lunes, 2 de abril de 2012

Basura espacial


El 4 de octubre de 1957, ya hace 55 años, el Sputnik 1 salía disparado desde Kazajstán y se convertía en el primer satélite artificial de la historia de la humanidad. Un mes más tarde lanzaban el Sputnik 2, con la famosa perra Laika a bordo. Aquel diciembre, los EEUU intentaron alcanzar a la URSS con el satélite Vanguard TV3, pero un accidente impidió que se pusiera en órbita. Aún así, en enero del 58, cuatro meses después del Sputnik 1, el primer satélite norteamericano llegaba al espacio: el Explorer 1. Había empezado la carrera espacial.
La guerra fría y la paranoia belicista de los dos países sirvieron, como mínimo, para catapultar nuestros conocimientos sobre el cosmos y crear una red de satélites que actualmente nos es útil para comunicarnos, prever el tiempo o navegar. Es cierto que también sirven para espiar y para otras finalidades militares, pero podría haber salido peor: no siempre conseguimos sacar algo útil de la estupidez humana y del espíritu bélico.
Desde entonces, el cielo se ha llenado de satélites. Según la UCS (Union of Concerned Scientists), el 1 de enero de 2012 había 994 satélites operativos en el mundo. Estos satélites pertenecen a unos cincuenta países distintos, pero los EEUU son, con diferencia, el país que tiene más: 441. Por detrás, Rusia con 101 y China con 83.
Pero en esta lista no aparecen los centenares de satélites obsoletos que siguen orbitando alrededor del planeta, ni las piezas de estos satélites que, por culpa de su desgaste o de un choque, orbitan sin control por el espacio. Si a estos aparatos les sumamos el resto de objetos que orbitan alrededor nuestro sin ninguna finalidad, tendremos lo que se llama basura espacial.
Así pues, después de 50 años desde la aparición de los primeros residuos espaciales, ya va siendo hora de empezar a buscar soluciones a este nuevo tipo de contaminación. Para empezar, algunas cifras.
Según el CNES, la agencia espacial francesa, como mínimo 34.000 objetos de más de 10 cm han estado observados por los radares y telescopios, de los cuales 13.000 se siguen regularmente y están inventariados. Aparte de estos objetos de más de 10 cm, hay 200.000 de entre 1 y 10 cm y 35 millones de entre 0,1 y 1 cm. De los que son más pequeños que estos, se ha perdido la cuenta. Estos objetos pueden ser pequeñas partículas de pintura, trozos de cohetes y satélites u objetos relacionados con las misiones espaciales (como un guante que perdió el astronauta Edward H. White o una cámara de fotos perdida por el astronauta Michael Collins). Por pequeños que sean, al orbitar a grandes velocidades pueden impactar con los satélites y vehículos espaciales, e incluso pueden caer a la Tierra y hacer daño a alguien. La probabilidad es baja, naturalmente, porque el espacio es muy grande, pero no se puede descartar. El satélite francés CERISE, en 1996, chocó con un trozo de basura espacial y se convirtió en el primer objeto que impacta en el espacio. Desde entonces, otros aparatos, como el telescopio espacial Hubble, han recibido impactos de chatarra espacial. Y en cuanto a la basura que cae del cielo, el primer caso conocido es el de Lottie Williams, una mujer a la que cayó un trozo de chatarra espacial encima... y sobrevivió para contarlo.
Puede parecer una tontería. Así es como se ha considerado hasta ahora: el espacio es demasiado grande como para preocuparnos por la basura que tiramos. Pero cada año se hacen entre 60 y 100 lanzamientos de cohetes y satélites, y cada vez hay más aparatos obsoletos que, al chocar y deshacerse, multiplican el número de piezas que orbitan alrededor de nuestro planeta. Incluso la NASA ya tiene un proyecto para estudiar y buscar medidas para frenar la expansión de este tipo de contaminación.
Al principio de la revolución industrial nadie hacia caso de la contaminación que generaba la industria porque se consideraba que el planeta era infinito y lo podía asumir. Ahora que hemos visto que tenemos un problema con nuestros residuos terrestres ya es tarde para evitar la destrucción de muchos ecosistemas. ¿Nos pasará lo mismo en el espacio o esta vez nos daremos cuenta a tiempo y buscaremos una solución?

Fuentes:
 
  1. Sputnik 1: http://es.wikipedia.org/wiki/Sputnik_1
  2. Sputnik 2: http://es.wikipedia.org/wiki/Sputnik_2
  3. Vanguard TV3: http://es.wikipedia.org/wiki/Vanguard_TV3
  4. Explorer 1: http://es.wikipedia.org/wiki/Explorer_1
  5. Cuántos satélites artificiales hay: http://www.ucsusa.org/nuclear_weapons_and_global_security/space_weapons/technical_issues/ucs-satellite-database.html
  6. El CNES, la agencia espacial francesa: http://www.cnes.fr
  7. Recuento del CNES sobre la basura espacial: http://debris-spatiaux.cnes.fr/english/index_eng.html
  8. El satélite CERISE: http://en.wikipedia.org/wiki/Cerise_%28satellite%29
  9. El caso de Lottie Williams: http://abcnews.go.com/Technology/story?id=98700&page=1#.T2do4dmse3E
  10. Programa de la NASA sobre la basura espacial: http://www.orbitaldebris.jsc.nasa.gov/
     
     
      
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario