domingo, 30 de octubre de 2011

El ciberactivismo y la Twitter revolution


Durante la serie de revueltas en los países del Magreb y Oriente medio que empezó con la inmolación de Mohamed Bouazizi en Túnez en diciembre de 2010 y que conocemos como la Primavera Árabe, las nuevas tecnologías tuvieron un papel fundamental. Los historiadores del futuro juzgarán cuál fue exactamente este papel y si fue determinante o no, pero en todo caso es evidente que buena parte de las movilizaciones se canalizaron a través de Twitter, Facebook y los blogs personales de un montón de activistas. No era la primera vez, ni mucho menos, que Internet, las redes sociales y los teléfonos móviles aparecen en las manifestaciones populares: ya habían aparecido durante las revueltas del 2009 posteriores a las elecciones presidenciales en Irán o las elecciones parlamentarias de Moldavia, durante las revueltas del mismo año en Sinkiang, en el oeste de China o incluso, por poner un caso más cercano, durante las manifestaciones de indignación contra la manipulación informativa posterior a los atentados del 2004 en Madrid, que fueron convocadas y seguidas por sms y que, sin este canal de comunicación, probablemente no habrían tenido tanta importancia. Pero ha sido durante las revueltas árabes que la sociedad ha tomado conciencia del papel fundamental que pueden jugar estas herramientas en el mundo del activismo.
Entre los teóricos del tema no hay consenso sobre si realmente estas herramientas juegan un papel tan importante como dicen los ciberutópicos o por el contrario, como sostienen los ciberescépticos, todo esto se ha magnificado mucho. Es un debate que durará años y que dará de comer a los sociólogos y politólogos del futuro. Pero una cosa sí que está clara: las nuevas tecnologías cada vez están más presentes en los movimientos sociales y tienen un papel más activo en cualquier tipo de activismo.
Y no sólo en los grandes acontecimientos históricos (lo que el profesor Evgeny Morozov, uno de los ciberescépticos más influyentes, bautizó como "revueltas Twitter" en un famoso artículo en su blog). En el mundo hay miles de ciberactivistas que usan las herramientas informáticas para hacer llegar su mensaje, coordinar campañas o, simplemente, mantenerse en contacto con otros activistas. Este tipo de activistas existen en todas partes, pero donde toman más importancia es en los países donde la represión contra la libertad de expresión es mayor y donde los derechos democráticos están más cuestionados. Cuando el ejército o la policía impiden a los manifestantes salir a la calle, siempre les queda la otra plaza pública: Internet. Un ejemplo muy claro es el de Arabia Saudí, donde la mayor parte de bloggers son mujeres que no tienen otra forma para expresarse, como se lee en un informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Naturalmente, la represión contra los ciberactivistas, aunque a menudo son más difíciles de cazar que los activistas "analógicos", también es cada vez mayor. Según las estimaciones de RSF, en lo que llevamos de año 123 ciberactivistas han sido encarcelados, 70 de los cuales en China. El siguiente país con más internautas presos es Irán con 20, seguido de Vietnam con 17 y Siria con 4. El crecimiento del ciberactivismo (y de la represión) puede verse claramente en este dato: 109 internautas fueron encarcelados en 2010 contra los 123 de este año, y en 2009 fueron 83, 58 en 2008, 50 en 2007... Crece la fuerza del ciberactivismo y también la censura y la represión. Las autoridades saudís, por ejemplo, admiten tener bloqueadas 400.000 páginas web, entre las cuales hay muchas plataformas de blogs. China tiene un ejército de 40.000 censores que se dedican a rastrear la red buscando cualquier acto de disidencia para bloquearlo. En el mundo, uno de cada tres internautas no tiene acceso libre a la red, según datos de RSF.
Pero Internet es un campo muy grande y muy difícil de vallar, y por eso los censores, cada vez más, prefieren manipular los contenidos que simplemente cortar la conexión o bloquear una web. Muchos gobiernos tienen equipos de agentes que se dedican a enterrar los mensajes negativos contra el régimen que hay en la red con miles de mensajes positivos presumiblemente escritos por otros ciudadanos. Probablemente, este será el camino de la censura y la represión en el futuro, porque ha quedado claro que la censura pura y dura es ineficiente: los ciberactivistas siempre encontrarán un agujero para colarse. Si os interesa lo que se cuece en el mundo, buscad en blogs y redes sociales. Y para empezar, podéis echar un vistazo a nuestro Twitter!

Fuentes:

  1. La primavera árabe: http://www.alianzaeditorial.es/cgigeneral/newFichaProducto.pl?obrcod=2907372&id_sello_editorial_web=34&id_sello_VisualizarDatos=34
  2. Una buena manera de introducirse en la blogosfera de los países del Magreb y Oriente medio es el blog de la periodista Lali Sandiumenge Guerreros del Teclado: http://sajafia.blogspot.com (del (2007 a la Primavera Árabe) y http://blogs.lavanguardia.com/guerreros-del-teclado/ (los últimos meses)
  3. El debate entre ciberutópicos y ciberescépticos: http://www.lanacion.com.ar/1356884-ciberutopicos-v-ciberescepticos
  4. El post sobre la revuelta en Moldavia en el que se acuñó el término "revuelta twitter": http://neteffect.foreignpolicy.com/posts/2009/04/07/moldovas_twitter_revolution
  5. Informe Enemigos de Internet 2011 de Reporteros Sin Fronteras (RSF): files.rsf-es.org/200000877-dcb20ddac0/RSF_ENEMIGOS_DE_INTERNET_2011.pdf
  6. El barómetro de la libertad de prensa 2011 de RSF: http://es.rsf.org/
  7. Un artículo de Dando datos sobre la censura en Internet: http://www.dandodatos.com/2010/10/la-censura-en-internet.html
  8. Artículo en el periódico Liberation (21/08/2011) sobre la censura en Internet en China: http://www.liberation.fr/monde/01012357064-pekin-s-acharne-contre-les-microblogs
  9. El Twitter de Dando datos:  https://twitter.com/#!/DandoDatos
  10. Artículo de Manuel Castells sobre las implicaciones políticas de estos movimientos:  http://www.lavanguardia.com/politica/20111022/54234096793/movimiento-y-politica.html
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario