miércoles, 28 de diciembre de 2011

El otro presupuesto de la Casa del Rey


Hoy, 28 de diciembre de 2011, la Casa del Rey ha hecho público el desglose de su presupuesto. Aunque era una petición recurrente, a diferencia de la mayoría de monarquías europeas desde 1979 la Casa del Rey no se había tomado la molestia de darlo a conocer.
Pero no basta. Y no porque no apreciemos el gesto, necesario en cualquier democracia, de favorecer la transparencia y permitir a los ciudadanos la posibilidad de fiscalizar los gastos de sus representantes hechos con dinero público, sino porque una parte importante del presupuesto de la Casa del Rey permanece oculta. Ya lo decíamos en un post anterior: aunque la partida de los presupuestos generales del Estado destinada a la Casa del Rey es de 8.434.280 euros, el total real asciende a unos 25 millones de euros. Y eso porque muchas partidas se ocultan en otros presupuestos. El gobierno nunca ha desglosado estas partidas, y por lo tanto la cifra final sigue siendo un misterio, pero para que os hagáis una idea os ofrecemos una pequeña lista de algunas partidas que no se incluyen en los 8 millones de euros del presupuesto de la Casa del Rey y que el senador Iñaki Anasagasti se ha entretenido en recopilar:

- Seguridad (a cargo de Interior)
- Desplazamientos (a cargo de Interior)
- Viajes en avión (a cargo de Defensa)
- Escoltas de los hijos (a cargo de Defensa)
- Coches: Rolls, Mercedes, Audis, etc. (a cargo de Fomento)
- Choferes (a cargo de Fomento)
- Palacios: Zarzuela, Oriente, la Granja de San Ildefonso, Marivent, el palacio del príncipe, etc. + mantenimiento, luz, gas, agua, teléfono, jardineros, servicio, etc. (a cargo de Patrimonio)
- Viajes fuera de España oficiales y no oficiales (a cargo de Exteriores)
- Personal de la secretaría general de la Casa (a cargo de Presidencia)

El documento con el que la Casa del Rey ha hecho público este desglose habla de transparencia y austeridad. Pero el presupuesto sigue siendo poco transparente y, evidentemente, poco austero. Quizás ha llegado el momento de exigir al rey que cumpla con lo que predica.

Fuentes:

  1. Desglose del presupuesto de la Casa del Rey de 2011: http://imagenes.publico-estaticos.es/resources/archivos/2011/12/28/1325074553154Desglose%20presupuestario.pdf
  2. Post de Dando datos sobre la parte oculta del presupuesto: http://www.dandodatos.com/2010/07/cual-es-el-presupuesto-de-la-casa-del.html
  3. La lista recopilada por Iñaki Anasagasti la hemos sacado de su libro Una monarquía protegida por la censura, editado por Foca: http://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/2009/06/la-censura-al-libro.html   
   

lunes, 19 de diciembre de 2011

Campos de concentración en Corea del Norte


En julio de 1977 Kang Chol Hwan, un niño de nueve años, fue detenido junto con el resto de su familia porque su abuelo no se había mostrado suficientemente entusiasta con el régimen de Kim Il Sung, el dictador vitalicio de Corea del Norte. El abuelo, por lo que parece, tampoco es que se opusiera: había viajado unos años antes desde Japón con toda su familia para vivir la revolución norcoreana y había dado su fortuna al partido, pero parece que eso no fue suficiente.
Kang y su familia pasaron diez años en el campo de concentración de Yodok como "familiares de un delincuente", y años más tarde, cuando consiguió huir del país y llegó a Corea del Sur después de un largo periplo por la China, describió su paso por el campo de concentración de Yodok en el libro Los acuarios de Pyongyang, el primer testimonio de un campo de concentración norcoreano que se publica en Europa. El libro es un ejemplo más de esta literatura del horror que nos ha permitido conocer cómo eran los campos de concentración nazis, los gulags soviéticos o los campos de concentración del franquismo, entre otros. El autor sufre el hambre y el frio, sobrevive comiendo ratas e insectos, lo obligan a presenciar ejecuciones y ve como un profesor mata a golpes a otro niño porque ha osado contestarle. Y lo más horrible es que Yodok no es el peor campo de concentración del régimen. Kang, cuando se refiere al resto de campos del país (Amnistía Internacional ha localizado seis pero nadie sabe cuántos hay), afirma: "Siento un cierto escrúpulo por quejarme públicamente de la vida que llevé en Yodok. Escrúpulo, sí, porque Yodok no es el campo más duro de Corea del Norte. Los hay mucho peores, envueltos en tal capa de misterio que durante mucho tiempo ha sido imposible hablar de ellos con precisión".
Además, existe una diferencia entre los campos norcoreanos y los gulags soviéticos o los campos de concentración nazis: los de Corea del Norte todavía hoy están llenos de gente. Se calcula que en Corea del Norte, con una población de 24 millones de personas, hay entre 150.000 y 200.000 encerradas en los campos de concentración por motivos políticos. Algunos de ellos son disidentes; otros, como en el caso de Kang, ni siquiera eso, aunque el régimen los considera como tales. Muchos, sencillamente han cometido el crimen de ser familiares de un preso.
Desde hace años, organizaciones como Amnistía están luchando para dar a  conocer estos campos y para hacer presión sobre el régimen de Kim Jong Un (nieto de Kim Il Sung e hijo de Kim Jong Il, que acaba de morir el pasado 17 de diciembre) para que cierre los campos y libere los presos. Si quieres ayudar a hacer presión, firma esta petición. Campos como los de Yodok, el de Senghori o el de Guantánamo son una vergüenza para nuestra especie.

Fuentes:

  1. Kang Chol Hwan: http://es.wikipedia.org/wiki/Kang_Chol-Hwan
  2. Los acuarios de Pyongyang, el libro de Kang Chol Hwan sobre su estancia en el campo de Yodok: http://www.todostuslibros.com/libros/los-acuarios-de-pyongyang_978-84-931457-8-1
  3. Campaña de recogida de firmas de Amnistía para cerrar el campo de concentración de Yodok: http://web.es.amnesty.org/enportada/campo-penitenciario-yodok.php
 
     
     
      

domingo, 11 de diciembre de 2011

Un barco para explorar los confines de la ética


La historia de la conquista y exploración de los océanos es, de hecho, la historia de una larga lista de barcos míticos. Pero, de los barcos de esta lista, no todos tienen el mismo valor. Muchos de ellos son conocidos en todo el mundo y muy celebrados en los países de origen de sus navegantes pero no significaron, precisamente, un avance para la humanidad. Son barcos usados para conquistar otros pueblos, para saquear riquezas naturales y para colonizar nuevos territorios. Sólo hace falta preguntar a los indios caribes por la Santa María, a los indígenas de Nueva Inglaterra por el Mayflower o, sin necesidad de ir tan lejos, a los pescadores de las costas del mar Rojo por el Alakrana. Pero en esta lista también hay barcos que, por su contribución a la historia del conocimiento, merecen un puesto de honor: el Beagle en el que viajaba Charles Darwin, el Fram del explorador polar Fridtjof Nansen o el Calypso del comandante Jacques-Yves Cousteau.
Hoy, aprovechando la celebración del cuarenta aniversario de Greenpeace, os queremos hablar de otro de estos barcos míticos: el Rainbow Warrior. Con este nombre han navegado por los mares y océanos de todo el mundo tres barcos de la organización Greenpeace dedicados al estudio del impacto que el ser humano lleva a cabo irresponsablemente sobre el medioambiente. Pero a diferencia de otros barcos científicos, el Rainbow Warrior no se ha limitado a constatar y documentar los delitos ambientales, sino que se ha implicado intentado parar algunas de las barbaridades que nuestra especie ha practicado en los océanos. Algunas de sus acciones son muy conocidas, como el asedio a los barcos que cazan ballenas indiscriminadamente y hasta el exterminio de la especie, la denuncia de los vertidos de petróleo (accidentales o no) o el intento de boicotear pruebas nucleares en mar abierto. Otras, como los estudios para demostrar el impacto de la pesca de arrastre en Nueva Zelanda o el retroceso de los glaciares noruegos no son tan mediáticas pero han tenido un papel importantísimo en la lucha para proteger estos ecosistemas.
Pero, como hemos dicho al principio, no es un solo barco sino tres los que han llevado este nombre sin coincidir nunca en el tiempo, y esto ha sido posible gracias a la inestimable ayuda del gobierno francés. La historia es bastante conocida y vergonzosa. En 1978 Greenpeace compró el primer barco, construido por el ministerio británico como barco de investigación en 1955 y que posteriormente había servido para pescar en el mar del Norte. Durante ocho años, el Raibow Warrior, que toma el nombre de una leyenda de los pueblos indígenas de Norteamérica que, en esos años, estaba muy extendida en las organizaciones ecologistas, participó en muchas campañas ambientalistas alrededor del mundo. En 1985, el barco tenía la intención de entrar en aguas territoriales francesas para impedir las pruebas nucleares que el gobierno francés quería llevar a cabo en el atolón de Mururoa, en la Polinesia. Esperaba anclado en Nueva Zelanda, pero no llegó a salir del puerto: agentes de la Dirección General de la Seguridad Exterior, la agencia de inteligencia francesa, pusieron una bomba en el barco y lo hundieron. Un fotógrafo de la expedición, Fernando Pereira, murió en el que sería el primer atentado terrorista de la historia de Nueva Zelanda. La atribución a los servicios secretos franceses no tiene nada de paranoia conspiracionista: han sido juzgados por la justicia neozelandesa y los nombres y apellidos de los agentes implicados son conocidos y aparecen en los libros de historia.
El barco se pudo reflotar, pero era imposible repararlo y lo hundieron en las islas Cavalli para que sirviera como santuario de vida marítima. Y cuatro años más tarde, en 1989, Greenpeace compró otro barco al que dieron el nombre de Rainbow Warrior II y que estuvo en activo hasta el 2011, que pasó a manos de la ONG Friendship para ser usado como barco hospital. Estos días ha tenido lugar la botadura del Rainbow Warrior III, que empieza su viaje con una "gira de presentación" que coincide con el cuadragésimo aniversario de Greenpeace. Si tenéis curiosidad por conocer este barco os podéis acercar al puerto de Barcelona, donde el Rainbow Warrior llegará el día 14 de diciembre y se podrá visitar hasta el 19. Si no vivís por aquí, podéis buscar en la web de Greenpeace cuál será la próxima parada...
Si lo visitáis os daréis cuenta de una cosa: no es un barco inmenso ni espectacular, pero es un gigante por lo que representa: es un símbolo del nuevo paso hacia delante que debe hacer nuestra especie. Ya no nos podemos conformar con saber lo que pasa en el mundo, hay que hacer algo.


Fuentes:
Santa María: http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Mar%C3%ADa_%28nao%29
Mayflower: http://es.wikipedia.org/wiki/Mayflower
Alakrana: http://es.wikipedia.org/wiki/Alakrana
Beagle: http://es.wikipedia.org/wiki/HMS_Beagle
Fram: http://es.wikipedia.org/wiki/Fram_%281892%29
Calypso: http://es.wikipedia.org/wiki/Calypso_%28barco%29
Los 40 años de Greenpeace: http://www.greenpeace.org/espana/es/Por-dentro/40-anos-de-Greenpeace/?utm_source=newsletter-interessados&utm_medium=email&utm_term=ImagenOpen&utm_content=Cuarentones+pero+guerreros&utm_campaign=Rainbow#inicio
El(los) Rainbow Warrior: http://es.wikipedia.org/wiki/Rainbow_Warrior_%28desambiguaci%C3%B3n%29
El hundimiento del Rainbow Warrior I: http://www.greenpeace.org/espana/es/news/100708/
Fernando Pereira, el fotógrafo de Greenpeace asesinado por los servicios secretos franceses: http://www.lainsignia.org/2005/julio/ecol_001.htm
   
   
   
   

domingo, 4 de diciembre de 2011

La contaminación lumínica


La contaminación lumínica es la emisión de luz artificial nocturna en intensidades, direcciones, horarios o rangos espectrales innecesarios para la función que se le pide. Es decir, iluminar más de lo necesario. Puede parecer un problema menor comparado con otros tipos de contaminación, pero basta con ver esta foto del norte de Italia hecha desde la Estación Espacial Internacional (ISS) para entender que es un problema importante. Si todavía os queda alguna duda, miraros este espectacular vídeo hecho también desde la ISS que muestra el planeta entero de noche.
¿Qué hay de malo en la contaminación lumínica? Después de milenios de vivir casi a oscuras, el control de la electricidad nos ha permitido tener tanta luz como queramos y más, incluso hasta el punto que mucha gente se queja de que las ciudades están mal iluminadas, sobre todo en países de nuevos ricos como el nuestro: desde hace años, las secciones de cartas al director de los periódicos barceloneses están llenos de quejas contra una "iluminación insuficiente" de las calles de la ciudad. El problema es que no tenemos en cuenta las consecuencias de esta sobreiluminación. Echemos un vistazo.
En primer lugar tenemos la agresión a los ecosistemas nocturnos: la contaminación lumínica dificulta el reposo de la fauna diurna, impide las estrategias de camuflaje y reproducción de las especies nocturnas y rompe las relaciones entre cazador y presa. En segundo lugar, la luz excesiva provoca la pérdida del cielo estrellado, que actualmente está tan amenazado que se estudia que la Unesco lo declare Patrimonio de la Humanidad para intentar protegerlo. Si alguno de vosotros ha visto alguna vez el cielo nocturno en mitad del desierto sabrá de lo que hablamos: no tiene nada que ver con lo que hagamos visto antes, es una experiencia impresionante. Actualmente existe una campaña internacional por el derecho a observar las estrellas llamada Iniciativa Starlight 2007 que ya ha conseguido el apoyo de algunos gobiernos y organismos internacionales.
A los que no os convenzan estas razones ambientales, tenemos otras más prosaicas y contundentes. La iluminación que se escapa hacia el cielo y que nadie aprovecha nos cuesta una fortuna. En Cataluña, donde sólo vive uno de cada mil habitantes del planeta y tiene una sola área urbana de más de un millón de habitantes dedicamos cada año 30 millones de euros a iluminar las nubes. Podéis hacer números de lo que supone a nivel planetario. En época de recortes sociales hay que contextualizar el dato: 30 millones es más de lo que nos hemos "ahorrado" recortando la cooperación internacional del Gobierno catalán, que ha pasado de 49 millones de euros en 2010 a 22 millones en 2011.
Y no sólo estamos tirando dinero, también tiramos energía. En Alemania, en 1998 se calculó que la energía que el país destinaba a iluminar las nubes era equivalente a la energía producida por un reactor nuclear pequeño. ¡Y eso que Alemania es uno de los países ricos más eficientemente iluminados del mundo! Y si lo calculamos en energía fósil, la cifra también asusta: según el Departamento de Medioambiente de la Generalitat, la luz despilfarrada en Cataluña supone la quema de 14.000 toneladas de petróleo y la emisión a la atmosfera de 50.000 toneladas de CO2. ¿Cómo para pensárselo, no?
¿Qué se puede hacer para acabar con este despilfarro de dinero y energía y, de paso, para dejar en paz a la fauna nocturna, astrónomos y poetas incluidos? Básicamente, priorizar la iluminación de arriba hacia abajo (no necesitamos ver las nubes cuando conducimos o vamos por la calle), usar bombillas de bajo consumo y tener el suficiente sentido común como para entender que no hace falta que, de noche, tengamos tanta luz como de día.
 
Fuentes:
  1. Imagen del norte de Italia desde la Estación Espacial Internacional donde se ve claramente el nivel de contaminación lumínica: http://twitpic.com/76n28p
  2. Una foto de la península ibérica desde la ISS: http://twitpic.com/7rugqs
  3. Un espectacular vídeo de nuestro planeta visto desde un satélite donde se puede apreciar la contaminación lumínica: http://www.youtube.com/watch?v=mqicgKpqVUk
  4. Página web de la Iniciativa Starlight: http://starlight2007.net/  
  5. Los datos sobre contaminación los hemos sacado de Cel Fosc, una de les asociaciones más activas contra la contaminación lumínica: http://www.celfosc.org
  6. Cielo Oscuro, el web sobre contaminación lumínica de la Sociedad Astronómica Granadina: http://astrogranada.org/cieloscuro/principal_cielo_oscuro.htm
  7. Web de IDA, International Dark-Sky Association:  http://www.darksky.org/
  8. Los recortes en cooperación internacional: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cooperacion/causa/perdida/elpepisoc/20111122elpepisoc_1/Tes