lunes, 20 de septiembre de 2010

Mi pequeño país


Jenófanes de Colofón, un filósofo griego de la Antigüedad, decía que si los caballos intentasen imaginarse a Dios seguramente tendría forma de caballo. Cuando los europeos hemos intentado imaginarnos el mundo también le hemos dado nuestra forma, y en los mapas que hemos dibujado nuestro continente siempre estaba situado en el centro y tenía un tamaño considerable. Muchas veces, más considerable que el real. 
Pero ¿cuál es el tamaño real de nuestro continente? Como el planeta en el que vivimos es una esfera bastante regular (eso que se acostumbra a decir de que es una esfera achatada por los polos es una exageración, porque la diferencia entre el radio polar y el radio ecuatorial es de sólo 21 km) se hace difícil dibujarlo en dos dimensiones sobre el papel. Los geógrafos y los matemáticos llevan muchos años inventando nuevas formas para aproximar al máximo estos dibujos a la realidad, pero no se puede luchar contra la evidencia: un objeto en 3D siempre aparece deformado de una forma u otra en una representación en 2D.
En 1974, el cineasta alemán Arno Peters hizo famosa una nueva proyección del planeta donde las superficies de los países eran más realistas que en la representación que acostumbraba (y acostumbra) a aparecer siempre que se dibuja el planeta, hecha por el cartógrafo flamenco Gerardus Mercator 400 años antes. Este nuevo mapa, a pesar de que la Unesco y otras ONG lo adoptaron en seguida porque en él se ve que el Tercer Mundo es más grande de lo que se había dicho antes y, por lo tanto, el reparto de la riqueza entre norte y sur es todavía más injusto de lo que pensábamos, no ha conseguido imponerse. Pero nos ha hecho ver que el mundo puede ser representado de otra forma y que quizás deberíamos cambiar nuestra forma de vernos a nosotros mismos.
Veamos los datos. Si la comparamos con los países con mayor superficie del mundo, hay seis (Rusia, Canadá, los Estados Unidos, China, Brasil y Australia) que son más grandes que la Europa de los 27, que tiene 4.324.782 km2. Rusia, el más grande de todos, es 4 veces más grande que la Unión Europea, que cabría perfectamente en la isla de Australia.
Existe un buen ejercicio para entender que nuestro continente no es muy grande: es suficiente con coger un mapamundi, recortar la silueta de Chile (que en la posición 38 parece que no sea un país demasiado grande) y ponerlo encima de Europa. Si situamos un extremo en el norte de Suecia, el otro extremo llega hasta... el Sahara.
Aunque naturalmente, como se dice, el tamaño no siempre es lo más importante. 

Fuentes:
  1. Jenófanes de Colofón: http://es.wikipedia.org/wiki/Jen%C3%B3fanes_de_Colof%C3%B3n
  2. Los primeros mapamundis: http://valdeperrillos.com/books/cartografia-historia-mapas-antiguos/cartografia-antigueedad-clasica
  3. Artículo sobre las proyecciones cartográficas: http://es.wikipedia.org/wiki/Proyecci%C3%B3n_cartogr%C3%A1fica
  4. Comparación gráfica de la proyección de Peters y la de Mercator: http://www.elpais.com/graficos/internacional/Representaciones/mapamundi/elpgraint/20100318elpepuint_1/Ges/
  5. Otras proyecciones posibles: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f8/Netzentwuerfe.png
  6. Estimación de la CIA sobre la superficie de los países: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2147rank.html
  7. Comparación gráfica del tamaño de Australia con otros países: http://www.thekeenans.id.au/images/Australia-comparison.jpg


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario