lunes, 26 de noviembre de 2012

La primera cooperativa


El 24 de octubre de 1844, veintiocho tejedores de la ciudad de Rochdale, en los alrededores de Manchester, fundaron una pequeña sociedad cooperativa. El objetivo: abrir una minúscula tienda de productos básicos (harina, velas, legumbres, te, ropa, etc.) para que los socios pudieran comprar todo lo que necesitasen para vivir y, al mismo tiempo, pudieran repartirse los beneficios que generara el negocio.
No era la primera vez que un grupo de obreros creaba una cooperativa. La historia del movimiento obrero está llena de probaturas durante la primera mitad del siglo XIX, muchas de las cuales también tuvieron lugar en Inglaterra. Pero la Rochdale Society of Equitable Pioneers, que es el nombre con el que bautizaron la sociedad, fue la primera cooperativa que distribuyó entre sus socios los excedentes de su actividad y ha pasado a los libros de historia como la sociedad pionera que marcó el camino de lo que serían las cooperativas futuras.
Los comienzos fueron muy duros: era difícil encontrar dinero para montar la tienda entre los empobrecidos trabajadores de las industrias textiles. Después de veintidós llamadas a los accionistas, todavía no había suficiente capital en la caja para poder comprar un saco de harina. Pero en seguida la gente empezó a darse cuenta que invertir sus magros ahorros en esa sociedad era un buen negocio. No sólo tenían acceso a productos de calidad a precios decentes sino que, a finales de año, podían participar de los beneficios. Desde muy pronto, la sociedad empezó a dar un 5% anual al capital de sus socios, lo cual no está nada mal. Aún así, costaba que los tejedores de Rochdale entendieran lo que significaba eso del 5%. Y es por eso que, en el papeleo de la sociedad, dejaron de hablar de porcentajes y pasaron a hablar de libras esterlinas: por cada cien libras que invertías, cada año ganabas cinco. ¡Así sí que quedaba claro!
A finales de 1844, pues, abrieron una pequeña tienda en Toad Lane (el callejón de los sapos). Al cabo de poco tiempo, a medida que la sociedad crecía, acabaron ocupando todo el edificio y empezaron a expandirse por la ciudad. En 1849, cinco años más tarde, ya tenían 390 socios y un capital de 1.193 libras. Un año más tarde habían doblado el número de socios y en 1893 ya eran 12.570 miembros. El movimiento cooperativo había nacido.
Durante los primeros años, los Equitable Pioneers abrieron un molino harinero (para controlar todo el proceso, desde el grano hasta la tienda), un matadero, una carnicería, unos establos e incluso una sociedad de protección mutua. Abrieron sucursales y ayudaron a otras cooperativas a establecerse y crecer. En 1863, imitando el éxito de Rochdale, había más de quinientos almacenes como ese en toda Inglaterra. Y en 1943, un siglo más tarde, el movimiento cooperativo había llegado a los nueve millones de socios solamente en la isla.
Una de las llaves del éxito de la cooperativa, más allá del hecho de dar dividendos a los socios, fue la apuesta por la educación. Desde el primer momento, cuando apenas había dinero para comprar harina, se destinó un 2'5% de los beneficios a la educación general. Se invirtió dinero y esfuerzos en la educación de los socios y enseguida se creó una librería, una biblioteca y una sala de periódicos. En 1850, poco después de su fundación, la librería ya ponía en circulación 200 libros semanales. Y en el piso de encima de la tienda, por las tardes y los fines de semana había cursos y conferencias sobre temas científicos, históricos, políticos y económicos. Esta política de educación y cultura dio frutos rápidamente. Los socios estaban muy preparados intelectualmente y eso se notó mucho en la gestión de la cooperativa, la participación en las asambleas y la difusión del movimiento cooperativo.
Lo que "los 28 de Rochdale" empezaron en una tiendecita oscura de una calle en las afueras de una ciudad industrial hace más de 150 años se ha convertido en un icono del movimiento cooperativo. Muchas buenas ideas de gestión que tuvieron aquellos pioneros todavía se utilizan. Es un referente importantísimo pero muy desconocido para el gran público.
En las escuelas, cuando se habla de los momentos cruciales de la historia de la humanidad se habla de batallas, tratados y descubrimientos científicos o geográficos, pero prácticamente nunca se hace referencia a este tipo de hechos históricos. Quizás deberíamos dar más importancia a las personas y los movimientos que han sido pioneros de la democracia, la justicia y el bienestar de millones de personas.

Fuentes:
  1. Buena parte de la información para escribir este artículo la hemos sacado del libro de George Jacob Holyoake Historia de los Equitable Pioneers de Rochdale: http://gerald-massey.org.uk/holyoake/c_rochdale_1.htm
  2. Rochdale, en las afueras de Manchester: http://www.rochdale.gov.uk/
  3. Los comienzos del movimiento obrero:  http://es.wikipedia.org/wiki/Socialismo_ut%C3%B3pico
  4. La Rochdale Society of Equitable Pioneers: http://en.wikipedia.org/wiki/Rochdale_Society_of_Equitable_Pioneers
  5. Los principios de Rochdale: http://es.wikipedia.org/wiki/Principios_cooperativos
   
    

    
    
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario