lunes, 1 de octubre de 2012

Restaurantes km0


En España cada año importamos 29.000 millones de kg de alimentos. Es decir, más de 700 kg anuales por habitante. Ante la salvajada medioambiental que esto supone, no hace mucho hablábamos en este blog de ciertos movimientos que están apareciendo en distintos puntos del planeta que apuestan por un retorno al consumo de proximidad. Se trata, en definitiva, de consumir aquellos productos que se cultivan o se fabrican cerca de casa, evitando así el impacto ambiental que supone su transporte y reduciendo los problemas derivados de tener agriculturas de monocultivo en los países del Tercer Mundo.
Este movimiento ha recibido muchos nombres: kilómetro cero (km0), dieta de los 100 kilómetros (o de las 100 millas), consumo local (local food), dieta baja en CO2 o Locavore son los más conocidos, pero hay más.
Como cualquier otro cambio en nuestros hábitos, la implantación del consumo local en nuestra vida cotidiana no es fácil y necesitará tiempo. Aunque hace años que se habla de ello, es un cambio que ha llevado a cabo muy poca gente. Pero poco a poco va aumentando la masa crítica de consumidores que tienen en cuenta estos valores al llenar la cesta de la compra.
Uno de los actores importantes para la implantación de este "nuevo" modelo de consumo (que no deja de ser el que tenían nuestros abuelos) son los restaurantes. En los últimos años un buen número de bares y restaurantes se han sumado a este movimiento y han hecho un trabajo importantísimo divulgando sus virtudes y poniendo de manifiesto que cualquier otro modelo es insostenible. Gracias a los restaurantes km0 los ciudadanos pueden darse cuenta que es posible hacer una cocina excelente (en variedad y calidad) sin necesidad de traer productos del otro lado del mundo. Desde bares de bocadillos hasta restaurantes con la cocina más sofisticada se han unido al consumo de proximidad.
Cuando escogemos un restaurante para ir a comer tenemos en cuenta una serie de factores: la calidad, el precio, la situación, el local, la amabilidad, la habilidad de los cocineros, etc. A partir de ahora, quizás podríamos añadir un nuevo factor a tener en cuenta: que usen productos de consumo local. Para ayudaros a escoger, podéis consultar alguna de estas webs o leer guías como esta, publicada en catalán por Pol·len, que incluye los 33 restaurantes que han recibido el galardón Slow Food en Catalunya. ¡Buen provecho!


Restaurantes km0:

Fuentes:
  1. Post de Dando datos sobre la importación de alimentos: http://www.dandodatos.com/2012/05/alimentos-del-mas-alla.html
  2. Post de Dando datos sobre el consumo de proximidad: http://www.dandodatos.com/2011/08/comida-sin-fronteras.html
  3. Guía A taula amb km0: http://www.pol-len.cat/products/a-taula-amb-km-0-guia-de-restaurants-km-0-de-catalunya-2012
    
     
      
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario