domingo, 3 de abril de 2011

El sufragio femenino en Occidente


Cuando se habla del sufragio femenino siempre se citan países como Arabia Saudí o Brunei, donde las mujeres no pueden votar. Es verdad, hay países donde las mujeres no pueden participar en ningún tipo de elección, y esto es repugnante (hay un montón de países donde no pueden participar ni hombres ni mujeres, pero esto lo dejaremos para otro post). Pero también es verdad que a menudo se habla de estos países como si, democráticamente hablando, estuvieran a años luz de nosotros. Y quizás estaría bien dar un repaso al sufragio femenino de las democracias occidentales para ver que, de hecho, no es algo tan antiguo ni tiene unas raíces tan profundas como parece.
Para empezar, sólo hay tres países (Nueva Zelanda, Australia y Finlandia) donde las mujeres hace más de un siglo que pueden votar. Y no mucho más de un siglo: en Nueva Zelanda pudieron votar en 1893, pero no podían presentarse para ser elegidas. No es hasta 1902 en Australia del sud y en 1903 en Tasmania que las mujeres pueden participar activamente en unas elecciones por primera vez. El resto de democracias occidentales se fueron añadiendo más tarde; entre los últimos, Liechtenstein, que aceptó el voto femenino en 1984 y Suiza, que otorgó el voto a las mujeres en 1971, después de que en 1959 una votación popular tumbara, con dos terceras partes de los electores en contra, una ley del año anterior que permitía votar a las mujeres.
Algunos de estos países, además, hacen un poco de trampas cuando hablan de su pasado democrático: los EEUU y Sudáfrica legalizaron el voto de las mujeres en 1920 y 1930 respectivamente, pero hasta 1965 en los EEUU y 1994 en Sudáfrica sólo podían votar los blancos; en España el sufragio femenino se regularizó en 1931 (durante uno de los dos brevísimos periodos de la historia del país en los que no gobernó un rey o un dictador), pero después estuvimos casi 40 años sin que nadie pudiera ejercer este derecho.
Es evidente que la carrera por la democracia no va a la misma velocidad en todo el mundo, pero es una ilusión pretender que las distancias son más grandes de lo que realmente son. Todavía nos queda mucho camino para poder considerarnos países plenamente democráticos, tanto por la profundidad de las actitudes democráticas como por su universalidad: sentimos vergüenza cuando pensamos que, en nuestro país, no hace mucho las mujeres no tenían derecho a voto, pero ¿sentiremos algún día vergüenza en el futuro cuando recordemos que en 2011 los inmigrantes no tenían derecho a voto aunque formaran parte de la sociedad exactamente igual que el resto de ciudadanos?

Fuentes:
  1. El voto femenino en Arabia Saudí: http://au.news.yahoo.com/thewest/a/-/world/9090933/no-votes-for-women-in-saudi-municipal-elections/ 
  2. Lista de países con sufragio femenino por orden de aprobación: http://es.wikipedia.org/wiki/Sufragio_femenino#Lista_de_pa.C3.ADses_con_sufragio_femenino_.28por_orden_de_aprobaci.C3.B3n.29 
  3. El voto de las mujeres en Suiza: http://www.swissworld.org/es/poblacion/mujeres/sufragio_femenino/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario