martes, 26 de febrero de 2013

Pescando por encima de nuestras posibilidades



Los ciudadanos de la Unión Europea consumimos once millones de toneladas de pescado cada año, prácticamente un 10% del consumo mundial (aunque sólo representamos un 7% de la población del planeta). Aproximadamente la mitad de este pescado lo pescamos en nuestros mares. El resto lo importamos, lo vamos a pescar en aguas internacionales o lo robamos a los pescadores del Tercer Mundo yendo a pescar ilegalmente en sus costas.

La Unión Europea es el quinto productor mundial de pescado (4,4%), por detrás de China (que con un 34,4% es, de lejos, el campeón), India, Perú e Indonesia.
Los países de la UE que más pescan son Dinamarca (el 17% de la producción comunitaria), España (15%), Reino Unido (12%) y Francia (9%), aunque estos datos contrastan con los de las flotas pesqueras de cada país. Los cuatro países de la UE que tienen más barcos y que generan más empleo son los cuatro PIGS: Grecia (con el 20,7% de la flota pesquera de la UE), Italia (15,9%), España (12,9%) y Portugal (10,1%). Dinamarca, que es el país con más producción, sólo tiene un 3,4% de los barcos. ¿Cómo se explica? Pues porque sus barcos son más grandes y potentes y prácticamente han abandonado la pesca artesanal, que todavía existe en los países del sur de Europa, aunque cada vez es más minoritaria.
Con el objetivo de controlar lo que pesca cada estado miembro, la UE tiene una Política Pesquera Común (PPC) que marca las cuotas de pescado de cada especie que puede capturar cada estado miembro. Pero aunque en teoría las cuotas están estudiadas para permitir a las distintas especies de peces recuperarse y mantener sus poblaciones, los mares europeos están cada día más sobreexplotados.
El mar del Norte, del que cada año extraemos 3.549.800 toneladas de pescado, tiene una sobreexplotación del 47%. El Mediterráneo, del que sacamos 448.000 toneladas anuales, tiene una sobreexplotación muy superior: el 80%.
Para remediarlo, el Parlamento Europeo ha aprobado este febrero una reforma de la Política Pesquera Común que entrará en vigor en 2014 y que permitirá empezar a convertir la pesca europea en una actividad sostenible, planificando a largo plazo y con métodos científicos para recuperar las poblaciones de peces hacia el 2020.
Una de las novedades de esta reforma es que intentará acabar con una de las aberraciones más insostenibles de la pesca moderna: el hecho de que grandes cantidades de pescado sean tiradas por la borda una vez muertos porque no tienen la talla óptima, no pertenecen a especies comerciales o superan la cuota que cada barco puede pescar de una misma especie. Esta práctica, que en los grandes barcos de arrastre puede llegar al 42% del pescado que recogen, comporta que los mares se vacíen todavía más y que muchas especies se extingan.
¿Bastará con leyes como esta para repoblar los mares y terminar con la sobrepesca o hace falta que nos replanteemos desde el principio nuestra cultura alimentaria?

Fuentes:
  1. Informe La política pesquera común en cifras. Información estadística básica 2012 editado por la Comisión Europea: http://ec.europa.eu/fisheries/documentation/publications/pcp_es.pdf
  2. Una web con datos sobre la pesca pirata: http://www.mundusmaris.org/index.php/es/el-saqueo-de-los-oceanos/pesca-pirata
  3. La Política Pesquera Común (PPC) de la UE: http://ec.europa.eu/fisheries/index_es.htm
  4. Infografía con los TAC (Totales Admisibles de Capturas) y cuotas de cada especie por países: http://ec.europa.eu/fisheries/documentation/publications/poster_tac2012_es.pdf
  5. El Parlamento Europeo aprueba la reforma de la Política Pesquera Común: http://www.europarl.europa.eu/news/es/pressroom/content/20130201IPR05571/html/Reforma-pesquera-el-PE-quiere-acabar-con-la-pesca-excesiva
  6. Artículo de Dando datos sobre el pescado que se tira por la borda: http://www.dandodatos.com/2012/11/ni-un-pez-por-la-borda.html
     
    

   
    

domingo, 10 de febrero de 2013

Agua: algunos datos de andar por casa


La mayor parte del agua que consumimos los humanos la destinamos a la agricultura y la ganadería. Concretamente, siete de cada diez litros.
Del resto, una parte importante, dos litros de cada diez, va a parar a la industria y el transporte. El litro que queda es el que destinamos a usos urbanos y al consumo directo.
Pero el consumo de agua es muy distinto en cada país y ciudad, tanto por el volumen como al uso que se le da.
En Barcelona, el 64% del agua se destina al consumo domestico, un 29% a la industria y el comercio y el 7% restante a los servicios municipales.
De media, los barceloneses gastamos 122 litros de agua diarios. Una parte importante, el 30%, se escapa cada vez que tiramos la cadena del depósito del water. Un 20% lo destinamos a la ducha y otro 20% a la lavadora. A continuación va el lavamanos, con un 10%. Para lavar los platos usamos el 9% del agua que consumimos en casa. El agua que usamos para beber y hacer la comida, aunque sean las dos actividades más importantes, sólo representa el 5% del total. El 4% lo destinamos a limpiar la casa y el 2% restante, a regar las plantas.

Fuentes:

  1. The Water footprint of humanity, estudio sobre cómo gestionamos los recursos hidráulicos del planeta: http://www.pnas.org/content/early/2012/02/06/1109936109.abstract
  2. Los datos de consumo de agua en Barcelona los hemos sacado de las guías de educación ambiental de la Agenda21 del Ayuntamiento de Barcelona: http://80.33.141.76/ag21/index.php/publicacions-2 (actualmente, el web de la Agenda21 está en construcción y sólo se puede consultar en catalán. Aunque algunos documentos tienen traducción al castellano, el del agua sólo aparece en catalán).