domingo, 27 de mayo de 2012

El juego de los malnacidos

Este es nuestro post número 100: ¡ya llevamos casi dos años dando datos sobre temas sociales y ambientales! Para celebrarlo hemos preparado un juego sobre los malnacidos que hacen todavía más difícil la vida en nuestro planeta. Pensamos que hay que conocerlos y saber lo que han hecho; es la mejor forma de evitar que estas cosas vuelvan a suceder.
¡Esperamos que os guste!




Puedes usar el siguiente código para incrustar este juego en tu web:

domingo, 20 de mayo de 2012

Alimentos del más allá


Hace unos meses hablábamos en este blog de la importancia de comer productos de consumo local. No tiene mucho sentido, decíamos, pescar gambas en Escocia, llevarlas a China para pelarlas y envasarlas, y volverlas a traer a Europa para consumirlas. Es una monstruosidad absolutamente insostenible.
Gracias a un estudio hecho por la asociación ecologista Amigos de la Tierra e investigadores de las universidades de Vigo y Sevilla, nos podemos hacer una idea clara de lo que significa exactamente esta monstruosidad. Pongámosle unas cuantas cifras.
Aunque cada vez tenemos más conciencia del problema, nuestros hábitos en este tema son cada vez peor. Entre 1995 y 2007 las importaciones de alimentos en España se han incrementado en un 53%. Actualmente importamos cada año 29.000 millones de quilogramos de alimentos. Un 29 seguido de 9 ceros. ¿No está mal, no? Y esto tiene un coste ambiental: 4,7 millones de toneladas de CO2 emitidas a la atmosfera que ayudan a acelerar el cambio climático.
¿Cómo llegan a España? El 70% llegan en barco y el resto, básicamente, por carretera. También hay alimentos que llegan en tren o avión, pero son porcentajes muy pequeños. Aún así, el transporte en avión es muy contaminante: sólo supone un 0,22% del total de los alimentos que traspasan nuestras fronteras pero es responsable del 16% del total de emisiones de CO2 que generan las importaciones. ¡Suerte que sólo es el 0,22%!
Para acabar de hacerlo mal, todos estos alimentos no los importamos precisamente de la esquina: de media, hacen 5.013 km antes de llegar a España. Los menos viajeros son los productos lácticos, que recorren una media de 1.339 km. Los que vienen de más lejos son los piensos para animales, que recorren 7.901 km. ¡Y no vale decir que tu no consumes pienso, a no ser que seas vegetariano y no tomes ni leche ni huevos!
En 1995 el país del que importábamos más alimentos eran los EEUU, con un 24% del total. Pero nuestros hábitos han cambiado: actualmente importamos un 39% de los alimentos de América Latina, sobre todo de la Argentina, que ha pasado del 4,25%  de 1995 al 25%.

Aquí puedes ver una lista de los principales países de procedencia:
  • Vino: Chile, Argentina e Italia
  • Lácticos y huevos: Francia, Portugal y Alemania
  • Café i cacao: Vietnam, Alemania y Brasil
  • Animales vivos: Países Bajos, Francia y Suiza
  • Preparados: Europa
  • Productos cárnicos: Francia, Brasil, Alemania y Países Bajos
  • Garbanzos: México
  • Pescado: Argentina, Marruecos, China, Francia y Portugal
  • Cereales: Brasil, Francia, EEUU y Argentina
  • Cerdos: Francia, Países Bajos y Hungría
  • Frutas y legumbres: Francia, Tailandia y Portugal
  • Piensos: Argentina
  • Soja: Argentina y Brasil
  • Azúcar: Francia, India y Portugal

¿No tiene mucho sentido, no? Cuando vayas a comprar, fíjate de dónde vienen tus alimentos. Es el primer paso para empezar a cambiar nuestros hábitos de consumo.

Fuentes:
  1. Artículo de Dando datos sobre la importancia de comer productos de consumo local: http://www.dandodatos.com/2011/08/comida-sin-fronteras.html
  2. Informe Alimentos kilométricos. Las emisiones de CO2 por la importación de alimentos al estado español hecho por la asociación ecologista Amigos de la Tierra e investigadores de las universidades de Vigo y Sevilla: http://issuu.com/amigos_de_la_tierra_esp/docs/informe_alimentoskm
  3. Amigos de la Tierra: http://www.tierra.org/spip/
    
    
    
    

domingo, 13 de mayo de 2012

La industria militar española


En los últimos meses ha habido recortes en prácticamente todos los apartados de los presupuestos generales del Estado. Pero mientras que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha sufrido un recorte del 13,7% y el de Educación, Cultura y Deportes del 21,2%, el Ministerio de Defensa sólo ha recortado su presupuesto en un 8,8%.
Naturalmente, para justificarlo se menciona la defensa nacional, que no podemos dejar de lado, como si dejar sin educación y sanidad de calidad a los ciudadanos no fuera más peligroso que una poco probable invasión extranjera. Incluso Fernando García Sánchez, jefe del Estado Mayor de la Defensa (máxima autoridad militar después del rey), afirmaba en una entrevista a principios de abril que la principal amenaza que sufre España en estos momentos es la crisis económica.
El otro gran argumento que se usa para justificar los pocos recortes en Defensa es la importancia económica de la industria armamentística española y el hecho que da trabajo a mucha gente, y que por lo tanto sería contraproducente poner palos a las ruedas del sector si queremos salir de la crisis. Pero como demuestra el estudio El complejo militar-industrial. Un parásito en la economía española del Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs, esta industria no sólo no tiene mucho peso en el total de la producción del país sino que contribuye a agravar la crisis económica. Veámoslo.
La industria militar española facturó, en 2009, 6.560 millones de euros. Es mucho dinero, pero sólo supone un 1,24% del total de la producción industrial del estado. En lo referente a la exportación de armas españolas, que tanto dolor han producido en las poblaciones civiles de unos cuantos países, sólo suponen un 0,6% del total de exportaciones españolas. Vamos, que la eliminación de esta industria tampoco sería tan traumática para nuestros bolsillos, y a cambio supondría deshacerse de un sector que recrudece las injusticias en el mundo y contribuye a aumentar las diferencias entre ricos y pobres. En cuanto a los trabajadores que perderían su trabajo, sólo son 29.000, un 1,1% de los trabajadores de la industria española.
A cambio, este sector supone una fuente importante de gastos para los ciudadanos. El Ministerio de Defensa (y, por lo tanto, nosotros) debe a la industria militar 37.000 millones de euros, que no puede pagar y que contribuyen a agudizar el agujero del déficit público.
¿Y quiénes son, estas empresas? De empresas que suministran armamento y servicios al Ministerio de Defensa hay cerca de 500, pero 4 de ellas, sumadas, representan el 75,4% del total de la facturación militar:
  • Navantia, que construye los buques de guerra de la armada.
  • EADS-Casa, dedicada a la aeronáutica militar.
  • Santa Bárbara / General Dynamics, especializada en armas ligeras y pesadas para el ejército de tierra.
  • INDRA, especializada en los componentes electrónicos y de nuevas tecnologías del armamento.

Acabamos el artículo con las propuestas de los autores del estudio para reducir el impacto negativo de la industria militar sobre la economía española. En primer lugar, reducir el número de soldados del ejército español para recortar el gasto en armamento; en segundo lugar, paralizar la compra de más material; en tercer lugar, no dar más créditos en I+D militar a las empresas del sector; y para terminar, ayudar a reconvertir la industria militar en civil para no perder los puestos de trabajo ni las fábricas. En otras palabras: convertir la industria militar española en algo útil.

Fuentes:
  1. Los recortes en cada ministerio: http://www.lavanguardia.com/economia/20120330/54279837412/todos-recortes-ministerios.html
  2. Entrevista a Fernando García Sánchez, jefe del Estado Mayor de la Defensa: http://www.abc.es/20120304/espana/abci-entrevista-jemad-201203040008.html
  3. Informe El complejo militar-industrial. Un parásito en la economía española del Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs: http://www.centredelas.org/index.php?option=com_content&view=article&id=905%3Ainforme-sobre-el-complejo-militar-industrial-espanol&catid=52%3Ainformes&Itemid=85&lang=es#.T6IoXvJZpbM.twitter
  4. Post de Dando datos sobre la exportación de bombas de racimo a la Libia de Gadafi: http://www.dandodatos.com/2011/11/siguiendo-una-bomba-de-racimo.html
  5. Navantia: http://es.wikipedia.org/wiki/Navantia
  6. EADS-Casa: http://es.wikipedia.org/wiki/Construcciones_Aeron%C3%A1uticas_S.A.
  7. General Dynamics/Santa Bárbara: http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_B%C3%A1rbara_Sistemas
  8. Indra: http://es.wikipedia.org/wiki/Indra_Sistemas
    
    
    
    

domingo, 6 de mayo de 2012

Inmigrantes y sanidad


La pérdida de derechos siempre es un proceso gradual. El estado del bienestar no se puede dinamitar de golpe porque la respuesta ciudadana sería muy fuerte, pero se puede ir desmontando poco a poco de forma que, al cabo de un tiempo, haya desaparecido y nadie sepa qué ha pasado exactamente. Cuando alguien recorta un derecho o un servicio y anuncia el próximo recorte, tendemos a aceptar lo que ha pasado como una batalla perdida y fijar nuestras energías en los próximos recortes... y ya nos han colado un gol. Y así, poquito a poco, se va desmontando lo que ha costado tantos años construir.
Como anunció el Gobierno hace unos días, ahora toca excluir a los inmigrantes de la sanidad pública. ¿Por qué a ellos? Pues porque no votan y porque, a diferencia de los niños, que tampoco votan, son un colectivo que nunca ha despertado muchas simpatías en cierta parte de la población que sí que tiene derecho a voto.
Para hacerlo, y para conseguir el apoyo de parte de la ciudadanía a esta medida tan injusta y peligrosa, se usan los argumentos de siempre: los inmigrantes copan la sanidad pública sin aportar nada a cambio, bloquean las urgencias, disparan el gasto en medicamentos, etc.
Son argumentos estúpidos y racistas. Y lo son porque se basan en premisas falsas. Y sólo hacen falta cuatro datos para entender que son profundamente injustos:
  • Los inmigrantes van menos al médico que el resto de ciudadanos. En un estudio sobre el acceso a la sanidad pública de los inmigrantes de la Comunidad de Madrid hecho en el 2009 se dice que 8 de cada 100 nacionales van al hospital cada año por sólo 5,8 inmigrantes de cada 100.
  • Los inmigrantes tienen un consumo farmacéutico de 96,5 euros al año mientras que el resto de ciudadanos gastan 446,4 euros anuales, casi cinco veces más.
  • El único servicio médico donde existe sobrerepresentación de inmigrantes son las unidades de maternidad.
  • Sólo el 7,3% de los pacientes que han pasado por el quirófano en Catalunya en 2009 eran inmigrantes, según la Conselleria de Salut (mientras que el porcentaje de la población inmigrante en Catalunya es del 15,7%).
  • El uso de las urgencias sanitarias por parte de los inmigrantes es exactamente el mismo que el que hace el resto de ciudadanos, según un estudio del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

La exclusión de los inmigrantes de la sanidad pública es un paso más hacia la privatización de derechos y servicios. Después de los inmigrantes vendrán los parados ("quien no paga no puede tener los mismos derechos"), después los pensionistas (hay que priorizar los jóvenes, los viejos son demasiado caros") y después el resto.

Parte de estos datos los podéis encontrar en el web de la Xarxa Antirumors (red antirumores) de Barcelona, una iniciativa muy interesante dedicada a rebatir los rumores más extendidos contra la inmigración y a la que dedicamos un artículo hace unos meses.

Fuentes:
El anuncio de la exclusión sanitaria de los inmigrantes: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/24/actualidad/1335254687_707783.html
Estudio de Ángel Alberquilla sobre la sanidad pública en la Comunidad de Madrid (2009) del que hemos sacado algunos de los datos sobre inmigración y sanidad: http://ep00.epimg.net/sociedad/imagenes/2012/04/24/actualidad/1335254687_707783_1335262552_sumario_grande.jpg
La inmigración en Catalunya en cifras, monográfico del boletín de la Dirección General para la Inmigración, abril 2012 (en catalán): http://www20.gencat.cat/docs/bsf/05butlletins/03butlletiImmigracio/02immigracioenxifres/2012/num13/Links/xifres13.pdf
La Xarxa Antirumors (Red Antirumores) de Barcelona: http://www.bcnantirumors.cat/
Un artículo de Dando datos sobre la Agencia Antirumores de Barcelona: http://www.dandodatos.com/2011/06/yo-no-soy-racista-pero.html