresión de la escala de Richter no es lineal, y por lo tanto, aunque sólo tuvieran 2,2 grados de diferencia, el terremoto de Chile fue 65 veces mayor que el de Haití.
¿Qué determina entonces la gravedad de un terremoto? Existen dos factores, junto con la magnitud, que hay que tener en cuenta. El primero es la respuesta que se da a la emergencia: si existen hospitales preparados, protección civil u otros organismos entrenados para rescatar y asistir a las víctimas, posibilidad de desplazar rápidamente material médico, comida, agua potable, etc. El segundo es la previsión en la construcción de edificios, carreteras e infraestructuras. Estos dos factores son los que marcaron la diferencia entre Haití y Chile. Mientras los chilenos, acostumbrados a los terremotos (el más importante registrado jamás también fue en Chile, en 1960) han adaptado buena parte de sus edificios a los terremotos, en Haití las construcciones tradicionales en madera de palma (más ligeras y flexibles) se han sustituido por edificios modernos hechos con materiales de poca calidad. Algunas zonas del mundo con muchos movimientos sísmicos, como Chile, Japón o la costa oeste de los EEUU, están más preparadas para sufrir terremotos.
¿Y Barcelona? ¿Qué pasaría si hubiera un terremoto de estos en Barcelona? Es probable que la respuesta fuera bastante eficiente, pero el capítulo de la prevención no lo llevamos tan bien. Pocos edificios de la ciudad están preparados para sufrir un seísmo importante, y hay muchos edificios que se aguantan apoyándose en el edificio de al lado, especialmente en los edificios antiguos. Un terremoto como el de Chile podría destruir una parte importante de la ciudad.
Y es que aunque nuestro país no sea una zona de alto riesgo, las medidas antisísmicas no son las adecuadas. No hace mucho, en 1755, un terremoto de 9 grados en la escala de Richter destruyó Lisboa completamente. Murieron entre 60.000 y 100.000 personas, un tercio de la población.
A menudo pensamos que estas cosas sólo pasan lejos de aquí y que nosotros estamos mejor preparados...

Fuentes:
  1. Cada día se producen terremotos. En este web se pueden ver los últimos: http://www.iris.edu/seismon/
  2. Escala de Richter: http://es.wikipedia.org/wiki/Escala_sismol%C3%B3gica_de_Richter
  3. Escala de Mercalli: http://es.wikipedia.org/wiki/Escala_sismol%C3%B3gica_de_Mercalli
  4.      

domingo, 10 de octubre de 2010

La ciudad más grande del mundo


En la antigüedad ya existían las grandes ciudades. Como no había censos es muy difícil hacer una estimación de la población de las capitales de los grandes imperios, pero los historiadores están más o menos de acuerdo en que ninguna de ellas llegaba al millón de habitantes. Roma, en sus mejores momentos, tenía cerca de tres cuartos de millón de habitantes; Alejandría, casi medio millón; Bagdad, entre el 900 dC y el 1500 dC, llegaba a los 900.000; y Constantinopla, capital del imperio bizantino, llegó al medio millón de habitantes. La primera ciudad en llegar al millón de habitantes es posible que fuera Pekín, y no ocurrió hasta 1750.
En esa época en Europa empezaba la revolución industrial: la gente abandonaba los campos para ir a trabajar en una fábrica, y las ciudades empezaron a crecer y a pasar del millón de habitantes. Durante un siglo y medio todas las grandes ciudades pertenecían a los países más ricos y más industrializados: Londres, París, Berlín, Viena, Nueva York, Chicago.
El siglo XX empezó con una docena de ciudades de más de un millón de habitantes, y entre ellas había una novedad: Calcuta, la primera gran ciudad del Tercer Mundo. Rápidamente, las metrópolis proliferaron: en los años 40 había 51 que llegaban a esa cifra, y en los 80 habían llegado a 226. Hoy en día son tantas que se ha impuesto una nueva medida: en 1990 había 35 ciudades de más de cinco millones de habitantes; diez años más tarde, casi el doble. Y seguimos creciendo...
Estas grandes ciudades han crecido tanto que a menudo han engullido pueblos y ciudades vecinas creando inmensas áreas urbanas que se extienden centenares de quilómetros. Esto dificulta la tarea de hacer un listado de las ciudades más pobladas del planeta, porque no se puede delimitar con exactitud dónde empiezan y dónde acaban. ¿Qué debemos tener en cuenta? ¿El área metropolitana? ¿La aglomeración urbana? ¿La ciudad en sí? Si observamos los diferentes rankings de ciudades más grandes del mundo veremos que ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo. En algunas listas, Seúl aparece como la segunda ciudad con más habitantes porqué se cuenta la ciudad vecina de Incheon como parte de la aglomeración urbana, pero en otras consideran que son dos ciudades distintas. Ciudad de México es la tercera en algunas listas, pero en otras queda por detrás de Nueva York, Bombay, Delhi y Sao Paulo.
Pero todas las listas coinciden en dos cosas: la primera es que Tokio, con unos 35 millones de habitantes viviendo dentro del área metropolitana, es la ciudad más poblada del mundo; la segunda es que la mayoría de las grandes ciudades pertenecen a países en vías de desarrollo, donde se concentra buena parte de la explosión demográfica. Un ejemplo: Ciudad de México en 1900 sólo tenía 340.000 habitantes, la población actual de Islandia.
En los próximos años parece que las ciudades seguirán creciendo, pero este crecimiento no será ilimitado. Las ciudades actuales consumen tres cuartas partes de la energía mundial y provocan tres cuartas partes de la contaminación total. Este impacto es insostenible: o reducimos el volumen de las ciudades o reducimos el consumo y la contaminación, no hay otra solución.
Fuentes:
  1. Emrys JONES. Metrópolis, las grandes ciudades del mundo. Madrid: Alianza, 1992. http://www.guardian.co.uk/news/2006/sep/15/guardianobituaries.highereducation 
  2. Algunos rankings de las ciudades más grandes del mundo por número de habitantes:
    Citypopulation (Alemania): http://www.citypopulation.de/world/Agglomerations.html
    ONU: http://esa.un.org/wup2009/unup/index.asp?panel=2
    Demographia: http://www.demographia.com/db-worldua2015.pdf 
  3. Richard ROGERS. Ciudades para un pequeño planeta. Barcelona: Gustavo Gili, 2001. http://www.ggili.com/ficha_amp.cfm?IDPUBLICACION=403
  4.  
     

lunes, 4 de octubre de 2010

Periodistas asesinados


Según el último informe anual de Reporteros Sin Fronteras, durante el año 2009 fueron asesinados 76 periodistas, cifra que sólo incluye los casos en los que la organización está segura de que del motivo del asesinato fue la profesión de la víctima. Ha sido un año malo, es cierto, pero no especialmente: en el 2008 murieron 60 periodistas y en 2007, el peor año de la década, 86. Además, 157 periodistas tuvieron que abandonar el país por miedo a ser agredidos o encarcelados y 570 medios de comunicación sufrieron la censura de sus gobiernos. Con la excepción de Christian Poveda, periodista franco-español asesinado en El Salvador, al resto de periodistas los mataron en su propio país. El motivo principal es siempre el mismo: las guerras y las elecciones. Los lugares más peligrosos también tienen tendencia a repetirse en los últimos años (el Cáucaso ruso, la franja de Gaza, Somalia y México), aunque este año el primer lugar es para Filipinas, donde en un solo día, el 23 de noviembre, más de 30 periodistas fueron asesinados en Maguindanao, en la isla de Mindanao, en el sur del país. Más de cincuenta hombres armados, entre los cuales había dos policías y el alcalde, hijo del gobernador local, asaltaron un convoy de vehículos conducido por partidarios de Esmael Mangudadatu, principal opositor al cargo de gobernador. Hubo entre 57 y 64 muertos, entre los cuales 30 periodistas (34 según algunas fuentes), la mujer y dos hermanas del político e incluso algunos testimonios que iban en otros vehículos. 

Fuentes:
  1. Web de Reporteros Sin Fronteras: http://www.rsf-es.org/
  2. Informe anual de Reporteros Sin Fronteras La libertad de prensa en el mundo 2009: http://files.reporterossinfronteras.webnode.es/200000189-ea364eb304/INFORME_2009_CASTELLANO.pdf
  3. Resumen del informe: http://files.reporterossinfronteras.webnode.es/200000119-6e2d56f27d/BALANCE_ANUAL_2009.pdf
  4. Christian Poveda: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/09/03/internacional/1251946246.html
  5. Matanza de Maguindanao: http://es.wikipedia.org/wiki/Matanza_de_Maguindanao
  6.  
     

lunes, 27 de septiembre de 2010

La huella ecológica de un viaje en avión


Todas nuestras acciones, empezando por respirar, tienen un impacto sobre el medio ambiente. Producir alimentos, desplazarse, vestirse, tener una casa o calentarse repercuten en lo que nos rodea, porque para hacerlo necesitamos extraer minerales, quemar combustibles u ocupar terrenos para hacer casas, carreteras y cultivos. Este impacto no tiene por qué ser malo en sí mismo: el resto de animales y plantas también lo provocan e incluso algunas veces el impacto que ocasiona una especie permite a otra sobrevivir.
Es inevitable, pues, que todos los seres vivos dejemos una huella ecológica, concepto que resume las repercusiones de nuestra actividad sobre el medio ambiente. Pero la actividad de un habitante de Perú, por ejemplo, tiene un impacto distinto de la de un habitante de Canadá, con un consumo mucho más elevado (más comida, más petróleo, más agua, más terreno, más objetos, más de todo). La huella ecológica de un peruano, pues, será menor.
Algunas de nuestras acciones, evidentemente, tienen un impacto más elevado que otras. Uno de los ejemplos que se dan a menudo es el de viajar en avión, uno de los gastos energéticos más altos que podemos hacer. Para entenderlo, veamos qué impacto ambiental tiene un vuelo en una compañía regular desde Barcelona a Sevilla en un avión de tamaño normal, como un Airbus A-320. La distancia entre los dos aeropuertos es de 908km, y si hacemos el vuelo de ida y vuelta podemos calcular que el viaje significará una liberación en la atmósfera de 0,542 toneladas de CO2 por cada pasajero. Esta media tonelada por viajero ocupa el volumen de dos autobuses de dos pisos (a una presión de una atmósfera y 15º de temperatura), un dato bastante espectacular pero que no nos ayuda mucho a saber lo que representa. Es más fácil entender lo que significa media tonelada de CO2 si sabemos que eso es lo que emite un europeo medio para alimentarse, calentarse, desplazarse y vestirse durante un poco más de dos semanas. En el caso de un ciudadano de los EEUU, esta cantidad de CO2 la emite en una sola semana, y un indio lo hace... en un año. Media tonelada de CO2 también es lo que se genera al producir 2.350 kg de patatas, 600 kg de pan o 50 kg de carne de ternera.
Por último, si el viaje lo hubiéramos hecho en tren, emitiendo la misma cantidad de CO2 podríamos haber viajado 8 veces de Barcelona a Copenhague, que queda un poco más lejos que Sevilla.
¿Hasta qué punto es necesario viajar en avión? Bueno, eso depende de las prioridades de cada cual, pero en todo caso debemos tener en cuenta que nuestras acciones cotidianas tienen consecuencias y que, como mínimo, tenemos el deber de saber cuáles son. 

Fuentes:
  1. Definición de huella ecológica: http://es.wikipedia.org/wiki/Huella_ecol%C3%B3gica
  2. Web para calcular emisiones de CO2 en la atmósfera: http://carbonfund.org/index.php?option=com_zoo&task=item&item_id=4&Itemid=216
  3. Web para visualizar sobre un mapa de Londres lo que significa cualquier cantidad de CO2:  http://carbonquilt.org/gallery/images
  4. Algunos ejemplos de acciones que emiten una tonelada de CO2 en la atmósfera: http://blogs.elpais.com/eco-lab/2010/04/una-tonelada-de-co2.html
 

lunes, 20 de septiembre de 2010

Mi pequeño país


Jenófanes de Colofón, un filósofo griego de la Antigüedad, decía que si los caballos intentasen imaginarse a Dios seguramente tendría forma de caballo. Cuando los europeos hemos intentado imaginarnos el mundo también le hemos dado nuestra forma, y en los mapas que hemos dibujado nuestro continente siempre estaba situado en el centro y tenía un tamaño considerable. Muchas veces, más considerable que el real. 
Pero ¿cuál es el tamaño real de nuestro continente? Como el planeta en el que vivimos es una esfera bastante regular (eso que se acostumbra a decir de que es una esfera achatada por los polos es una exageración, porque la diferencia entre el radio polar y el radio ecuatorial es de sólo 21 km) se hace difícil dibujarlo en dos dimensiones sobre el papel. Los geógrafos y los matemáticos llevan muchos años inventando nuevas formas para aproximar al máximo estos dibujos a la realidad, pero no se puede luchar contra la evidencia: un objeto en 3D siempre aparece deformado de una forma u otra en una representación en 2D.
En 1974, el cineasta alemán Arno Peters hizo famosa una nueva proyección del planeta donde las superficies de los países eran más realistas que en la representación que acostumbraba (y acostumbra) a aparecer siempre que se dibuja el planeta, hecha por el cartógrafo flamenco Gerardus Mercator 400 años antes. Este nuevo mapa, a pesar de que la Unesco y otras ONG lo adoptaron en seguida porque en él se ve que el Tercer Mundo es más grande de lo que se había dicho antes y, por lo tanto, el reparto de la riqueza entre norte y sur es todavía más injusto de lo que pensábamos, no ha conseguido imponerse. Pero nos ha hecho ver que el mundo puede ser representado de otra forma y que quizás deberíamos cambiar nuestra forma de vernos a nosotros mismos.
Veamos los datos. Si la comparamos con los países con mayor superficie del mundo, hay seis (Rusia, Canadá, los Estados Unidos, China, Brasil y Australia) que son más grandes que la Europa de los 27, que tiene 4.324.782 km2. Rusia, el más grande de todos, es 4 veces más grande que la Unión Europea, que cabría perfectamente en la isla de Australia.
Existe un buen ejercicio para entender que nuestro continente no es muy grande: es suficiente con coger un mapamundi, recortar la silueta de Chile (que en la posición 38 parece que no sea un país demasiado grande) y ponerlo encima de Europa. Si situamos un extremo en el norte de Suecia, el otro extremo llega hasta... el Sahara.
Aunque naturalmente, como se dice, el tamaño no siempre es lo más importante. 

Fuentes:
  1. Jenófanes de Colofón: http://es.wikipedia.org/wiki/Jen%C3%B3fanes_de_Colof%C3%B3n
  2. Los primeros mapamundis: http://valdeperrillos.com/books/cartografia-historia-mapas-antiguos/cartografia-antigueedad-clasica
  3. Artículo sobre las proyecciones cartográficas: http://es.wikipedia.org/wiki/Proyecci%C3%B3n_cartogr%C3%A1fica
  4. Comparación gráfica de la proyección de Peters y la de Mercator: http://www.elpais.com/graficos/internacional/Representaciones/mapamundi/elpgraint/20100318elpepuint_1/Ges/
  5. Otras proyecciones posibles: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f8/Netzentwuerfe.png
  6. Estimación de la CIA sobre la superficie de los países: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2147rank.html
  7. Comparación gráfica del tamaño de Australia con otros países: http://www.thekeenans.id.au/images/Australia-comparison.jpg


    lunes, 13 de septiembre de 2010

    Morir ahogado


    Según la OMS, cada año mueren ahogadas 388.000 personas en el mundo, de las que 175.000 son niños. Aquí se incluyen sólo los muertos por asfixia al sumergirse en un líquido, sea en el mar, en un río, una piscina o en cualquier otro tipo de cavidad natural o artificial; los muertos por asfixia causada por humos o gases se cuentan aparte. Como siempre que hablamos de números altos, ya sea de personas, de dinero o de estrellas, es complicado entender qué representan exactamente y es necesario compararlos con otras cifras para hacerse una idea. Pues bien, por poner un ejemplo, en el mundo muere cada año el doble de gente ahogada que por herida de guerra (172.000).
    En la mayor parte de países, entre ellos España, los ahogamientos son la tercera causa de muerte accidental, la primera en menores de cinco años. Por el momento, en el primer lugar del ranking todavía figuran los accidentes de tráfico: en España, en 2008, murieron 2.052 personas ahogadas contra 2.560 en accidente de tráfico. Pero las campañas para prevenir las muertes en carretera son efectivas y pueden llegar a modificar estas estadísticas: en 2003 en España murieron casi el doble de personas en accidentes de tráfico (5.478) que cinco años más tarde, y si sigue bajando podría pasar como en Galicia, donde los ahogamientos ya son la primera causa de muerte por accidente.
    Para explicar que unas cifras bajen y las otras no, se dice que los accidentes de tráfico se pueden prever y combatir pero los ahogamientos no, porque son un fenómeno natural e inevitable. Pero si nos fijamos en las estadísticas veremos que en este argumento hay algo que no cuadra: una persona tiene seis veces más posibilidades de ahogarse si vive en un país de renta baja o mediana que si vive en un país de renta alta. Quizás morir ahogado no sea tan natural, al fin y al cabo.

    Fuentes:
    1. Organización Mundial de la Salud (OMS): http://www.who.int/es/
    2. World Report on Child Injury Prevention 2008 (inglés): http://whqlibdoc.who.int/publications/2008/9789241563574_eng.pdf
    3. Informe sobre la salud en el mundo 2004: http://www.who.int/whr/2004/annex/topic/en/annex_2_es.pdf
    4. Web del Instituto Nacional de Estadística: www.ine.es
    5. Artículo de El Faro de Vigo sobre los accidentes mortales en Galícia: http://www.farodevigo.es/galicia/2010/03/03/ahogamientos-son-principal-causa-muerte-accidental-galicia/416711.html

    lunes, 6 de septiembre de 2010

    Turismo en España


    Aunque el número de turistas que visitó España durante el 2009 bajó un 8,7% respecto al año anterior debido a la crisis económica, la cifra es muy alta: 52,2 millones de turistas entraron en España en 2009. Una cifra altísima si la comparamos con los 45.989.016 habitantes que tenía el país a finales del 2009.
    La OMT (Organización Mundial de Turismo), un organismo que depende de la ONU y se dedica a promover el Turismo y elaborar estadísticas desde su sede en Madrid, en su último informe sitúa a España como tercer país más visitado del mundo, por detrás de Francia (74 millones de turistas) y los EUA (55 millones), y seguido de China, Italia, el Reino Unido, Turquía, Alemania, Malasia y México, que son los diez países más turísticos.
    Con todo, en este tipo de estudios sólo se acostumbra a prestar atención al impacto económico del turismo, dejando de lado el impacto social, cultural o ecológico que tiene el hecho que cada año uno de cada ocho habitantes del planeta (880 millones) decida viajar por motivos turísticos a otro país. 

    Fuentes:
    1. Datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio sobre turismo (2009): http://www.la-moncloa.es/NR/rdonlyres/2BC2EBB2-3E2C-4D50-96BC-F3B3E9D13BBB/101302/diego.pdf
    2. Estimación de población hecha por el Instituto Nacional de Estadística: http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft20%2Fp259&file=inebase&L=
    3. Web de la OMT, la Organización Mundial del Turismo:  http://www.unwto.org/index_s.php
    4. Barómetro del turismo mundial 2009 de la OMT (inglés):  http://www.unwto.org/facts/eng/pdf/barometer/UNWTO_Barom10_update_april_en_excerpt.pdf    

    lunes, 30 de agosto de 2010

    La percepción de la corrupción política en el mundo

    Ningún país se salva de la corrupción política, aunque ni mucho menos es la misma en todas partes. Cada año, Transparency International, una ONG con sede en Berlín que se dedica a combatir la corrupción política y a divulgar la información que recoge, elabora una serie de índices de como perciben los empresarios y analistas políticos la corrupción política en sus países. Entre los diez países más corruptos del mundo, uno del Caribe (Haití), cinco de Asia Central y de Oriente Medio (Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Iraq y Afganistán), uno del sudeste asiático (Myanmar) y tres de África (Chad, Sudán y Somalia).
    Entre los países menos corruptos, encontramos bastantes países del norte de Europa, aunque también algunas sorpresas: en el número uno está Nueva Zelanda, y el tercer lugar es para Singapur.
    En la UE, los tres países con una percepción de la corrupción más alta son Bulgaria, Grecia y Rumanía, y los que la tienen más baja son Dinamarca, Suecia y Suiza. España se encuentra en la posición 32 del índice mundial, por detrás de países como Israel, Chipre o Chile, y en la posición 18 de los 30 países de la UE.

    Fuentes:
    1. http://www.transparencia.org.es/
    2. Índice 2009 de percepción de la corrupción en el mundo elaborado por Transparency International: http://www.transparencia.org.es/INDICE%20DE%20PERCEPCI%C3%93N%202009/Tabla%20sint%C3%A9tica.CPI_2009_table_spanish.pdf
    3. Índice 2009 de percepción de la corrupción en la Unión Europea elaborado por Transparency International: http://www.transparencia.org.es/INDICE%20DE%20PERCEPCI%C3%93N%202009/Regiones.%20Union%20Europea%20y%20Europa%20del%20Oeste%5B1%5D.pdf

    domingo, 22 de agosto de 2010

    ¿Cuántos países hay en el mundo?


    En teoría debería ser fácil saber cuántos países hay: debería bastar con coger un atlas o una enciclopedia y contarlos. El problema es que hay muchos territorios que no tienen un estatus bien definido, o que no están aceptados por la comunidad internacional aunque sean estados independientes, como en el caso de Taiwán, que es un país totalmente independiente desde 1949 pero ni la ONU ni la mayoría de estados del mundo no lo reconocen por culpa de las presiones de China, que lo considera un territorio rebelde de su propio país.
    Ni siquiera la ONU se atreve a contabilizar los países que hay en el mundo, y en su web dice que "[para decir cuántos países hay] no somos ninguna autoridad en la materia. La mejor opción es visitar una biblioteca de su área, consultar una enciclopedia o un almanaque mundial". Y eso es lo que hemos hecho.
    En el mundo hay 193 estados reconocidos por todos los demás: los 192 que forman la ONU y otro, el Vaticano, que aunque es observador permanente de las Naciones Unidas no pertenece a ellas.
    Además de estos estados reconocidos por todos, hay bastantes más países, independientes o no, que reclaman este estatus. Cada lista y cada autor da una cifra diferente, la más alta de las cuales es de 50, que unidos a los 193 anteriores da un total de 243 países.
    De estos, 9 o 10 son estados plenamente soberanos aunque no tienen un reconocimiento internacional, como Taiwán (reconocido solo por 24 estados), la parte turca de Chipre (solo reconocida por Turquía pero independiente de facto), el Estado Palestino en los territorios de Gaza y Cisjordania (reconocido por 92 estados), Kosovo (reconocido por más de un tercio de los miembros de la ONU pero no por España) o Osetia del Sur.
    Aparte, hay una cuarentena de regiones habitadas que dependen de otros países pero están o bien en trámites para convertirse en independientes, como Groenlandia y las islas Feroe de Dinamarca, o bien tienen un estatus propio, como las posesiones de ultramar de algunos países europeos que han pasado de ser colonias a ser territorios más o menos autónomos pero que aún forman parte de sus metrópolis. Además, en la lista aparecen algunos casos especiales como las islas Cook, libremente asociadas a Nueva Zelanda, o las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, reconocidas por los tratados internacionales.
    Por último, hay que tener en cuenta que en el mundo, actualmente, hay muchos estados con territorios que desean la independencia y que es posible que algunos de ellos entren, en los próximos años, en las listas de nuevos países.
    Visto así, no es extraño que incluso la ONU se lave las manos a la hora de decir cuántos países hay en el mundo.
     
    Fuentes:

    1. http://www.un.org/es/
    2. http://www.un.org/spanish/geninfo/faq/faq.html

    domingo, 15 de agosto de 2010

    La atracción de los astros y la astrología


    Siempre hemos creído en cosas raras. Desde que somos humanos, la misma ansiedad que nos ha llevado a desarrollar el pensamiento científico para contestar nuestras preguntas nos ha angustiado cuando no encontramos respuestas, y esta angustia la hemos sustituido por explicaciones míticas y pseudocientíficas como la magia, el tarot, los fantasmas, la astrología o la mitología. A medida que nuestro conocimiento avanza, algunas de estas explicaciones fantásticas han ido desapareciendo, como la creencia que el trueno es una muestra de hostilidad de una divinidad por alguna cosa que hemos hecho mal.
    Pero algunas de estas creencias siguen incrustadas en nuestras mentalidades, y muchas veces se usa un lenguaje parecido al científico para ganar legitimidad ante ojos incautos.
    Los astrólogos, por ejemplo, suelen hablar de la fuerza que ejercen los astros sobre nosotros para justificar su influencia en nuestro carácter y nuestras vidas, y para hacerlo hablan de la atracción gravitatoria. Las Leyes de Newton se citan casi tanto en los libros de astrología como en los de astronomía.
    Pues bien, comprobémoslo. La atracción gravitatoria de Marte, según los astrólogos, es una de estas fuerzas que tienen tanta influencia en el momento de nuestro nacimiento y que pueden marcar nuestras vidas para siempre. Marte es un planeta un poco más pequeño que la Tierra, con una masa de 6 x 1023 kg y que se encuentra a una distancia de 7,7 x 1010 metros de nosotros. Así pues (y siguiendo la ley de Newton que dice que dos cuerpos cualesquiera del universo sienten una atracción gravitatoria entre ellos que será más grande cuanto más grandes sean los cuerpos y más pequeña cuanto más lejos se encuentren), Marte ejerce una fuerza de 6,8 x 10-8 kg sobre una persona situada en la superficie de la Tierra que pese un centenar de kg. Curiosamente, esta fuerza es exactamente la misma que ejercería otra persona de un centenar de kg que se encontrara a un metro de distancia, cosa que nos da un nuevo axioma para la astrología:
    "Si la fuerza gravitatoria de Marte ejerce alguna influencia en nuestro carácter en el momento de nacer, la influencia que ejerce la fuerza gravitatoria del cuerpo de una comadrona rellenita que se encuentre a menos de un metro del recién nacido todavía será mayor. Y la que ejercieran las paredes del quirófano ya sería tan importante que, seguramente, afectaría nuestro carácter para siempre."
     
    Fuentes:

    1. Michael Shermer. Por qué creemos en cosas raras. Editorial Alba:
      http://www.albaeditorial.es/php/sl.php?shop.showprod&numusr=7455%2F1084&lang=1&m=Eur&ref=97884-84284222&fldr=0
      Una buena introducción a los mecanismos que nos hacen creer en pseudociencias y creencias sin ningún fundamento científico. 
    2. http://es.wikipedia.org/wiki/Gravedad
    3. Los datos de la atracción de Marte y de una persona de 100kg están sacadas de James S. Trefil. Un científico a la orilla del mar. Barcelona: Planeta, 1989, un libro de divulgación científica que hace pedagogía sobre distintos campos de la física mediante lo que puede verse y experimentarse en cualquier playa del planeta.  http://es.wikipedia.org/wiki/Un_cient%C3%ADfico_a_la_orilla_del_mar
    4. Una cita de Carl Sagan sobre tocólogos y astrología:
      http://es.wikiquote.org/wiki/Carl_Sagan