lunes, 27 de septiembre de 2010

La huella ecológica de un viaje en avión


Todas nuestras acciones, empezando por respirar, tienen un impacto sobre el medio ambiente. Producir alimentos, desplazarse, vestirse, tener una casa o calentarse repercuten en lo que nos rodea, porque para hacerlo necesitamos extraer minerales, quemar combustibles u ocupar terrenos para hacer casas, carreteras y cultivos. Este impacto no tiene por qué ser malo en sí mismo: el resto de animales y plantas también lo provocan e incluso algunas veces el impacto que ocasiona una especie permite a otra sobrevivir.
Es inevitable, pues, que todos los seres vivos dejemos una huella ecológica, concepto que resume las repercusiones de nuestra actividad sobre el medio ambiente. Pero la actividad de un habitante de Perú, por ejemplo, tiene un impacto distinto de la de un habitante de Canadá, con un consumo mucho más elevado (más comida, más petróleo, más agua, más terreno, más objetos, más de todo). La huella ecológica de un peruano, pues, será menor.
Algunas de nuestras acciones, evidentemente, tienen un impacto más elevado que otras. Uno de los ejemplos que se dan a menudo es el de viajar en avión, uno de los gastos energéticos más altos que podemos hacer. Para entenderlo, veamos qué impacto ambiental tiene un vuelo en una compañía regular desde Barcelona a Sevilla en un avión de tamaño normal, como un Airbus A-320. La distancia entre los dos aeropuertos es de 908km, y si hacemos el vuelo de ida y vuelta podemos calcular que el viaje significará una liberación en la atmósfera de 0,542 toneladas de CO2 por cada pasajero. Esta media tonelada por viajero ocupa el volumen de dos autobuses de dos pisos (a una presión de una atmósfera y 15º de temperatura), un dato bastante espectacular pero que no nos ayuda mucho a saber lo que representa. Es más fácil entender lo que significa media tonelada de CO2 si sabemos que eso es lo que emite un europeo medio para alimentarse, calentarse, desplazarse y vestirse durante un poco más de dos semanas. En el caso de un ciudadano de los EEUU, esta cantidad de CO2 la emite en una sola semana, y un indio lo hace... en un año. Media tonelada de CO2 también es lo que se genera al producir 2.350 kg de patatas, 600 kg de pan o 50 kg de carne de ternera.
Por último, si el viaje lo hubiéramos hecho en tren, emitiendo la misma cantidad de CO2 podríamos haber viajado 8 veces de Barcelona a Copenhague, que queda un poco más lejos que Sevilla.
¿Hasta qué punto es necesario viajar en avión? Bueno, eso depende de las prioridades de cada cual, pero en todo caso debemos tener en cuenta que nuestras acciones cotidianas tienen consecuencias y que, como mínimo, tenemos el deber de saber cuáles son. 

Fuentes:
  1. Definición de huella ecológica: http://es.wikipedia.org/wiki/Huella_ecol%C3%B3gica
  2. Web para calcular emisiones de CO2 en la atmósfera: http://carbonfund.org/index.php?option=com_zoo&task=item&item_id=4&Itemid=216
  3. Web para visualizar sobre un mapa de Londres lo que significa cualquier cantidad de CO2:  http://carbonquilt.org/gallery/images
  4. Algunos ejemplos de acciones que emiten una tonelada de CO2 en la atmósfera: http://blogs.elpais.com/eco-lab/2010/04/una-tonelada-de-co2.html
 

lunes, 20 de septiembre de 2010

Mi pequeño país


Jenófanes de Colofón, un filósofo griego de la Antigüedad, decía que si los caballos intentasen imaginarse a Dios seguramente tendría forma de caballo. Cuando los europeos hemos intentado imaginarnos el mundo también le hemos dado nuestra forma, y en los mapas que hemos dibujado nuestro continente siempre estaba situado en el centro y tenía un tamaño considerable. Muchas veces, más considerable que el real. 
Pero ¿cuál es el tamaño real de nuestro continente? Como el planeta en el que vivimos es una esfera bastante regular (eso que se acostumbra a decir de que es una esfera achatada por los polos es una exageración, porque la diferencia entre el radio polar y el radio ecuatorial es de sólo 21 km) se hace difícil dibujarlo en dos dimensiones sobre el papel. Los geógrafos y los matemáticos llevan muchos años inventando nuevas formas para aproximar al máximo estos dibujos a la realidad, pero no se puede luchar contra la evidencia: un objeto en 3D siempre aparece deformado de una forma u otra en una representación en 2D.
En 1974, el cineasta alemán Arno Peters hizo famosa una nueva proyección del planeta donde las superficies de los países eran más realistas que en la representación que acostumbraba (y acostumbra) a aparecer siempre que se dibuja el planeta, hecha por el cartógrafo flamenco Gerardus Mercator 400 años antes. Este nuevo mapa, a pesar de que la Unesco y otras ONG lo adoptaron en seguida porque en él se ve que el Tercer Mundo es más grande de lo que se había dicho antes y, por lo tanto, el reparto de la riqueza entre norte y sur es todavía más injusto de lo que pensábamos, no ha conseguido imponerse. Pero nos ha hecho ver que el mundo puede ser representado de otra forma y que quizás deberíamos cambiar nuestra forma de vernos a nosotros mismos.
Veamos los datos. Si la comparamos con los países con mayor superficie del mundo, hay seis (Rusia, Canadá, los Estados Unidos, China, Brasil y Australia) que son más grandes que la Europa de los 27, que tiene 4.324.782 km2. Rusia, el más grande de todos, es 4 veces más grande que la Unión Europea, que cabría perfectamente en la isla de Australia.
Existe un buen ejercicio para entender que nuestro continente no es muy grande: es suficiente con coger un mapamundi, recortar la silueta de Chile (que en la posición 38 parece que no sea un país demasiado grande) y ponerlo encima de Europa. Si situamos un extremo en el norte de Suecia, el otro extremo llega hasta... el Sahara.
Aunque naturalmente, como se dice, el tamaño no siempre es lo más importante. 

Fuentes:
  1. Jenófanes de Colofón: http://es.wikipedia.org/wiki/Jen%C3%B3fanes_de_Colof%C3%B3n
  2. Los primeros mapamundis: http://valdeperrillos.com/books/cartografia-historia-mapas-antiguos/cartografia-antigueedad-clasica
  3. Artículo sobre las proyecciones cartográficas: http://es.wikipedia.org/wiki/Proyecci%C3%B3n_cartogr%C3%A1fica
  4. Comparación gráfica de la proyección de Peters y la de Mercator: http://www.elpais.com/graficos/internacional/Representaciones/mapamundi/elpgraint/20100318elpepuint_1/Ges/
  5. Otras proyecciones posibles: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f8/Netzentwuerfe.png
  6. Estimación de la CIA sobre la superficie de los países: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2147rank.html
  7. Comparación gráfica del tamaño de Australia con otros países: http://www.thekeenans.id.au/images/Australia-comparison.jpg


    lunes, 13 de septiembre de 2010

    Morir ahogado


    Según la OMS, cada año mueren ahogadas 388.000 personas en el mundo, de las que 175.000 son niños. Aquí se incluyen sólo los muertos por asfixia al sumergirse en un líquido, sea en el mar, en un río, una piscina o en cualquier otro tipo de cavidad natural o artificial; los muertos por asfixia causada por humos o gases se cuentan aparte. Como siempre que hablamos de números altos, ya sea de personas, de dinero o de estrellas, es complicado entender qué representan exactamente y es necesario compararlos con otras cifras para hacerse una idea. Pues bien, por poner un ejemplo, en el mundo muere cada año el doble de gente ahogada que por herida de guerra (172.000).
    En la mayor parte de países, entre ellos España, los ahogamientos son la tercera causa de muerte accidental, la primera en menores de cinco años. Por el momento, en el primer lugar del ranking todavía figuran los accidentes de tráfico: en España, en 2008, murieron 2.052 personas ahogadas contra 2.560 en accidente de tráfico. Pero las campañas para prevenir las muertes en carretera son efectivas y pueden llegar a modificar estas estadísticas: en 2003 en España murieron casi el doble de personas en accidentes de tráfico (5.478) que cinco años más tarde, y si sigue bajando podría pasar como en Galicia, donde los ahogamientos ya son la primera causa de muerte por accidente.
    Para explicar que unas cifras bajen y las otras no, se dice que los accidentes de tráfico se pueden prever y combatir pero los ahogamientos no, porque son un fenómeno natural e inevitable. Pero si nos fijamos en las estadísticas veremos que en este argumento hay algo que no cuadra: una persona tiene seis veces más posibilidades de ahogarse si vive en un país de renta baja o mediana que si vive en un país de renta alta. Quizás morir ahogado no sea tan natural, al fin y al cabo.

    Fuentes:
    1. Organización Mundial de la Salud (OMS): http://www.who.int/es/
    2. World Report on Child Injury Prevention 2008 (inglés): http://whqlibdoc.who.int/publications/2008/9789241563574_eng.pdf
    3. Informe sobre la salud en el mundo 2004: http://www.who.int/whr/2004/annex/topic/en/annex_2_es.pdf
    4. Web del Instituto Nacional de Estadística: www.ine.es
    5. Artículo de El Faro de Vigo sobre los accidentes mortales en Galícia: http://www.farodevigo.es/galicia/2010/03/03/ahogamientos-son-principal-causa-muerte-accidental-galicia/416711.html

    lunes, 6 de septiembre de 2010

    Turismo en España


    Aunque el número de turistas que visitó España durante el 2009 bajó un 8,7% respecto al año anterior debido a la crisis económica, la cifra es muy alta: 52,2 millones de turistas entraron en España en 2009. Una cifra altísima si la comparamos con los 45.989.016 habitantes que tenía el país a finales del 2009.
    La OMT (Organización Mundial de Turismo), un organismo que depende de la ONU y se dedica a promover el Turismo y elaborar estadísticas desde su sede en Madrid, en su último informe sitúa a España como tercer país más visitado del mundo, por detrás de Francia (74 millones de turistas) y los EUA (55 millones), y seguido de China, Italia, el Reino Unido, Turquía, Alemania, Malasia y México, que son los diez países más turísticos.
    Con todo, en este tipo de estudios sólo se acostumbra a prestar atención al impacto económico del turismo, dejando de lado el impacto social, cultural o ecológico que tiene el hecho que cada año uno de cada ocho habitantes del planeta (880 millones) decida viajar por motivos turísticos a otro país. 

    Fuentes:
    1. Datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio sobre turismo (2009): http://www.la-moncloa.es/NR/rdonlyres/2BC2EBB2-3E2C-4D50-96BC-F3B3E9D13BBB/101302/diego.pdf
    2. Estimación de población hecha por el Instituto Nacional de Estadística: http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft20%2Fp259&file=inebase&L=
    3. Web de la OMT, la Organización Mundial del Turismo:  http://www.unwto.org/index_s.php
    4. Barómetro del turismo mundial 2009 de la OMT (inglés):  http://www.unwto.org/facts/eng/pdf/barometer/UNWTO_Barom10_update_april_en_excerpt.pdf