domingo, 10 de julio de 2011

Deportistas millonarios... y no tanto


Cada año aparecen en los periódicos y televisiones informaciones sobre las cifras escandalosas que ganan los deportistas de élite. Es un buen ejemplo para hablar de las diferencias entre los más ricos y los más pobres de este planeta, y para hacer comparaciones como por ejemplo esta: Tiger Woods, el deportista más bien pagado del mundo, en 2010 cobró 90,5 millones de dólares, que son 5.356 veces el sueldo mínimo anual de un trabajador de California, donde nació el jugador de golf.
Pero las diferencias no terminan aquí. También entre los deportistas más bien pagados hay diferencias importantes según el país de donde procedan. En esta tabla, que muestra lo que cobra el deportista más bien pagado de cada país (en la que sólo se tiene en cuenta lo que ganan por competir, no lo que ingresan por publicidad, empresas propias, etc.) encontramos un dato muy curioso: lo que cobran los deportistas de los países pobres. Misdongarde Betoligar, un futbolista de Chad que juega en el FK Metalac de Serbia, es el deportista que cobra más de su país. Cobra 21.500 dólares al año, que al cambio de hoy son 14.900€. Es decir, que prácticamente es un mileurista. Y todavía es más evidente el caso de Santosh Sahukhala, un futbolista de Nepal que juega en un equipo de su país y que, aún con ser el deportista nepalés mejor pagado del mundo, gana 5.842€ al año. No son, precisamente, millonarios, y cuando los comparamos con sus colegas occidentales las diferencias son gigantescas. Pero... ¿y si los comparamos con el resto de ciudadanos de su país? En Nepal, el salario mínimo anual es de 55.200 rupias nepalesas, que al cambio de hoy son 531€. Y un trabajador cualificado gana 59.400 rupias, unos 572€ anuales.
Las diferencias entre los salarios de los países ricos y los de los países pobres son evidentes, pero en todas partes existe una desproporción entre lo que cobran los deportistas de élite y lo que gana, por ejemplo, un maestro de escuela. Quizás aquí es donde tenemos el problema.

Fuentes:

  1. Tiger Woods: http://en.wikipedia.org/wiki/Tiger_Woods
  2. El salario mínimo en California: http://www.dol.gov/whd/minwage/america.htm#California
  3. El deportista más bien pagado de cada país (sólo se tiene en cuenta lo que ganan por competir, no el dinero de publicidad, etc.)  http://sports.espn.go.com/espn/news/story?id=6391145
  4. Salario mínimo en Nepal: http://www.minimum-wage.org/international/en/Nepal
 

domingo, 3 de julio de 2011

Embajadores de buena voluntad


Hay que reconocerlo: a veces da un poco de rabia ver a algún famoso de Hollywood visitando un campo de refugiados o un hospital del Tercer Mundo como embajador de buena voluntad de algún organismo internacional, sobre todo cuando no hace mucho lo hemos visto comprándose un castillo en el sur de Francia o gastándose lo que ganaremos en toda nuestra vida en una fiesta en una isla tropical. En cierto modo, nos recuerda los discursos que dan las ganadoras de concursos de belleza en los que dicen que utilizarán el premio para traer la paz al mundo.
Naturalmente, es absolutamente legítimo sentir este punto de indignación ante un acto que nos parece absolutamente hipócrita y que a menudo no responde más que a la necesidad de limpiar la consciencia o, sencillamente, hacer marketing personal. Pero también es cierto que estos embajadores de buena voluntad tienen su rol en la tarea más importante de nuestro siglo: cambiar las mentalidades para hacer posible un mundo mejor. Cuando, hace unos días, Angelina Jolie (embajadora de buena voluntad del ACNUR, la agencia de la ONU que vela por los refugiados) visitó la frontera entre Turquía y Siria para interesarse por los que huyen de la represión del régimen de Bashar Al Assad, medio mundo vio a la actriz en la primera página de los periódicos y en los informativos de televisión y algunos oyeron por primera vez que en Siria hay protestas en las calles y que el ejército dispara a los ciudadanos que se manifiestan. Algunos, incluso, oyeron por primera vez que existe un país que se llama Siria que tiene un presidente que se llama Bashar Al Assad. Y no sólo los lectores de periódicos: las revistas y programas del corazón, esos días, también hablaron de Siria y de la represión. Quizás nuestros prejuicios (¡¿quién no los tiene?!) no nos dejan valorar la parte positiva de la figura del embajador de buena voluntad. Para poder hacerlo, lo mejor es que empecemos con cuatro datos: ¿quiénes son y qué hacen, los embajadores de buena voluntad?
De embajadores de buena voluntad hay centenares, aunque algunos son más conocidos. Son personas célebres (sobre todo del mundo del cine, el deporte y la música, pero también escritores, científicos y activistas) que dedican parte de su tiempo a apoyar las campañas de organizaciones internacionales y a dar visibilidad a temas que, si no fuera por ellos, no aparecerían nunca en los medios de comunicación. Como mínimo, no con la frecuencia e importancia con la que, gracias a su labor, aparecen actualmente. También tienen un rol importante presionando a los gobiernos para que escuchen los puntos de vista de las organizaciones que representan.
Muchas ONG y organizaciones internacionales tiene embajadores de buena voluntad. Los más conocidos son los que pertenecen a los distintos organismos de la ONU: el ACNUR (Angelina Jolie, Barbara Hendricks, Jesús Vázquez o Giorgio Armani, entre otros), la OMS (Jet Li o la Orquestra Filarmónica de Viena), la UNESCO (Kitín Muñóz, Wole Soyinka o Bahia Hariri), UNICEF (David Beckam, Mia Farrow, Orlando Bloom, Leo Messi o Shakira), etc. La Unión Europea, el Lions Club, la Unión Africana o el Comité Olímpico Internacional también tienen embajadores de buena voluntad, así como asociaciones como el Global Peace Index. Incluso los tienen algunas universidades, ciudades y países. La lista completa de embajadores de buena voluntad de los organismos asociados a la ONU es esta.
Para dar a conocer lo que pasa en el mundo y las personas y organizaciones que trabajan para cambiarlo toda colaboración es bienvenida. Con todos los peros que se quiera, naturalmente.

Fuentes:

  1. Las mansiones de Angelina Jolie, embajadora de buena voluntad del ACNUR: http://www.labotana.com/index.php/fotogalerias/item/4713/asInline
  2. El nivel al que nos tienen acostumbrados las miss: http://www.youtube.com/watch?v=OS_fvUiJ7LI&feature=related
  3. Embajadores de buena voluntad del ACNUR: http://www.acnur.org/t3/el-acnur/embajadores-de-buena-voluntad/
  4. Embajadores de buena voluntad de la OMS: http://www.who.int/goodwill_ambassadors/es/index.html
  5. Embajadores de buena voluntad de la UNESCO: http://portal.unesco.org/culture/es/ev.php-URL_ID=37151&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
  6. Embajadores de buena voluntad de la UNICEF: http://www.unicef.org/spanish/people/people_ambassadors.html
  7. Artículo de Dando Datos sobre el Global Peace Index: http://www.dandodatos.com/2011/06/se-puede-medir-la-paz.html
  8. Embajadores de buena voluntad del todos los organismos de la ONU: http://www.goodwillembassy.org/goodwillambass.html