domingo, 20 de junio de 2010

El precio del libro


A diferencia de otros productos, en el mundo del libro los porcentajes del precio de venta que se lleva cada uno de los que participan en su gestación es relativamente estable:
El autor se lleva un 10% del precio de portada de cada libro que se vende, independientemente de los que se hayan editado. Este porcentaje puede crecer un poco, hasta un 12%, en caso que sea un autor muy vendido que la editorial no quiera perder o que tenga un agente literario que ejerza mucha presión. Por los libros de bolsillo el autor percibe un 5% del precio final.
La editorial se lleva un 40%. Menos de una cuarta parte son beneficios; el resto, papel, impresión, traductores, correctores, editores, personal, mantenimiento de la editorial, almacén, transporte, publicidad, gestión de contratos...
El distribuidor que se encarga de almacenar los stocks y entregarlos en las librerías se lleva cerca del 20%, que puede reducirse hasta un 10% según los tratos que haga con cada librería. Aún así, el margen de beneficios del distribuidor acostumbra a ser el más alto.
Por último, la librería se lleva un 30%, que según como lo negocie con el distribuidor puede llegar a ser un 40%. A parte de pagar el local y a los trabajadores, la librería tiene que pagar los libros cuando no los tiene en depósito y puede hacer un 5% de descuento al cliente, máximo legal permitido en este país. Aún así, con tarjetas de fidelidad y otras promociones a veces se hace un descuento que puede llegar al 8% e incluso al 10%, aunque de forma más o menos alegal.
En España, el precio del libro es fijo y ni en las librerías ni en las webs pueden venderse más caro o más barato excepto por el 5% del descuento autorizado. Esto ha permitido a la industria del libro española tener una amplia red de pequeñas y medianas librerías y editoriales que pueden convivir con las grandes superficies y los grandes grupos editoriales sin ser barridas en una guerra de precios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario