lunes, 31 de enero de 2011

Los vampiros y las matemáticas


Los vampiros están de moda. De hecho, siempre lo han estado, como mínimo durante los últimos 200 años. Sobre ellos se han escrito libros, hecho películas y dibujado cómics; son un fenómeno como los extraterrestres, los dragones o los superhéroes, un icono de nuestra civilización. El problema es que hay quien cree que existen realmente, o como mínimo no lo descartan. En casos como este, lo mejor es hacer cuatro números. Vamos allá.
No sabemos desde cuando hay vampiros; algunos libros y películas insinúan que en tiempos de los faraones ya había, pero para ser conservadores empezaremos en épocas mucho más recientes: todas las leyendas coinciden en aceptar que en la edad media los castillos perdidos en mitad de bosques centroeuropeos estaban llenos de ellos. Pongamos el año 1200 como año de nacimiento del primer vampiro, una fecha muy tardía, para que nadie se queje. Pues bien, en el año 1200 tenemos a nuestro primer vampiro, volando de noche por encima de nuestras cabezas buscando un cuello fresco para cenar. Según la mayoría de leyendas, cuando un vampiro muerde a alguien y se bebe su sangre esta persona muere y se convierte en un vampiro. Lo que no sabemos es cada cuando debe comer: ¿cada noche, cada semana, cada luna llena? Sigamos siendo muy conservadores: imaginemos que un vampiro tiene suficiente con comer una vez al año, una cifra muy lejana de las tres comidas diarias que necesitan el resto de homínidos para funcionar. Durante el primer año, 1200, nuestro inmortal vampiro caza una víctima, se la bebe y la convierte en vampiro, o sea que el 1 de enero del 1201 ya son dos los vampiros que aterrorizan a la humanidad. Al cabo de un año serán 4, porqué se supone que los dos se han comido una víctima cada uno para poder sobrevivir. En 1204 serán 8, en 1205 serán 16, en 1206 serán 32. Cada año se multiplicará por dos el número de vampiros, y hacia 1225, un cuarto de siglo después, esta progresión exponencial habrá llegado a los 16 millones de vampiros sobre una población total en el planeta de unos 450 millones de habitantes. Seguimos. Nueve años más tarde, en 1234, la población vampírica habría llegado a los 8.000 millones de individuos, un número superior al de los habitantes que tiene el planeta a inicios del siglo XXI. Si siguiéramos hasta la actualidad, necesitaríamos un buen ordenador para calcularlo, y nos saldría un número muy superior al de todos los granos de arena del planeta juntos. Con estos datos queda claro que la especie vampírica es absolutamente insostenible (todavía más que la nuestra), y eso que no hemos calculado qué pasaría si cenaran cada noche. Teniendo en cuenta, como dijimos la semana pasada, que todavía no hemos conseguido crear sangre de forma artificial, los vampiros lo tienen bastante mal para existir. Y es que somos lo que comemos.

Ahora, después de publicar este texto contra los vampiros, iré a poner unas cabezas de ajo en la puerta por si alguno se lo ha tomado mal...

Fuentes:
  1. Una de las principales fuentes clásicas sobre vampirismo (en francés): http://books.google.com.co/books?id=uXAAAAAAMAAJ&printsec=frontcover&hl=ca&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false
  2. La progresión exponencial: http://www.coyotes.es/ajedrez/imagenes/tablaGrande.gif
  3. La donación de sangre: http://www.dandodatos.com/2011/01/que-corra-la-sangre.html




domingo, 23 de enero de 2011

El negocio de la superstición


Naturalmente, cada cuál es libre de creer en lo que quiera. No sólo para las preguntas más trascendentes (qué hay después de la muerte, existe algún ser superior que nos haya creado y espere algo de nosotros, tiene sentido nuestra existencia, etc.) sino también para cosas más mundanas. Si alguien quiere creer que la Tierra es llana, que hay extraterrestres que viven entre nosotros, que comprar lotería en La Bruja de Oro aumenta las posibilidades de ganar el primer premio, que nacer bajo el signo de Capricornio o de Virgen influye en tu carácter o que llevar una pata de conejo en el bolsillo atrae la buena suerte (la buena suerte de quien la lleva, porqué la del conejo seguro que no) no sólo tiene derecho a hacerlo sino que el Estado y el resto de la sociedad deben velar para que se respete este derecho.
Pero cuando alguien usa la superstición para engañar a los demás, para hacer dinero o someter a alguien de algún modo, el Estado debe tomar parte y poner límites. Es un tema delicado porqué las creencias son muy íntimas y porque no siempre es posible falsarlas. Pero hay casos evidentes de engaños que hay que detener porqué es evidente que son mentira y pueden llegar a hacer mucho daño. Hace cien años, la Revista The Lancet ya pedía una legislación contra estos timadores, pero parece que hasta ahora no hemos empezado a ponernos las pilas: en el Reino Unido han prohibido la publicidad de un amuleto porqué no está probado que garantice la protección de los ángeles, y la justicia australiana ha obligado a la empresa Power Balance a publicar en su web un anuncio diciendo que sus brazaletes no tienen ningún efecto comprobado científicamente. 
Si los medicamentos o los alimentos deben pasar estrictos controles para demostrar que lo que dicen que contienen es cierto y que los efectos que anuncian se cumplen, ¿por qué no deben hacerlo otros productos?

Fuentes:
  1. Dando Datos sobre la astrología: http://www.dandodatos.com/2010/07/la-atraccion-de-los-astros-y-la.html
  2. La revista The Lancet hace cien años: http://blogs.elcorreo.com/magonia/2010/12/31/-the-lancet-pedia-hace-cien-anos-legislacion-contra-los
  3. El caso del amuleto de los ángeles: http://blogs.elcorreo.com/magonia/2010/8/18/prohiben-reino-unido-publicidad-un-amuleto-porque-no
  4. El anuncio de Power Balance: http://www.powerbalance.com/australia/CA
  5.   
     
     

domingo, 16 de enero de 2011

¡Que corra la sangre!


Una de cada diez personas que entra en un hospital necesita sangre. Esto significa mucha sangre, sobre todo teniendo en cuenta que todavía no hemos aprendido a fabricarla artificialmente ni hemos encontrado ningún sustituto y que la única forma de obtener sangre para todos los pacientes que la necesitan es la donación. Este fin de semana se ha celebrado la Maratón de donación de sangre de Barcelona, que cada año intenta incrementar las donaciones y aparecer en los medios de comunicación. Y es que la situación es crítica, no sólo ahora sino siempre: como se puede ver en el web de los donantes de sangre de Cataluña, el día antes de empezar la maratón sólo había sangre para cuatro días.
Algunos datos que hay que saber sobre la donación:
- El proceso es indoloro, no existe ningún riesgo de contagio de enfermedades y no dura más de un cuarto de hora.
- Puedes donar sangre hasta cuatro veces al año, con un intervalo mínimo de dos meses entre donaciones.
- Si donas sangre en primavera, verano, otoño e invierno habrás ayudado a salvar 12 vidas.
- Puedes donar sangre todo el año, seguro que tienes un centro de donación cerca de tu casa. Consulta los sitios web de donación de sangre de tu zona.

Fuentes:
  1. Maratón de donación de sangre de Barcelona: http://www.quecorrilasang.org/
  2. Página de los donantes de sangre de Cataluña: http://www.donarsang.gencat.cat/es_index.html
  3.   

domingo, 9 de enero de 2011

¿Cerveza de botella o de barril?


Hay gente que tiene muy claro que prefiere la cerveza de barril a la de botella (o al revés) pero hay mucha gente a los que no les importa demasiado siempre que la cerveza esté muy fría. A estos últimos quizás los siguientes cálculos les hagan inclinar la balanza y convertirlos en defensores de la cerveza de barril.
Un barril estándar contiene 30 litros de cerveza. Contando que de cada barril se pierde entre medio litro y un litro cuando servimos las copas, de cada uno podemos sacar un promedio de 88 copas de 330 ml, el equivalente a una mediana. Un barril tiene una vida útil de unos diez años, y aunque durante este tiempo puede rellenarse tantas veces como se quiera, normalmente se rellena unas seis veces al año. Resumiendo: de cada barril se pueden tirar 5.280 cañas del tamaño de una mediana.
Ahora pasemos a las botellas. Una botella de cerveza de 330 ml puede rellenarse (después de limpiarla y tratarla en la planta de embotellamiento) hasta 7 veces, aunque casi siempre se rompe antes. La media son 5 veces. Esto quiere decir que cada barril equivale a 1.056 botellas de cerveza rellenadas cinco veces.
Por último, hagamos un pequeño cálculo de la cerveza que beberemos a lo largo de nuestra vida, lo cual es difícil porqué no hay dos personas que tengan exactamente los mismos hábitos. Pero me parece razonable estimar que alguien que sea amante de la cerveza pero sin problemas de alcoholismo pueda beber una botella o copa al día, aunque a menudo acumule las de toda la semana en los dos últimos días. Este bebedor estándar, que beberá 365 cervezas al año, en 50 años habrá bebido 18.250, unos 6.083 litros.
Mirémoslo de este modo. En toda la vida, un bebedor de cerveza estándar que opte por la cerveza de botella habrá consumido unas 3.650 botellas de vidrio (cada una rellenada y rebebida cinco veces); un bebedor que opte por el barril habrá consumido unos tres barriles y medio (rellenados y rebebidos sesenta veces cada uno). Imaginad una montaña de residuos hecha con 3.650 botellas de vidrio y, al lado, tres barriles y medio de cerveza.
La conclusión es evidente: el impacto ecológico del bebedor de cerveza de barril es mucho menor. Si realmente te da igual… ¡la opción está clara!

Fuentes:

Para hacer estos cálculos hemos enviado un pequeño cuestionario a una docena de empresas cerveceras. Los razonamientos los hemos hecho alrededor de una mesa de bar con una cerveza en la mano. De barril, naturalmente.


lunes, 3 de enero de 2011

Cómo leemos las estadísticas


Las estadísticas pueden interpretarse de muchas maneras; sólo hay que ver la lectura de los resultados electorales que hacen muchos partidos políticos (y periódicos afines) para entender que las estadísticas, sin contexto ni explicación, son fácilmente malinterpretables. Churchill decía que él sólo creía en las estadísticas que había manipulado previamente. Es muy interesante, para profundizar en este tema, el libro de John Allen Paulos El hombre anumérico, que habla de los problemas que comporta la nula cultura matemática que tenemos y de qué fácil es manipularnos si no somos capaces ni de entender una estadística.
Una buena prueba de todo esto es lo que ha pasado estas últimas semanas con las acusaciones de acoso sexual hechas por dos chicas suecas a Julian Assange, el fundador de Wikileaks. Algunos medios de comunicación, buscando un poco de contexto para la noticia, daban un dato: Suecia es el país con más violaciones de Europa. Pero si vamos a la fuente de este dato veremos que hay que interpretarlo correctamente: Suecia, dice la estadística, es el país con más denuncias por violación (53 por cada 100.000 personas) de Europa, que es algo muy distinto. Naturalmente, esto no tiene nada que ver con el número de violaciones que se cometen, sino con la confianza que tienen las suecas en la justicia de su país y en la menor tolerancia con los abusos que tiene la sociedad. Como mínimo, las 53 denuncias por violación por cada 100.000 personas de Suecia contrastan con las 2 de Turquía, las 3 de Albania, las 2 de Grecia o las 5 de España. ¿El problema lo tiene Suecia o lo tenemos el resto? 

Fuentes:
  1. Cita de Churchill: http://en.wikiquote.org/wiki/Churchill
  2. El hombre anumérico: http://es.wikipedia.org/wiki/El_hombre_anumérico
  3. European Sourcebook of Crime and Criminal Justice Statístics 2010 (página 46): http://www.europeansourcebook.org/ob285_full.pdf