domingo, 27 de marzo de 2011

Suspendida pero no abolida


El pasado 9 de marzo se celebró el décimo aniversario de la publicación de un Real Decreto que avanzaba la suspensión del servicio militar obligatorio en España. Para conmemorarlo, el Estado celebró un acto en el que estaba la cúpula militar completa y que tuvo más de homenaje a la mili que de celebración de su suspensión, con personajes como Butragueño y Cándido Méndez contando anécdotas y buenos recuerdos.
¿Por qué hemos usado dos veces la palabra suspensión y no supresión o abolición? Pues porque en el decreto queda muy claro: la mili está suspendida, no abolida. En la Constitución sigue diciendo que "los españoles tienen el deber de defender España", y mientras no se cambie el texto, seguirá vigente. ¿Debemos preocuparnos o es una exageración? Piénsese lo que se quiera, pero la mili no está abolida y podría volver en caso de "necesidad".
Una cosa parecida pasa con la pena de muerte, que la Constitución, en el artículo 15, dice que "queda abolida excepto lo que puedan disponer las leyes penales militares en caso de guerra". La verdad es que, según la Ley orgánica 11/1995, la pena de muerte (incluso en caso de guerra) ha quedado definitivamente abolida desde hace 16 años, pero el artículo 15 de la Constitución no se ha tocado. ¿Quizás ya sería hora, no?

Fuentes:
  1. El Real Decreto 247/2001 que suspende el servicio militar obligatorio: http://www.belt.es/legislacion/vigente/segu_col/text_bas/rd_247_2001.pdf
  2. El acto de conmemoración: http://www.diariosur.es/20110309/mas-actualidad/espana/diez-anos-mili-201103090141.html
  3. La constitución española: http://constitucion.rediris.es/legis/1978/ce1978.pdf
  4. Ley orgánica 11/1995 que deroga la pena de muerte en caso de guerra: http://www.boe.es/boe/dias/1995/11/28/pdfs/A34269-34270.pdf
  5. Artículo de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en España: http://www.es.amnesty.org/temas/pena-de-muerte/espana-y-la-pena-de-muerte/

domingo, 20 de marzo de 2011

115 milímetros de perímetro


Asociamos las imágenes de niños con malnutrición aguda severa (SAM, por sus siglas en inglés) con los países africanos, pero el hambre infantil existe en muchos otros países y en algunos casos incluso está más extendida que en África. En la India, por ejemplo, el 6,4% de los menores de cinco años sufren SAM, más del doble que en África, donde son un 3%. Dicho en porcentajes la cifra puede parecer baja, pero un 6,4% de los menores de cinco años de India suponen más de 8 millones de niños malnutridos; y a estos hay que sumar a otros muchos niños que, aunque menos severa, también sufren hambre y enfermedades asociadas al hambre.
Para saber el grado de malnutrición que sufre un niño se utilizan distintos criterios, y uno de los más frecuentes es medir el perímetro del antebrazo: se considera que un niño sufre SAM cuando hace menos de 115 milímetros de perímetro. Es difícil de imaginar: en la imagen podéis ver unas cuantas cosas que también hacen 115 milímetros de perímetro.
Sabemos que tenemos los medios suficientes para erradicar el hambre en el mundo, y que por lo tanto lo único que hace falta es voluntad política: poner este problema arriba de todo de las listas de prioridades de los gobiernos, al lado de la educación universal. En el caso concreto de la SAM hace falta, además, que los gobiernos como el de India la reconozcan como una enfermedad que puede ser combatida con un tratamiento específico, y así podríamos abordarla con campañas como la de la malaria o la tuberculosis y no dejarla en manos de comisiones de estudio del Banco Mundial. Con los recursos que tenemos hoy en día, cualquier muerte por culpa del hambre que se produzca en nuestro planeta debería ser considerada como un asesinato.
(Antes de acusarnos de radicales, tened en cuenta que la última frase es de Jean Ziegler, un pez gordo de la ONU y antiguo miembro del parlamento federal suizo)
Fuentes:

  1. Journal of the Indian Academy of Pediatrics. Nº8 volume 47 august 2010. Número especial: Severe Acute Malnutrition-UNICEF: http://www.indianpediatrics.net/aug2010/current.htm
  2. Post de Dando Datos sobre lo que costaría erradicar el hambre en el mundo: http://www.dandodatos.com/2010/11/cuanto-costaria-erradicar-el-hambre-en.html
  3. Quién es Jean Ziegler: http://es.wikipedia.org/wiki/Jean_Ziegler

domingo, 13 de marzo de 2011

Extranjeros e inmigrantes

Si echamos un vistazo a los medios de comunicación (sean de la tendencia que sean) queda claro que las personas que viven en nuestro país pero han nacido en otra parte pueden ser de dos tipos: extranjeros o inmigrantes. Cuando se habla de marroquíes, ecuatorianos o senegaleses, por ejemplo, no son nunca extranjeros, son inmigrantes. Y cuando se habla de franceses, australianos o japoneses no son nunca inmigrantes, son extranjeros. Sólo existe una posibilidad que los que provengan de países pobres se conviertan en extranjeros: que sean millonarios. Los futbolistas, naturalmente, pertenecen a los extranjeros siempre que jueguen en primera división.
Si nos fijamos en las leyes que afectan al colectivo (o a los dos colectivos, para ser más exactos), veremos que esta discriminación se da desde la misma frontera. Según un Decreto publicado el 11 de mayo de 2007, los extranjeros que quieran entrar en el país deben acreditar que disponen de una cantidad mínima diaria de dinero para cubrir sus gastos. Lo más gracioso (por decirlo de algún modo) es que el decreto estipula que esta cantidad debe ser como mínimo del 10% del salario mínimo interprofesional por cada día que dure su estancia. Dicho de otro modo: si el salario mínimo en España en 2011 es de 641,40€ mensuales, los extranjeros que quieran entrar deberán acreditar que disponen de 64,14€ por persona y día. Al mes, son 1924,20€. Y si se trata de una familia de 4 miembros, necesitaran 256,56€ diarios, que al mes son 7696,80€.
Desconozco el estado de las finanzas de los lectores de Dando Datos, pero como dice  el periodista Javier Galparsoro, a la mayoría de los que vivimos aquí no nos dejarían entrar si nos aplicaran esta ley. 

Fuentes:
  1. Decreto del 11 de mayo de 2007 sobre los medios económicos que deben acreditar los extranjeros para entrar en España: http://www.boe.es/boe/dias/2007/05/11/pdfs/A20390-20391.pdf
  2. El Salario Mínimo Interprofesional del 2011: http://www.ceo.es/pdf/es/ultima-hora/SMI.pdf
  3. Artículo de Javier Galparsoro en Periodismo humano sobre el decreto: http://conpapeles.periodismohumano.com/2010/05/10/algunos-espanoles-tendriamos-que-irnos/

domingo, 6 de marzo de 2011

¿Correr más para llegar antes?


Esta semana entra en vigor un paquete de 20 medidas que el gobierno español ha aprobado para ahorrar combustible, como rebajar un 5% el precio de los trenes de cercanías y media distancia, reducir la iluminación de las carreteras y bajar el límite de velocidad en las autovías y autopistas del estado de 120 km/h a 110 km/h. Esta última medida durará cuatro meses y a partir del 30 de junio se estudiará si se amplía o se suspende. Como siempre que se aprueba una ley que puede ser considerada restrictiva (y todas lo pueden ser), las reacciones en contra no se han hecho esperar, a menudo con argumentos bastante demagógicos: se critican los 250.000€ que costará la nueva señalización de las carreteras (sin que se mencionen que este dinero sólo representa un 0,01% de los 2.300 millones de euros anuales que supondrá el ahorro de importaciones energéticas), se dice que las medidas no sirven para nada si sólo son transitorias, etc. Pero el argumento estrella, el que más se repite en los artículos de opinión y en las tertulias en la barra del bar es que bajar el límite de velocidad a 110 km/h nos hará perder mucho tiempo. Contra este argumento parece que no hay discusión posible, que el tiempo que pasaremos en el coche aumentará inevitablemente. Pues no. Sólo hay que coger una calculadora (como han hecho los de Greenpeace) para ver que no tiene porqué ser así: si recorres una distancia de 80 km a 110 km/h en vez de a 120 km/h solamente perderás 3 minutos y medio. Si la distancia es de 100 km, perderás un poco menos de 5 minutos. Incluso aquellos que deban recorrer largas distancias lo notarán poco: en 300 km hay una diferencia de 14 minutos.
Por contra, y teniendo en cuenta que el consumo crece exponencialmente con la velocidad, viajar a 110 km/h nos permitirá reducir el consumo hasta 2 litros cada 100 km. Menos dinero, menos petróleo consumido, menos contaminación.
Por último, otro argumento que hemos escuchado estos días: es una medida de país de pandereta. Contra esto, la única respuesta posible es recordar el nombre de otros países de pandereta que también han fijado el límite en 110 km/h: Suecia, Dinamarca, Irlanda o el Reino Unido.

Fuentes:
  1. La limitación a 110 km/h: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/03/espana/1299178344.html
  2. Ataques contra la ley: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/25/espana/1298657509.html
  3. Los números de Greenpeace: http://www.greenpeace.org/espana/es/Blog/110-o-120-kmh-en-las-autopistas/blog/33488?utm_source=facebook&utm_medium=social_network&utm_term=km&utm_content=transporte&utm_campaign=cambio+climatico
  4. Artículo sobre el ahorro energético: http://ecomovilidad.net/barcelona/es/castellano-consideraciones-sobre-la-limitacion-de-110-kmh
  5.