domingo, 9 de enero de 2011

¿Cerveza de botella o de barril?


Hay gente que tiene muy claro que prefiere la cerveza de barril a la de botella (o al revés) pero hay mucha gente a los que no les importa demasiado siempre que la cerveza esté muy fría. A estos últimos quizás los siguientes cálculos les hagan inclinar la balanza y convertirlos en defensores de la cerveza de barril.
Un barril estándar contiene 30 litros de cerveza. Contando que de cada barril se pierde entre medio litro y un litro cuando servimos las copas, de cada uno podemos sacar un promedio de 88 copas de 330 ml, el equivalente a una mediana. Un barril tiene una vida útil de unos diez años, y aunque durante este tiempo puede rellenarse tantas veces como se quiera, normalmente se rellena unas seis veces al año. Resumiendo: de cada barril se pueden tirar 5.280 cañas del tamaño de una mediana.
Ahora pasemos a las botellas. Una botella de cerveza de 330 ml puede rellenarse (después de limpiarla y tratarla en la planta de embotellamiento) hasta 7 veces, aunque casi siempre se rompe antes. La media son 5 veces. Esto quiere decir que cada barril equivale a 1.056 botellas de cerveza rellenadas cinco veces.
Por último, hagamos un pequeño cálculo de la cerveza que beberemos a lo largo de nuestra vida, lo cual es difícil porqué no hay dos personas que tengan exactamente los mismos hábitos. Pero me parece razonable estimar que alguien que sea amante de la cerveza pero sin problemas de alcoholismo pueda beber una botella o copa al día, aunque a menudo acumule las de toda la semana en los dos últimos días. Este bebedor estándar, que beberá 365 cervezas al año, en 50 años habrá bebido 18.250, unos 6.083 litros.
Mirémoslo de este modo. En toda la vida, un bebedor de cerveza estándar que opte por la cerveza de botella habrá consumido unas 3.650 botellas de vidrio (cada una rellenada y rebebida cinco veces); un bebedor que opte por el barril habrá consumido unos tres barriles y medio (rellenados y rebebidos sesenta veces cada uno). Imaginad una montaña de residuos hecha con 3.650 botellas de vidrio y, al lado, tres barriles y medio de cerveza.
La conclusión es evidente: el impacto ecológico del bebedor de cerveza de barril es mucho menor. Si realmente te da igual… ¡la opción está clara!

Fuentes:

Para hacer estos cálculos hemos enviado un pequeño cuestionario a una docena de empresas cerveceras. Los razonamientos los hemos hecho alrededor de una mesa de bar con una cerveza en la mano. De barril, naturalmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario