lunes, 26 de noviembre de 2012

La primera cooperativa


El 24 de octubre de 1844, veintiocho tejedores de la ciudad de Rochdale, en los alrededores de Manchester, fundaron una pequeña sociedad cooperativa. El objetivo: abrir una minúscula tienda de productos básicos (harina, velas, legumbres, te, ropa, etc.) para que los socios pudieran comprar todo lo que necesitasen para vivir y, al mismo tiempo, pudieran repartirse los beneficios que generara el negocio.
No era la primera vez que un grupo de obreros creaba una cooperativa. La historia del movimiento obrero está llena de probaturas durante la primera mitad del siglo XIX, muchas de las cuales también tuvieron lugar en Inglaterra. Pero la Rochdale Society of Equitable Pioneers, que es el nombre con el que bautizaron la sociedad, fue la primera cooperativa que distribuyó entre sus socios los excedentes de su actividad y ha pasado a los libros de historia como la sociedad pionera que marcó el camino de lo que serían las cooperativas futuras.
Los comienzos fueron muy duros: era difícil encontrar dinero para montar la tienda entre los empobrecidos trabajadores de las industrias textiles. Después de veintidós llamadas a los accionistas, todavía no había suficiente capital en la caja para poder comprar un saco de harina. Pero en seguida la gente empezó a darse cuenta que invertir sus magros ahorros en esa sociedad era un buen negocio. No sólo tenían acceso a productos de calidad a precios decentes sino que, a finales de año, podían participar de los beneficios. Desde muy pronto, la sociedad empezó a dar un 5% anual al capital de sus socios, lo cual no está nada mal. Aún así, costaba que los tejedores de Rochdale entendieran lo que significaba eso del 5%. Y es por eso que, en el papeleo de la sociedad, dejaron de hablar de porcentajes y pasaron a hablar de libras esterlinas: por cada cien libras que invertías, cada año ganabas cinco. ¡Así sí que quedaba claro!
A finales de 1844, pues, abrieron una pequeña tienda en Toad Lane (el callejón de los sapos). Al cabo de poco tiempo, a medida que la sociedad crecía, acabaron ocupando todo el edificio y empezaron a expandirse por la ciudad. En 1849, cinco años más tarde, ya tenían 390 socios y un capital de 1.193 libras. Un año más tarde habían doblado el número de socios y en 1893 ya eran 12.570 miembros. El movimiento cooperativo había nacido.
Durante los primeros años, los Equitable Pioneers abrieron un molino harinero (para controlar todo el proceso, desde el grano hasta la tienda), un matadero, una carnicería, unos establos e incluso una sociedad de protección mutua. Abrieron sucursales y ayudaron a otras cooperativas a establecerse y crecer. En 1863, imitando el éxito de Rochdale, había más de quinientos almacenes como ese en toda Inglaterra. Y en 1943, un siglo más tarde, el movimiento cooperativo había llegado a los nueve millones de socios solamente en la isla.
Una de las llaves del éxito de la cooperativa, más allá del hecho de dar dividendos a los socios, fue la apuesta por la educación. Desde el primer momento, cuando apenas había dinero para comprar harina, se destinó un 2'5% de los beneficios a la educación general. Se invirtió dinero y esfuerzos en la educación de los socios y enseguida se creó una librería, una biblioteca y una sala de periódicos. En 1850, poco después de su fundación, la librería ya ponía en circulación 200 libros semanales. Y en el piso de encima de la tienda, por las tardes y los fines de semana había cursos y conferencias sobre temas científicos, históricos, políticos y económicos. Esta política de educación y cultura dio frutos rápidamente. Los socios estaban muy preparados intelectualmente y eso se notó mucho en la gestión de la cooperativa, la participación en las asambleas y la difusión del movimiento cooperativo.
Lo que "los 28 de Rochdale" empezaron en una tiendecita oscura de una calle en las afueras de una ciudad industrial hace más de 150 años se ha convertido en un icono del movimiento cooperativo. Muchas buenas ideas de gestión que tuvieron aquellos pioneros todavía se utilizan. Es un referente importantísimo pero muy desconocido para el gran público.
En las escuelas, cuando se habla de los momentos cruciales de la historia de la humanidad se habla de batallas, tratados y descubrimientos científicos o geográficos, pero prácticamente nunca se hace referencia a este tipo de hechos históricos. Quizás deberíamos dar más importancia a las personas y los movimientos que han sido pioneros de la democracia, la justicia y el bienestar de millones de personas.

Fuentes:
  1. Buena parte de la información para escribir este artículo la hemos sacado del libro de George Jacob Holyoake Historia de los Equitable Pioneers de Rochdale: http://gerald-massey.org.uk/holyoake/c_rochdale_1.htm
  2. Rochdale, en las afueras de Manchester: http://www.rochdale.gov.uk/
  3. Los comienzos del movimiento obrero:  http://es.wikipedia.org/wiki/Socialismo_ut%C3%B3pico
  4. La Rochdale Society of Equitable Pioneers: http://en.wikipedia.org/wiki/Rochdale_Society_of_Equitable_Pioneers
  5. Los principios de Rochdale: http://es.wikipedia.org/wiki/Principios_cooperativos
   
    

    
    
     

domingo, 18 de noviembre de 2012

Comprar la ropa en el súper


Cada vez hay más gente que compra la ropa en las grandes superficies. Es más barata y te ahorras hacer más de un desplazamiento: la puedes comprar mientras llenas el carro de comida.
La comodidad y el precio han convertido las grandes superficies en un punto de venta de ropa y calzado cada vez más habitual. En 2005, las grandes superficies vendieron 54.000 millones de euros en ropa y calzado, un 6% de las ventas mundiales. Y cada año venden más.
Actualmente, la empresa más grande del mundo es un supermercado: Wall-Mart, el gigante de la venta al detalle de los Estados Unidos. Cada semana pasan 175 millones de clientes por sus supermercados. La segunda y tercera cadena de supermercados e hipermercados más importantes son la inglesa Tesco (con 30 millones de clientes semanales) y la francesa Carrefour (con 25 millones). Y, en cuarto y quinto lugar, tenemos dos cadenas alemanas de supermercados de descuento: Lidl y Aldi. Este tipo de supermercados, con precios todavía más bajos, son cada vez más populares (en parte gracias a la crisis) y el 2012 ya tenían una cuota de mercado del 20%.
La ropa que venden las grandes superficies no tiene demasiada calidad, como la mayor parte de sus productos. Pero es tan barata que, a muchos consumidores, les compensa. Y si se estropea muy rápido, se tira y se compra ropa nueva.
Pero estos precios tan bajos tienen truco, naturalmente. La Campaña Ropa Limpia, una red mundial de ONG, sindicatos y asociaciones de consumidores que luchan para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y minimizar su impacto sobre el medioambiente, ha editado un informe sobre la ropa que se vende en este tipo de establecimientos.
Las conclusiones del informe son claras: las condiciones de trabajo en las empresas que fabrican estos productos son muy precarias, y lo son porque los supermercados las presionan para aceptar precios imposibles de tan bajos. Para poder entregar los pedidos, los fabricantes (situados siempre en países pobres y con leyes laborales insuficientes o inexistentes) pagan salarios de miseria, no tienen ningún tipo de seguridad laboral y se deshacen de los productos químicos usados vertiéndolos directamente al medioambiente.
Para poner un ejemplo: en 2006 la proporción de factorías proveedoras de Wall-Mart que presentaban un "riesgo medio" o un "riesgo alto" de violación de los estándares laborales era del 91%. Y eso teniendo en cuenta que esos estándares ya son muy bajos de por sí: en la mayoría de países productores de ropa, el salario mínimo del sector se sitúa cerca del 50% de lo que se considera que debería ser un salario suficiente para vivir. En Bangalore (India), por ejemplo, se calculó que la cantidad necesaria para cubrir las necesidades básicas de una familia media era de 80 euros, pero la inmensa mayoría de trabajadores de la zona cobran una media de 42 euros. En Sri Lanka, sólo un 43,9% de los trabajadores cobran un salario igual o superior al mínimo establecido por la ley del país.
Además, muchas de estas empresas no permiten sindicarse a sus trabajadores, y les ofrecen únicamente contratos precarios y de corta duración.
Y no sólo los productores lo pasan mal: los que venden los productos en el supermercado también tienen unas condiciones muy malas. Wall-Mart, que tiene dos millones de trabajadores sólo en distribución y venta (sin contar la fabricación de productos), fija un máximo de 72 horas semanales, no tiene salario mínimo y las condiciones de trabajo empeoran cada día.
Con estas condiciones, se entiende perfectamente que las grandes superficies puedan tener estos precios. ¿Pero vale la pena?
Un par de datos para acabar de entender lo que significa comprar la ropa en un supermercado. Por el hecho de traer sus productos de más lejos, un supermercado produce tres veces más emisiones de CO2 por metro cuadrado que una tienda de barrio. Y, de media, la apertura de una gran superficie supone la pérdida de 276 puestos de trabajo y el cierre de pequeños comercios en un radio de 12 km.

Fuentes:
  1. Campaña Ropa Limpia: http://www.ropalimpia.org/es/
  2. Los datos para este artículo los hemos sacado del informe Pasen por caja. Las grandes superficies y las condiciones laborales de la industria de la confección, elaborado por la Campaña Ropa Limpia: http://www.setem.cat/pdf/pasen_por_cajacast.pdf
    
    
    

lunes, 12 de noviembre de 2012

Ni un pez por la borda


No hace mucho hablábamos en este blog de los problemas de la sobrepesca y de la extinción de los recursos que ofrece el océano. Actualmente, la situación es desesperada. En los últimos 60 años han desaparecido el 90% de los grandes peces y, si seguimos con este ritmo, en 2050 se habrán agotado todas las pesquerías del planeta.
Se calcula que un 75% de los bancos de pesca mundiales están sobreexplotados. En el Mediterráneo, un mar pequeño y con mucha población, el porcentaje sube hasta el 87%.
En cuanto al consumo, España es uno de los países donde se come más pescado. Y no precisamente pescado de nuestras costas: nos llega pescado de todos los mares del mundo. Si durante el 2012 sólo comiéramos el pescado que podemos encontrar en nuestras costas, en el mes de mayo ya nos lo habríamos comido todo.
Así pues, nuestro consumo de pescado es superior a lo que pueden producir los mares. Pero es que, además, buena parte de lo que pescamos ni siquiera llegamos a consumirlo. Hay pescados que no tienen el tamaño óptimo, o pertenecen a especies no comerciales, o superan la cuota permitida que cada barco puede pescar de una misma especie. Todos esos peces acaban lanzados por la borda, sin vida, al mar.
No estamos hablando de unos cuantos peces: se calcula que el 42% de lo que pescan los grandes barcos de arrastre acaba tirado por la borda sin vida. Cada año, en Europa se tiran un millón de toneladas de pescado. ¡Se dice pronto!
Para evitarlo, hace unos meses que existe una campaña internacional llamada Ni un pez por la borda que recoge firmas para presionar a la Comisaria Europea de Pesca. Estos días se está reformando la política pesquera de la Unión Europea y es importante hacer presión para conseguir regular esta barbaridad.
Un dato: mientras que los grandes barcos de arrastre desestiman un 42% de lo que pescan, las pequeñas embarcaciones tradicionales sólo desechan un 3%. Y, además, dan trabajo a más gente, preservan tradiciones milenarias y practican una pesca de proximidad.

Fuentes:
  1. Post de Dando datos sobre la pesca del salmón: http://www.dandodatos.com/2012/06/el-salmon-nadando-contracorriente.html
  2. Capítulo del programa Latituds del Canal33 sobre la sobrepesca (en catalán): http://www.tv3.cat/3alacarta/#/videos/4310050
  3. Cada año se tiran un millón de toneladas de pescado por la borda en Europa: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/17/actualidad/1350491176_920727.html
  4. Los grandes barcos de pesca: http://gustavoduch.wordpress.com/2012/11/07/la-extincion-2/
  5. Campaña Ni un pez por la borda: http://www.niunpezporlaborda.org/
  6. Una web muy interesante sobre las políticas de pesca de la UE: http://www.fishforthefuture.eu/
     
    
     
    

lunes, 5 de noviembre de 2012

Lo que hay que Wert

Fotomontaje: Martí Riu
Por primera vez desde que empezamos este blog, el artículo de hoy no lo hemos escrito nosotros. Nuestro "autor invitado" se llama José Ignacio Wert y es el actual ministro de Educación, Cultura y Deportes. Y es que para hacer este artículo en contra de los recortes en el sistema educativo basta con copiar algunas de las grandes frases de este ministro sobre la educación.
Estas perlas las hemos sacado del web Lo que hay que Wert, una campaña de Educación Sin Fronteras para exigir al ministro que los presupuestos de educación de 2013 vuelvan, como mínimo, a los niveles de 2011.
  • "La educación pública ha dejado de contribuir a la sociedad".
  • "La tentación populista está en todas partes, pero justamente cuando se dice que los gobiernos tienen que ayudar a la gente en vez de a los bancos, es una petición por lo menos mal formulada, porque ayudar a los bancos es ayudar a la gente".
  • [Sobre la masificación en las aulas] "Porque hay que tener en cuenta que además de aprender, los niños en la escuela socializan, se comunican con otros niños, tienen experiencias normativas distintas... que son muy difíciles si el número es muy escaso”.
  • [Sobre la fuga de cerebros en España] "Ni siquiera creo que haya que llamarlo así. El hecho de que haya jóvenes con capacidad y voluntad de movilidad, que dominen idiomas extranjeros, que tengan la voluntad de salir fuera, que quieran ensanchar sus horizontes profesionales, nunca puede considerarse un fenómeno negativo".
  • "El concepto de Comunidad Escolar es abusivo e invasivo. La idea de co-gobierno (padres, alumnos, docentes, no docentes), la Comunidad educativa no puede ser una comunidad democrática, porque el proceso educativo no es democrático”.
  • "Que la familia no tiene recursos para afrontar el pago de las tasas, ¿Qué quiere decir? Pues que no se quieren dedicar recursos a eso en detrimento de usar recursos en otras cosas".
Si estás de acuerdo con lo que pretende la campaña, puedes firmar aquí. ¡Pásalo!

Fuentes:
  1. José Ignacio Wert: http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Ignacio_Wert
  2. Campaña Lo que hay que Wert: www.loquehayquewert.org
  3. Educación Sin Fronteras: http://www.educacionsinfronteras.org
  4. Firma aquí contra los recortes en educación: http://www.loquehayquewert.org/firma.php