lunes, 25 de abril de 2011

Sobrevivimos gracias a los vegetarianos


Puede haber muchos motivos para ser vegetariano (y muchos para no serlo), pero en todo caso hoy no queremos hablar de los argumentos que mueven a alguien a hacerse vegetariano sino de lo que pasa con los millones de personas que son "vegetarianos a la fuerza", es decir, que tienen una dieta sin proteínas de origen animal (o muy pocas) porque no tienen acceso a la carne.
La producción de carne es más costosa (en dinero y en superficie) que la producción de hortalizas o de grano porqué los animales necesitan comer grandes cantidades de vegetales por cada quilo de carne que producen. Esto ha hecho que, desde que dejamos de ser cazadores-recolectores, comer carne sea un lujo al que no todo el mundo tiene acceso.
La FAO anunció en 2002 que el nivel de producción actual de alimentos serviría para cubrir
las necesidades de toda la población mundial y todavía tendríamos un excedente del 10%,
pero es evidente que algo falla porqué buena parte de la población mundial padece hambre. ¿Cómo puede ser? Pues porque una parte importante de los alimentos que producimos se destinan a otras cosas, como a hacer biocombustibles o alimentar al ganado.
En Occidente tenemos una dieta muy rica en carne y alimentos no básicos, y esta dieta pide grandes cantidades de suelo agrícola. Concretamente, la dieta que lleva un occidental no vegetariano supone unas necesidades de 4.000 m2 de suelo cultivable per cápita. En cambio, una dieta vegetariana basada en cultivos intensivos sólo necesita entre 700 y 800 m2 de suelo per cápita.
Actualmente, la mayor parte de la población mundial no tiene acceso a una dieta "a la occidental", y eso nos ha permitido seguir alimentándonos así: si todos los habitantes del planeta necesitáramos 4.000 m2 de suelo agrícola per cápita para alimentarnos no tendríamos suficiente con un solo planeta. ¿Pero qué pasará el día que el hambre desaparezca, la pobreza se reduzca y el resto del planeta reclame su derecho a alimentarse como nos alimentamos nosotros? Naturalmente, será insostenible. Solamente hay dos posibilidades: o reducimos nuestro consumo de carne o seguimos con la dieta actual obligando a los demás a pasar hambre. La primera posibilidad no es tan extrema como pueda parecer, ni obliga a abandonar completamente nuestros hábitos carnívoros: la FAO calcula que habría suficiente con una dieta equilibrada, con un 30% de proteínas de origen animal (sobre todo lácticos, huevos, aves y cerdo), con un cultivo moderadamente intensivo y 2.500kcal per cápita (que es un poco más de lo que recomienda la OMS) para alimentar 10.000 millones de personas sin necesidad de aumentar la superficie cultivada que tenemos actualmente. Con este tipo de dieta solamente harían falta 1.500 m2 de suelo cultivable per cápita: prácticamente una tercera parte de lo que consumimos actualmente en Occidente.
Tampoco se trata de un cambio tan radical en nuestra alimentación, y supondría una mejora en las  condiciones de vida de millones de personas. No podemos seguir consumiendo la cantidad ingente de carne que consumimos actualmente porque no salen los números; podemos empezar a hacer cambios en nuestras vidas y en nuestras dietas poquito a poco o seguir dando la espalda al problema un par de generaciones más, pero al final no tendremos más remedio que actuar. Como decía Gandhi, debemos vivir sencillamente para que otros puedan, sencillamente, vivir.  

Fuentes:

  1. Web de la FAO: http://www.fao.org/index_es.htm
  2. Post de Dando Datos sobre el hambre: http://www.dandodatos.com/2010/11/cuanto-costaria-erradicar-el-hambre-en.html
  3. Web de la OMS: http://www.who.int/es/
  4. La frase de Gandhi: http://es.wikiquote.org/wiki/Mohandas_Gandhi


3 comentarios:

  1. Sería bueno leer "El mono obeso", trata básicamente de antropología alimentaria. Las grandes enfermedades actuales empezaron a surgir cuando en la evolución incorporamos los cereales. Además, cuando éramos herbívoros e incorporamos la carne, se achicó el estómago y aumentó el tamaño del cerebro. Opino que hay que incluir todos los tipos de alimentos, sin evitar ninguno.

    ResponderEliminar
  2. @ anónimo: entiendo que este artículo no va en contra del consumo de carne, sino del consumo excesivo que hacemos en los paises occidentales, porque es una práctica insostenible...

    ResponderEliminar
  3. Yo desde que di el paso hacia el vegetarianismo soy bien bien feliz y me siento físicamente muchísimo mejor. Allá cada cual: todos los datos de salud, de abandono de la crueldad, de cambio climático y aprovechamiento de recursos y de gravísimos problemas sociales apuntan en la misma línea. En un poco más de 1 año he pasado de echar de menos de vez en cuando comer carne a no echarlo de menos PARA NADA y de hecho en darme btt "cosa" comerla. No se por qué la gente se aferra tanto a esa costumbre. Pero lo dicho: allá cada cual, yo soy muy feliz!

    ResponderEliminar