domingo, 19 de agosto de 2012

El Lissom y el comercio mundial de arroz


El comercio internacional de materias primas es muy complejo y a menudo se escapa de nuestra comprensión. A veces, la mejor forma de entender cómo algunos productos llegan hasta el consumidor es con una buena historia, como la del último viaje del carguero Lissom.
El Lissom, un barco granelero, zarpó de China a finales del otoño del 2001 en dirección a Abiyán, el puerto más importante de Costa de Marfil y la segunda ciudad más grande de África Occidental. En sus bodegas llevaba un cargamento de 22.000 toneladas de arroz.
Pero el 16 de diciembre, cuando pasaba cerca del atolón de Diego García, en mitad del océano Índico, se declaró un incendio en la sala de máquinas y la tripulación fue desalojada. Todo el barco se incendió pero no se hundió. Durante cuatro días, con los motores destruidos y sin tripulación, navegó a la deriva por el océano Índico. Al final, el fuego se apagó pero el barco ya estaba completamente inutilizado. Barcos de la US Navy de la base de Diego García lo remolcaron durante 2.000 millas hasta el puerto más próximo: Maputo, la capital de Mozambique, donde llegó el 12 de febrero de 2002.
El barco no se puede salvar pero el arroz todavía está en las bodegas. ¿Qué hay que hacer con él? Los importadores locales de arroz no quieren que el barco descargue en Maputo porque una cantidad tan grande de arroz haría caer los precios e inundaría los mercados locales sin que ellos sacaran ningún beneficio. En el país hace falta arroz y los precios están muy altos para la mayoría de la población, pero el gobierno, presionado por los importadores locales y por las multinacionales que negocian la importación de arroz al país, ordena que el cargamento salga de Maputo. Durante un mes, a razón de 750 toneladas diarias, los sacos de arroz son transportados en las espaldas de cientos de mozos de cuerda hacia otro barco.
Los propietarios del Lissom, la compañía Rustal Trading de Ginebra, aseguran que el arroz está en perfecto estado y que será vendido en Abiyán como estaba previsto. Pero no es verdad: está ahumado y requemado, y ha empezado a estropearse después de tantas semanas en las bodegas en mal estado del barco.
En Durban, en la República de Sudáfrica, el cargamento pasa a dos barcos más pequeños que intentarán venderlo por toda la costa africana. Pero no será fácil, porque aunque se venda a un precio más barato por su estado nadie quiere un arroz que hará desplomarse el precio del resto de lotes.
Ni siquiera la compañía propietaria del arroz tiene ganas de venderlo porque la bajada de precios también afectaría a sus negocios. El Lissom sólo es uno de los 40 o 50 barcos que cada año envían a África cargados de arroz: esto significa sólo un 2% de la mercancía anual. Además, el seguro cubre la pérdida.
Mientras tanto, en Maputo lo que queda del Lissom será remolcado hacia Pakistán para ser convertido en chatarra. Pero esto no pasará hasta el 18 de mayo, y durante toda la primavera el esqueleto del barco permanecerá en el puerto. Durante todo este tiempo, algunos pescadores con pequeñas embarcaciones se acercan al carguero y se dan cuenta de que, en fondo de las bodegas, ha quedado arroz que estaba en tan mal estado que los propietarios no han querido llevárselo.
Entre 800 y 950 toneladas de arroz quemado y podrido aparecerán, durante el mes de abril, en los mercados de Matola, en el sud del país. Este arroz no es apto para el consumo humano, y unos meses más tarde los vendedores serán llevados a juicio.
La mayor parte del arroz del Lissom, incluso el que está en peores condiciones, será vendido en los mercados africanos. Este cereal cada día es más importante para alimentar al continente, y los organismos públicos encargados de comprar no miran demasiado la calidad de lo que compran, sobre todo si reciben un sobre lleno de dinero de manos de una gran compañía importadora. En palabras de uno de los intermediarios de estos negocios: "dan a las personas lo que no habrían dado al ganado".

Fuentes:
  1. La historia aparece en el libro de Jean-Pierre BORIS Le roman noir des matières premières: http://www.amazon.fr/Le-roman-noir-mati%C3%A8res-premi%C3%A8res/dp/2818501733/ref=dp_ob_title_bk/275-6901948-3295145
  2. Una foto del granelero Lissom: http://www.shipspotting.com/gallery/photo.php?lid=1477425
  3. Abiyán, en Costa de Marfil: http://es.wikipedia.org/wiki/Abidjan
  4. El atolón de Diego García: http://es.wikipedia.org/wiki/Diego_Garc%C3%ADa
  5. Maputo, la capital de Mozambique: http://es.wikipedia.org/wiki/Maputo
  6. Durban, en Sudáfrica: http://es.wikipedia.org/wiki/Durban
  7. El arroz encontrado en las bodegas: http://www.news24.com/xArchive/Archive/Moz-warns-against-wrecks-rice-20020424
  8. El arroz de Matola y el juicio: http://allafrica.com/stories/200208070562.html
   
    
     
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario