domingo, 29 de abril de 2012

Algunos datos sobre la economía sumergida en España


La economía sumergida es el conjunto de actividades económicas que no pasan por control fiscal y que, por lo tanto, no pagan impuestos. Aquí hay que contar tanto las actividades legales que evaden impuestos como las ilegales, que naturalmente se llevan a cabo clandestinamente. Y precisamente porque estas actividades no se registran en ningún sitio, son difíciles de cuantificar, y ni el Ministerio de Economía, ni el de Hacienda, ni la Agencia Tributaria tienen cifras oficiales. Aún así, universidades, ministerios, bancos, agencias estatales, institutos de estudios económicos y sociales o comisiones de la UE publican continuamente sus estimaciones sobre lo que supone este tipo de fraude.
En julio del 2008, justo antes de que explotara la burbuja inmobiliaria y empezara la crisis actual, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) publicó un informe muy interesante en el que se intentaba poner un poco de orden al baile de cifras sobre la economía sumergida española. Del informe, queremos destacar dos datos principales.
El primero es que, de las 4.017 personas que en 2004 tenían un patrimonio de más de 10 millones de euros, sólo 727 lo declaraban. El resto, 3.290, no lo hacían. O sea, el 82%. Esto no significa que la economía sumergida sea sólo cosa de las grandes fortunas, naturalmente. De hecho, es un tipo de fraude absolutamente transversal: lo practican desde los millonarios que desvían su dinero a paraísos fiscales hasta los microeuristas que trabajan en negro o que manipulan facturas para no declarar todo lo que ingresan.
El segundo dato importante es la estimación de lo que supone la economía sumergida sobre el total del PIB español. Los datos van desde el 20% que da el Ministerio de Trabajo (año 2004) hasta el 25% del Instituto de Crédito Oficial (ICO) del año 2005. En medio, un estudio de la Comisión Europea que la sitúa en el 22% (año 2002), sólo superada por Grecia, con un 30%. Muy lejos del 2% de Holanda o el 1,5% de Austria. Según esta estimación, la economía sumergida en España tiene un volumen de 241.46 millones de euros. Para hacernos una idea: es 2.500 veces lo que se recortará en educación en Extremadura el próximo año.
¿Os imagináis lo que se podría hacer si este dinero, que representa entre una cuarta y una quinta parte del PIB, se declarase y pagase los impuestos correspondientes?

Fuentes:
La evasión fiscal: http://www.paraisos-fiscales.info/evasion-de-impuestos.html
GESTHA, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda: http://gestha.es/?seccion=actualidad&num=176
Estimación de la economía sumergida según GESTHA: http://www.gestha.es/archivos/informacion/monograficos/gestha_ucm/2008/ponencia-el-escorial-julio2008.pdf
Los recortes en educación en Extremadura: http://www.hoy.es/20120423/local/plataforma-educacion-publica-estima-201204231252.html
    
    
    
    

domingo, 22 de abril de 2012

La agonía de los rinocerontes


Gracias a una caída accidental del que posiblemente será el último representante de la monarquía española, la caza de elefantes ha ocupado las primeras páginas de todos los periódicos del país. Este pequeño incidente ha permitido a miles de personas hacerse una idea de la precaria salud de este mamífero gigante y de la lucha de algunas organizaciones para recuperar la especie y conseguir que deje de incluirse en la lista roja de especies amenazadas. Gracias al resbalón del rey, sabemos que en el mundo hay entre 470.000 y 690.000 elefantes africanos.
Pero el elefante no es el único gran mamífero amenazado; la mayoría de los grandes simios y de los grandes felinos, por ejemplo, tendrán dificultades para evitar la extinción en los próximos decenios. Actualmente quedan poco más de 3.000 tigres en libertad (y unos 20.000 en cautividad), y del orangután de Sumatra sólo quedan 7.000 y prácticamente han perdido su hábitat original, la selva lluviosa.
Hoy hablaremos de otro gran mamífero amenazado que, si nadie lo remedia pronto, desaparecerá de nuestro planeta en los próximos años: el rinoceronte. De la familia de los rinocerontes, que tiene más de 30 millones de años, sólo quedan cinco especies, dos africanas y tres asiáticas:
El rinoceronte blanco, el animal terrestre más grande del mundo después del elefante. Quedan 20.160 en libertad, y aunque son muy pocos es, de lejos, la especie de rinoceronte más abundante. En 1885 sólo quedaban una veintena de individuos, y por eso tienen muchos problemas de consanguinidad.
El rinoceronte negro, que tiene dos cuernos sobre el morro y que aunque parezca extraño es gris, como el rinoceronte blanco. Y si los dos son de color gris, ¿por qué estos nombres? Pues porque los colonos holandeses llamaban "wijde", que significa ancho, al rinoceronte blanco (que es más grande), y los colonos ingleses tradujeron "wijde" por "white" y se quedaron tan anchos. Y al otro, para diferenciarlo, lo llamaron negro. De esta especie quedan sólo 4.880 individuos, y está en peligro crítico de extinción.
El rinoceronte indio, del que sólo quedan 2.700 ejemplares y que se encuentra protegido en el norte de India y en Nepal. En 1515 unos aventureros trajeron a Europa un ejemplar de este rinoceronte para regalarlo al Papa, que lo quería hacer luchar a muerte contra un elefante (parece que la obsesión de las familias aristocráticas europeas por asesinar grandes mamíferos viene de lejos). Finalmente, después de pasar por Lisboa, el barco que transportaba al animal se hundió delante de la costa italiana y el Papa se quedó sin espectáculo. El pintor Albrecht Dürer hizo un dibujo muy famoso basándose en los de dibujos de gente que había visto personalmente al rinoceronte en Portugal. Si os fijáis bien en el dibujo y lo comparáis con una fotografía de un rinoceronte indio, notaréis que el pintor añadió un segundo cuerno en el lomo. ¿Por qué? Pues porque los europeos cultos habían leído en la Historia Natural de Plinio que el rinoceronte tiene dos cuernos, y Plinio no podía equivocarse. Lo que no sabían es que el escritor latino sólo conocía las dos especies africanas, que sí que tienen dos cuernos...
El rinoceronte de Sumatra, muy castigado por los cazadores furtivos, del que sólo han dejado entre 150 y 250 ejemplares. Es la especie más primitiva de las cinco, y por su aspecto nos podemos hacer una idea de cómo eran los antepasados de la familia.
El rinoceronte de Java, del que sólo quedan unos 30 ejemplares, y que habita esta isla de Indonesia. Hasta hace poco también había algunos ejemplares en Vietnam, pero los cazadores furtivos mataron el último en 2010. Actualmente es el más escaso de los grandes mamíferos.
Si sumamos todos los ejemplares de las cinco especies veremos que sólo quedan 28.000 rinocerontes. Una cifra que no permite tener muchas esperanzas. Y menos aún si tenemos en cuenta que es un animal que casi nunca se reproduce en cautividad y que, cuando está en libertad, es perseguido incansablemente por los cazadores furtivos, que los matan, les cortan los cuernos y los mandan a China y sobre todo a Vietnam para hacer ungüentos supuestamente milagrosos. La estúpida historia de un alto funcionario vietnamita al que se le curó un cáncer gracias a un medicamento hecho con cuerno de rinoceronte ha multiplicado la demanda de este producto: en 2011 se importó a Vietnam una tonelada de cuernos de rinoceronte. Naturalmente no sirve para curar nada, pero la fe en un tratamiento (sobre todo si es muy caro y difícil de conseguir) tiene efectos muy poderosos en el bienestar del paciente. Y mientras tanto, sólo en la República de Sudáfrica cada 18 horas es asesinado un rinoceronte...
Un último dato para entender el problema de la caza furtiva de rinocerontes: desde 2006, 22 furtivos han muerto en tiroteos con los forestales y 200 han sido detenidos. Pero esto no les ha detenido, porque por un cuerno de rinoceronte blanco de 3,5 kg se pueden llegar a pagar 270.000 euros en el mercado negro.

Fuentes:

  1. El elefante africano (Loxodonta africana) en la lista roja de especies amenazadas de la IUCN: http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/12392/0
  2. Población del elefante africano: http://www.compromisorse.com/rse/2012/04/17/wwf-trabaja-por-la-conservacion-de-los-elefantes-desde-hace-50-anos/
  3. El tigre (Panthera tigris): http://es.wikipedia.org/wiki/Tigre
  4. El orangután de Sumatra (Pongo abelii): http://es.wikipedia.org/wiki/Pongo_abelii
  5. El rinoceronte blanco (Ceratotherium simum): http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/4185/0
  6. El rinoceronte negro (Diceros bicornis): http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/6557/0
  7. El rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis): http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/19496/0
  8. El dibujo de Dürer: http://imgs.soufun.com/news/2006_10/31/1162271922390.jpeg
  9. El rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis):  http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/6553/0
  10. El rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus): http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/19495/0
  11. Cada 18 horas, un rinoceronte es asesinado en la República de Sudáfrica: http://www.rhinos-irf.org/
  12. Encontrareis mucha información sobre la caza furtiva del rinoceronte en el número de mayo de 2012 de la revista National Geographic: http://www.nationalgeographic.com.es/2012/02/24/guerra_del_rinoceronte.html

   
    
    
    

domingo, 15 de abril de 2012

La fórmula Mohawk, o como desmontar una huelga


Durante el primer tercio del siglo XX, muchas grandes empresas empezaron a contratar a grupos de matones que, armados con cachiporras, aparecían en las huelgas y manifestaciones sindicales y apaleaban a todos los participantes. A menudo también había tiros, y muchos sindicalistas en todo el mundo perdieron la vida, ya sea en medio de las manifestaciones o en algún callejón oscuro. En Barcelona, estas prácticas fueron tan habituales a principios de los años 20 que recibieron el nombre de pistolerismo. Pero fue un fenómeno global, muy extendido en todos los países industrializados.
Naturalmente, es una forma bastante efectiva de disolver manifestaciones y de disuadir a los trabajadores de hacer huelga, pero enseguida se dieron cuenta que no era muy eficiente a largo plazo. En primer lugar, algunos sindicatos y asociaciones anarquistas (como la CNT española) crearon sus propios grupos armados, que llegaron a asesinar al presidente del Gobierno Eduardo Dato en 1921 y a unos cuantos gobernadores civiles. En segundo lugar, la rabia que generaban estas unidades rompehuelgas y el hecho evidente de que estaban conchabados con la policía y el gobierno daba argumentos a los trabajadores para seguir manifestándose, e incluso ayudaba a convencer a algunos indecisos.
Pero entonces alguien tuvo una gran idea. Fue en 1937, durante una huelga del sector del acero en Johnstown, al oeste de Pensilvania. Si en vez de atacar al grueso de los manifestantes con porras y pistolas se atacaba a sus líderes con artículos y discursos, intentando poner en su contra al resto de trabajadores, se conseguiría terminar con las huelgas y manifestaciones y, encima, quedar como los buenos de la película. Es lo que se conoce como fórmula Mohawk.
El razonamiento es muy senzillo. "Nosotros", empresarios, banqueros, parados, trabajadores y amas de casa, tenemos interés en que las empresas funcionen bien, exista empleo, no haya disturbios y todo funcione. "Ellos", los sindicalistas, quieren problemas, provocan disturbios, viven de esto. Por lo tanto, debemos defender todos juntos "nuestros intereses", estar unidos, no caer en las provocaciones. Los huelguistas son subversivos, violentos, antidemocráticos, provocan alborotos, y de alguna forma la gente de bien debemos pararles los pies. El ejecutivo de un gran banco y la persona que le limpia la oficina tienen los mismos intereses, deben luchar juntos contra los antisistema.
Parece un argumento muy chapucero y fácil, pero si lo repites mucho y en todas partes (desde los medios de comunicación, desde las tribunas políticas, desde las aulas, etc.) acaba funcionando. ¡Y muy bien! Tanto, que hoy en día es la fórmula más utilizada para deshacer huelgas y manifestaciones, o como mínimo para evitar que un volumen importante de los ciudadanos participen en ellas, lo cual convierte a los que luchan por los derechos laborales y sociales en una minoría, en "grupitos de antisistemas".
Es muy interesante echar un vistazo a los titulares de los periódicos y a las declaraciones de ciertos políticos o de los representantes de la patronal durante los días previos y posteriores a una huelga. Unos días antes de la huelga general del 29 de marzo estuvimos coleccionando recortes de periódico con declaraciones al estilo Mohawk... y acumulamos algunos centenares. Si alguien tiene interés, basta con que pase unos minutos hojeando las hemerotecas de cualquier periódico. Encontrará desde artículos que hablan del enriquecimiento de los sindicalistas o del hecho que no les descuenten del sueldo el día de huelga, hasta argumentos que atacan las huelgas por las pérdidas económicas que representan (y que recaen en los trabajadores, naturalmente). Y es que, como dice Noam Chomsky, que ha escrito bastante sobre la fórmula Mohawk, "la propaganda es a la democracia lo que las cachiporras al estado totalitario".

Fuentes:


  1. Tres textos de Noam Chomsky sobre la fórmula Mohawk:
  1. El pistolerismo en Barcelona: http://es.wikipedia.org/wiki/Pistolerismo
  2. Eduardo Dato, presidente del gobierno asesinado por los anarquistas: http://es.wikipedia.org/wiki/Eduardo_Dato

    
    
     

lunes, 2 de abril de 2012

Basura espacial


El 4 de octubre de 1957, ya hace 55 años, el Sputnik 1 salía disparado desde Kazajstán y se convertía en el primer satélite artificial de la historia de la humanidad. Un mes más tarde lanzaban el Sputnik 2, con la famosa perra Laika a bordo. Aquel diciembre, los EEUU intentaron alcanzar a la URSS con el satélite Vanguard TV3, pero un accidente impidió que se pusiera en órbita. Aún así, en enero del 58, cuatro meses después del Sputnik 1, el primer satélite norteamericano llegaba al espacio: el Explorer 1. Había empezado la carrera espacial.
La guerra fría y la paranoia belicista de los dos países sirvieron, como mínimo, para catapultar nuestros conocimientos sobre el cosmos y crear una red de satélites que actualmente nos es útil para comunicarnos, prever el tiempo o navegar. Es cierto que también sirven para espiar y para otras finalidades militares, pero podría haber salido peor: no siempre conseguimos sacar algo útil de la estupidez humana y del espíritu bélico.
Desde entonces, el cielo se ha llenado de satélites. Según la UCS (Union of Concerned Scientists), el 1 de enero de 2012 había 994 satélites operativos en el mundo. Estos satélites pertenecen a unos cincuenta países distintos, pero los EEUU son, con diferencia, el país que tiene más: 441. Por detrás, Rusia con 101 y China con 83.
Pero en esta lista no aparecen los centenares de satélites obsoletos que siguen orbitando alrededor del planeta, ni las piezas de estos satélites que, por culpa de su desgaste o de un choque, orbitan sin control por el espacio. Si a estos aparatos les sumamos el resto de objetos que orbitan alrededor nuestro sin ninguna finalidad, tendremos lo que se llama basura espacial.
Así pues, después de 50 años desde la aparición de los primeros residuos espaciales, ya va siendo hora de empezar a buscar soluciones a este nuevo tipo de contaminación. Para empezar, algunas cifras.
Según el CNES, la agencia espacial francesa, como mínimo 34.000 objetos de más de 10 cm han estado observados por los radares y telescopios, de los cuales 13.000 se siguen regularmente y están inventariados. Aparte de estos objetos de más de 10 cm, hay 200.000 de entre 1 y 10 cm y 35 millones de entre 0,1 y 1 cm. De los que son más pequeños que estos, se ha perdido la cuenta. Estos objetos pueden ser pequeñas partículas de pintura, trozos de cohetes y satélites u objetos relacionados con las misiones espaciales (como un guante que perdió el astronauta Edward H. White o una cámara de fotos perdida por el astronauta Michael Collins). Por pequeños que sean, al orbitar a grandes velocidades pueden impactar con los satélites y vehículos espaciales, e incluso pueden caer a la Tierra y hacer daño a alguien. La probabilidad es baja, naturalmente, porque el espacio es muy grande, pero no se puede descartar. El satélite francés CERISE, en 1996, chocó con un trozo de basura espacial y se convirtió en el primer objeto que impacta en el espacio. Desde entonces, otros aparatos, como el telescopio espacial Hubble, han recibido impactos de chatarra espacial. Y en cuanto a la basura que cae del cielo, el primer caso conocido es el de Lottie Williams, una mujer a la que cayó un trozo de chatarra espacial encima... y sobrevivió para contarlo.
Puede parecer una tontería. Así es como se ha considerado hasta ahora: el espacio es demasiado grande como para preocuparnos por la basura que tiramos. Pero cada año se hacen entre 60 y 100 lanzamientos de cohetes y satélites, y cada vez hay más aparatos obsoletos que, al chocar y deshacerse, multiplican el número de piezas que orbitan alrededor de nuestro planeta. Incluso la NASA ya tiene un proyecto para estudiar y buscar medidas para frenar la expansión de este tipo de contaminación.
Al principio de la revolución industrial nadie hacia caso de la contaminación que generaba la industria porque se consideraba que el planeta era infinito y lo podía asumir. Ahora que hemos visto que tenemos un problema con nuestros residuos terrestres ya es tarde para evitar la destrucción de muchos ecosistemas. ¿Nos pasará lo mismo en el espacio o esta vez nos daremos cuenta a tiempo y buscaremos una solución?

Fuentes:
 
  1. Sputnik 1: http://es.wikipedia.org/wiki/Sputnik_1
  2. Sputnik 2: http://es.wikipedia.org/wiki/Sputnik_2
  3. Vanguard TV3: http://es.wikipedia.org/wiki/Vanguard_TV3
  4. Explorer 1: http://es.wikipedia.org/wiki/Explorer_1
  5. Cuántos satélites artificiales hay: http://www.ucsusa.org/nuclear_weapons_and_global_security/space_weapons/technical_issues/ucs-satellite-database.html
  6. El CNES, la agencia espacial francesa: http://www.cnes.fr
  7. Recuento del CNES sobre la basura espacial: http://debris-spatiaux.cnes.fr/english/index_eng.html
  8. El satélite CERISE: http://en.wikipedia.org/wiki/Cerise_%28satellite%29
  9. El caso de Lottie Williams: http://abcnews.go.com/Technology/story?id=98700&page=1#.T2do4dmse3E
  10. Programa de la NASA sobre la basura espacial: http://www.orbitaldebris.jsc.nasa.gov/