lunes, 31 de diciembre de 2012

Tiempo de listas


La última semana del año los medios de comunicación siempre se llenan de listas: las noticias más importantes del año, las mejores películas, los mejores libros, los mejores goles o los famosos más guapos y guapas.
De todas estas listas, una de las que más llama la atención es la que publica la revista Forbes sobre los hombres más ricos del mundo (y decimos "hombres" expresamente, porque entre los cincuenta primeros sólo hemos contado cuatro mujeres). El resto de medios siempre se hacen eco porque es un tema que generalmente interesa a todo tipo de lectores. Así pues, cada Navidad se nos recuerda que los tres hombres más ricos del mundo son el mexicano Carlos Slim y los norteamericanos Bill Gates y Warren Buffett, o que Amancio Ortega, el propietario de Zara, es el más rico de España y quinto del mundo.
Lo que no se acostumbra a poner en duda es la legitimidad de estas fortunas. Y tampoco se dice que, por separado, cualquiera de los tres hombres más ricos tiene un patrimonio superior a los 44 mil millones de dólares, cantidad que la FAO considera que sería suficiente para acabar con el hambre en el mundo durante un año. Entre los cinco primeros (Amancio Ortega incluido), tienen suficiente dinero para erradicar el hambre durante seis años.
Normalmente, este tipo de comparaciones suelen ser tachadas de demagógicas con el argumento de que las cosas no son tan sencillas. Pero en este caso sí que lo son. Sólo con que una de estas personas decidiera hacer las cosas de otra forma se podrían llevar a cabo grandes cambios. Aunque si han llegado donde han llegado es porque no tienen ninguna intención de hacerlo.

Fuentes:
  1. La revista Forbes: http://es.wikipedia.org/wiki/Forbes
  2. La lista Forbes de las personas más ricas del mundo: http://www.forbes.com/billionaires/list/
  3. Un post de Dando datos sobre lo que costaría erradicar el hambre en el mundo: http://www.dandodatos.com/2010/11/cuanto-costaria-erradicar-el-hambre-en.html
   
   
   
   

domingo, 23 de diciembre de 2012

¿Qué cantidad de agua hay en nuestro planeta?


Se calcula que el total de agua que hay en el planeta (contando agua dulce y salada, líquida y sólida en forma de hielo en los polos, la que está en la superficie y la que se esconde debajo de tierra) es de 1.400 millones de km³ de agua. Si tenemos en cuenta que 1 km³ son mil millones de m³, nos aparece un número que incluso es demasiado grande para ser pensado.
Esta agua está distribuida en una fina capa que, en su punto más profundo –las Marianas, una fosa marina que se encuentra en el océano Pacífico– llega a los 11.000 metros de profundidad, que teniendo en cuenta que el radio de la Tierra es de más de 6.000 km, no es mucho.
Jacques Cousteau, el famoso oceanógrafo francés, tenía una forma muy gráfica de explicar cómo de fina es esta capa de once quilómetros. Decía que si cogiéramos una bola de billar y la sumergiéramos en un cubo de agua para acto seguido secarla con un trapo, la película de humedad que quedaría en la superficie de la bola sería, proporcionalmente, bastante superior a la cantidad de agua que hay en el planeta. Aún así, esta capa tan fina ocupa el 71% de la superficie terrestre, es decir, que la mayor parte de la Tierra está cubierta de agua.
Esta cantidad de agua se ha mantenido invariable desde que se creó hace 4.500 millones de años, y como que no se destruye la que existe ni se crea de nueva, la cantidad seguirá siendo la misma. Lo que cambia, ya sea por causas naturales o por la acción del hombre, es el estado de esta agua y su distribución.

¿De esta agua, cuanta podemos aprovechar?
Sólo un 2,5% de toda el agua tiene una salinidad lo suficientemente baja como para considerarla agua dulce. Teniendo en cuenta que la mayor parte de los ecosistemas terrestres y de todas sus especies (el hombre entre ellas) necesitan este tipo de agua para vivir, podemos empezar a pensar que, aunque no sea un recurso escaso, sí que es un recurso limitado.
De este 2,5% de agua dulce del que hablábamos, el 79% se encuentra concentrado en los polos en forma de hielo, el 20% son aguas subterráneas y sólo un 1% se encuentra en la superficie. Pero es que, además, de este 1% la mitad se encuentra en lagos, el 38% mezclada con el suelo, el 8% en forma de humedad atmosférica, el 1% en organismos vivos y otro 1% en los ríos. Resumiendo: el agua potable a la que tenemos acceso es un 0,008% del total disponible. Una buena forma de entender esto es con una imagen: si toda el agua del planeta cupiera en un cubo de 5 litros, el agua dulce disponible no llegaría a llenar una cucharita; de esta cucharita, el ser humano sólo puede aprovechar dos gotas.

Fuentes:
  1. Los datos de este artículo aparecen en el libro Guía de bolsillo para personas inquietas: http://www.intermonoxfam.org/es/informate/productos/libros/ciencias-sociales/guia-de-bolsillo-para-personas-inquietas
  2. Lo podéis consultar aquí: http://books.google.es/books?id=a7vZ4P8KlssC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false
   
   
   
   

lunes, 17 de diciembre de 2012

¿En qué nos gastamos el dinero?


A finales de octubre el Instituto Nacional de Estadística publicó la Encuesta de presupuestos familiares 2011 en la que se detalla cómo nos gastamos el dinero los ciudadanos españoles. En este informe podemos ver que el gasto medio por hogar durante el 2011 ha sido de 29.482€, un 1% menos que el año anterior. La partida que ha aumentado más es el alquiler y la que ha disminuido más es la compra de vehículos.
Pero más allá de las conclusiones principales, la lectura de esta encuesta nos permite reflexionar sobre cuál es nuestra escala de valores, sobre las cosas en las que decidimos gastarnos el dinero que nos queda. Algunas observaciones:
En prensa, libros y papelería nos gastamos una media de 272€ anuales por hogar, lo cual representa el 0,9% de nuestro presupuesto medio. Es sólo una tercera parte de lo que nos gastamos en telefonía (894€, un 3% del presupuesto).
En enseñanza nos gastamos 311€ (un 1,1% del presupuesto por hogar), bastante menos que lo que nos gastamos en zapatos (382€, 1,3%).
En medicamentos, productos farmacéuticos y material terapéutico nos gastamos 374€ (1,3%), un poco menos de lo que nos gastamos en tabaco (436€, 1,5%).
Para terminar, en flores, mascotas y otros "artículos y equipamientos recreativos" nos gastamos 296€ (1%) y en joyería y bisutería 207€ (0,7%), partidas parecidas a lo que nos gastamos en libros y prensa.
¿Cómo ha influido la crisis en nuestro consumo? Si observamos los datos del 2006 veremos que, por ejemplo, la venta de libros y prensa ha caído un 20,5% pero que el tabaco ha subido un 11,4%.

Fuentes:
  1. El Instituto Nacional de Estadística: http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Nacional_de_Estad%C3%ADstica_%28Espa%C3%B1a%29
  2. La Encuesta de presupuestos familiares 2011: http://www.ine.es/prensa/np742.pdf
   
   
   
  

lunes, 10 de diciembre de 2012

Luz contra la pena de muerte


El 30 de noviembre de 1786, hace 226 años, el Gran Ducado de Toscana abolió la pena de muerte. Era la primera vez que un estado europeo acababa por ley con esta práctica. Como buen príncipe ilustrado, el gran duque Leopoldo I de Toscana introdujo esta novedad entre otras leyes destinadas a fortalecer el comercio y la industria, aumentar la productividad agraria y desmantelar el ejército naval de los Médici.
Esta efeméride ha sido aprovechada por la comunidad de San Egidio, con el apoyo de más de 300 organizaciones de todo el mundo, para llevar a cabo la campaña internacional Cities for life, que desde hace diez años lucha contra la pena de muerte en el mundo. Cada 30 de noviembre, más de 1.500 ciudades de todo el mundo iluminan algunos de sus edificios más emblemáticos para llamar la atención sobre las ejecuciones que se producen cada año en el mundo. Según un informe de Amnistía Internacional, durante el 2011 ha habido un mínimo de 676 ejecuciones en 20 países distintos. Esta cifra no incluye los miles de personas que se cree que fueron ejecutadas en China, donde estas cifras se consideran secreto de estado. Algunos países, como Irán, también tienen una lista secreta de ejecuciones al margen de las oficiales, por lo que se cree que el número real de ejecutados podría llegar a doblar las cifras oficiales.
Actualmente, 140 países ya han abolido la pena de muerte. Es un paso importante si tenemos en cuenta que a finales de los años 60 sólo 55 países habían seguido el ejemplo del gran duque de Toscana. Pero hoy en día todavía quedan 58 países que la mantienen, aunque no todos la apliquen.
A finales de 2011 había 18.750 personas esperando condena en los corredores de la muerte de centenares de prisiones en todo el mundo.

Fuentes:
  1. El Gran Ducado de Toscana: http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Ducado_de_Toscana
  2. El gran duque Leopoldo I de Toscana (más tarde Leopoldo II del Sacro Imperio Romano Germánico):  http://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_II_del_Sacro_Imperio_Romano_Germ%C3%A1nico
  3. La comunidad de San Egidio: http://www.santegidio.org/index.php?langID=es
  4. La campaña Cities for life: http://nodeathpenalty.santegidio.org/
  5. La pena de muerte en 2011 según Amnistía Internacional: http://www.amnesty.org/en/library/asset/ACT50/001/2012/en/3f5c8686-f37c-422e-8386-610968cb8107/act500012012es.pdf
    
   
  
   

domingo, 2 de diciembre de 2012

Desmantelando la cooperación internacional


La aportación de dinero público a la cooperación internacional nunca ha sido excesivamente generosa. Desde que en los años noventa la ciudadanía presionara para que los gobiernos de los países ricos aportaran el 0,7% del PIB a la cooperación, sólo cinco países (Dinamarca, Países Bajos, Luxemburgo, Noruega y Suecia) han llegado a esta cifra.
El resto, no sólo no han llegado (la media es de un 0,3%) sino que han aprovechado la crisis financiera de los últimos años para recortar todavía más estas partidas. En España los gobiernos autonómicos han recortado, en los últimos cuatro años, el 71% del presupuesto destinado a la ayuda oficial al desarrollo (AOD).
Durante el X Encuentro anual de coordinadoras autonómicas de ONG celebrado hace unos días en Bilbao, se ha denunciado que las intenciones de los gobiernos autonómicos para el 2013 son seguir con este ritmo drástico de recortes. Concretamente, se prevé que las autonomías recorten un 44% más en AOD, pasando de los 240 millones de euros actuales a sólo 134.
Estos recortes, naturalmente, tienen consecuencias directas: han quedado paralizados muchos proyectos de salud, educación y alimentación en el Tercer Mundo y se cree que buena parte de los que han sobrevivido tienen los días contados si se sigue recortando. Además, han disminuido las partidas destinadas a la educación para el desarrollo, es decir, a todos aquellos programas y campañas de denuncia social y movilización ciudadana destinados a concienciar a los ciudadanos españoles de la importancia de la cooperación
y hacerles ver que sus acciones individuales (como por ejemplo escoger qué compras y a quien se lo compras) tienen repercusiones globales.
A diferencia del (relativo) apoyo popular que tienen las movilizaciones en contra de los recortes en educación y sanidad, los recortes en cooperación no están tan mal vistos. Parece como si, en tiempo de crisis, la cooperación internacional debiera quedar en segundo plano. Pero eso es así porque no somos lo suficientemente conscientes de la importancia de los proyectos que se financian con este dinero. Y porqué no nos damos cuenta que, en realidad, estas partidas no suponen un gasto importante y que, si nos las ahorramos, no cambiará gran cosa en nuestra economía: la cooperación autonómica sólo representa cinco euros anuales por habitante. En defensa, sin ir más lejos, nos gastamos 368. ¡Aquí sí que deberíamos recortar! 

Fuentes:
  1. Los cinco países que destinan el 0,7% del PIB a la cooperación: http://www.abc.es/hemeroteca/historico-23-03-2002/abc/Internacional/dinamarca-holanda-noruega-suecia-y-luxemburgo-superan-el-07_86722.html
  2. Las cifras de este artículo las hemos sacado de los documentos oficiales del X Encuentro anual de coordinadoras autonómicas de ONG: http://www.congde.org/index.php/noticias/vernoticia/id_noticia/1791